Imprimir
Mar
15

BEBE/ “Un pokito de rocanrol” (EMI Music)

Escrito por Sergio Burstein

un_pokito_de_rocanrol_import-bebe-17706602-frntA pesar de que saca sus discos con una multinacional, Bebe es una artista bastante impredecible, por lo que luego de escuchar que su nuevo trabajo se iba a llamar “Un pokito de rocanrol”, no supimos si había decidido realmente hacer una grabación marcada por el género (el uso de la anárquica ‘k’ parecía insinuarlo) o si se estaba burlando de nosotros para fraguar en cambio algo completamente anti-rockero.

Cuando escuchamos el primer sencillo lanzado, “K.I.E.R.E.M.E.”, pensamos de inmediato que había tomado la segunda opción, porque se trataba de un tema profundamente juguetón, casi infantil, con una onda tan simplista como electrónica (de la vieja escuela, eso sí). Para ser sinceros, la cancioncita nos cayó como un baldazo de agua fría, aunque con el paso del tiempo aprendimos a apreciarla. Pero las cosas no son tan fáciles con esta extremeña, por supuesto, y eso queda reafirmado en el disco completo, que a pesar de la proverbial necesidad comercial de los ‘singles’, se entiende solamente si es escuchado de cabo a rabo.

Todo parece indicar que esta cantautora es un personaje complicado. Nosotros la entrevistamos hace varios años en Los Angeles, luego de que sacara su primer álbum, “Pafuera telarañas” (2004). Habíamos sido prevenidos de su duro carácter, pero nos fue bastante bien con ella. Su segunda producción, “Y” (2009), tardó cinco años en llegar, como producto de un retiro temporal de la música que le sirvió para convertirse en actriz (ninguna de sus películas llegó por aquí, hasta donde sabemos); y ésta, “Un pokito de rocanrol”, parece encontrarse ya rodeada de controversia, como lo indican los informes en los que se dice que su autora tuvo un enfrentamiento con la prensa española durante el lanzamiento original, a fines del año pasado (hay quienes dicen que insultó a los reporteros, supuestamente sin provocación, mientras que otros aseguran que se trató de una broma).

Bebe-450x337

Sea como sea, y en medio de una polémica que no nos ha tocado, el disco nos parece de lo más interesante, sobre todo porque demuestra que Bebe no ha perdido la capacidad para componer unas canciones que, además de ser muy variadas y muy entretenidas, muestran un gran filo irreverente, relacionado sin duda a su personalidad. “K.I.E.R.E.M.E.” es una canción de lo más inofensiva (aunque no tan tonta como se cree, porque en medio de su reclamo amoroso, le deja al tipo al que se dirige la posibilidad de ‘quererla como él quiera’), y viene secundada por otras piezas de apariencia aparentemente amable, como “Adiós” y “Mi guapo”. Pero el disco tiene por aquí y por allá atisbos de agresividad y de relaciones disfuncionales, incluso en las canciones citadas (“Adiós” es particularmente inquietante en ese sentido).

Aunque está bastante claro que Bebe es completamente capaz de hacer canciones ‘bonitas’ (para eso se encuentra “Sabrás”, una delicada balada que se convierte de pronto en una suerte de rock ‘floydiano’), es también obvio que le gusta joder al oyente, como ocurre con “Me pintaré”, un ‘electro’ raro, de coro perturbador, que se hace a veces punk y que tiene además una letra de lo más erótica (pero también una interesante línea creativa en la que dice: “hoy no quiero pensar”). No estamos seguros de que sea una canción buena, pero ésa es quizás la idea. En todo caso, el rocanrol del título se hace más evidente en “Compra/paga”, una notable proclama contra el consumismo en la que no limita el uso de las malas palabras, y en la que menciona también el amor de su pequeña hija –mientras que el plano vocal se ve infiltrado por esos fraseos del flamenco que tan bien sabe emplear-.

El rockabilly y el punk se imponen en “Qué carajo”, un desafiante tema que le habrá puesto los pelos de punta a quienes gustaban de su lado más ‘radiable’; y la imposición de mensajes incorrectos se redondea en el corte final, “Yo fumo”, donde declara abiertamente su adicción por la nicotina (“mi reino por un pitillo”, reclama). Es probable que la mayoría de estas piezas tengan muy mala fortuna en las estaciones de pop, pero a nosotros nos provocaron fumar y dejar que Bebe nos golpeara con la fuerza de sus palabras. O como ella quiera. (SERGIO BURSTEIN)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar