Imprimir
Mar
15

DAVID BOWIE/ “The Next Day” (Columbia)

Escrito por Sergio Burstein

David-Bowie-The-Next-Day-portada_de_resenaHasta el pasado 8 de enero, no era descabellado pensar que David Bowie se encontraba definitivamente retirado, y que las posibilidades de que volviera a grabar algo en lo que le quedaba de vida eran francamente remotas.

Y es que no se tenía prácticamente noticias del hombre desde hacía muchos años, cuando protagonizó una accidentada gira que se vio primeramente afectada por el caramelo que una fan le lanzó en la cara (impactándolo directamente en un ojo) y luego cancelada cuando el mismo cantante fue presa de un ataque cardiaco.

Pero, como lo anunciamos aquí, el día de su cumpleaños número 66, El Duque Blanco dio no sólo a conocer una canción inédita, “Where Are We Now?”, sino que anunció el inminente lanzamiento de “The Next Day”, su primer álbum en 10 años y el número 24 de su discografía en estudio.

El disco, que acaba de salir, desestima los temores de muchos de que su contenido fuera a ser semejante al del extremadamente tranquilo corte de adelanto, en consonancia con las declaraciones recientes de algunos de los músicos involucrados (Bowie no ha dado ninguna entrevista). Y lo prueba desde su primer surco, que lleva el mismo nombre que la placa y tiene una impronta de lo más rockera.

Bowie_foto_de_resenaEscuchar de nuevo la voz del maestro en medio de contundentes instrumentaciones y darse cuenta de que se halla en un notable estado creativo e interpretativo es la mejor oferta del álbum, compuesto por cortes breves y directos. Pero también lo es la sorprendente consistencia del trabajo, que sin ser perfecto, tiene momentos absolutamente brillantes desde el inicio, como ocurre con el segundo tema, “Dirty Boys”, una composición de medio tiempo pero de impacto total con grandes riffs de guitarras, una estupenda sección de vientos y, por supuesto, la entonación profunda y sugerente del titular.

“The Stars (Are Out Tonight)” retoma la senda trepidante, y aunque no tiene solos de guitarra propiamente dichos, incluye sonoridades propias de un Robert Fripp (King Crimson) por aquí y por allá, mientras recurre a aparentes alusiones al jetset que conforman algunos de los momentos más evidentes en unas letras que, como era de esperarse, siguen siendo de lo más ambiguas. Es, además, el segundo sencillo, y también uno que se ha plasmado en un video-clip (que se puede ver al final de esta reseña).

Para nuestro gusto, la parte media es la menos acertada, aunque sea la que muestra algunos de los aires más experimentales de la placa. “If You Can See Me” suena a música electrónica sin serlo (la influencia del drum'n'bass se antoja innegable); “I'd Rather Be High” remite al pop californiano de los '60 sin resultar todo lo 'stone' que podría esperarse; y “Dancing Out In Space” luce ante nuestros oídos como una pieza un tanto indigesta con una línea rara de teclado.

Pero las cosas empiezan a mejorar pronto -y sustancialmente- con las grandes guitarras de “(You Will) Set the World on Fire”, diversificadas por un ritmo particularmente 'disco'. Por su parte. “You Feel So Lonely You Could Die” es una suerte de balada con coros de gospel que parece desearle la muerte a alguien y que se encuentra entre lo mejor del disco, como lo está también el tema final, “Heat”, marcado por un inspirado bajo sin trastes.

La edición especial que comentamos aquí viene con tres cortes adicionales. Uno de ellos (el instrumental “Plan”) califica sinceramente como relleno, pero los otros dos merecen escucharse. “So She” es un pop psicótico con atisbos de psicodelia (aunque suene redundante), y “I'll Take You There"”retoma la escuela del 'disco' guitarrero para darle conclusión a una obra que anhelamos fervientemente ver plasmada en vivo, aunque lo único que tengamos hasta ahora sea la ilusión. (SERGIO BURSTEIN)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar