Imprimir
Abr
15

Reseña del concierto de JOAN JETT & THE BLACKHEARTS en el Grand Prix Toyota de Long Beach

Escrito por Sergio Burstein

Texto y fotos: Sergio Burstein

Joan1

Motores rugientes  a toda velocidad, cerveza mexicana y el mejor rock’n’roll que se puede escuchar en vivo. ¿Hay una mejor manera de pasar un sábado? Lo dudamos, y por suerte, los organizadores del evento Rock-N-Roar -que Tecate Light realiza cada año en la ciudad de Long Beach como parte de las festividades del Grand Prix Toyota- pensaron lo mismo, contratando para la faena de ayer a la legendaria Joan Jett, quien llegó acompañada de sus fieles e infaltables Blackhearts.

Jett (nacida como Joan Marie Larkin) es una verdadera institución internacional del género, que podrá ser recordada por muchos debido a un puñado de canciones bastante antiguas, pero que sigue en realidad en plena actividad discográfica y escénica. A estas alturas, la mujer no tiene mucho que probar, porque lo suyo es un rock’n’roll básico y directo que no posee grandes ambiciones ni mucha diversidad, pero que se mete en las venas de los amantes de los sonidos guitarreros y que tiene un puesto ya asegurado en la historia de la música contemporánea.

Joan2Eso es todo lo que le interesa a sus fans, como lo demostraron los cientos y cientos de ellos que se colocaron desde temprano al frente del estrado para poder estar cerca de su ídolo. La audiencia de Jett es una mezcla de motociclistas, padres nostálgicos con sus niños y, por supuesto, chicas (ya no tan chicas) a las que les gustan las chicas (que sí pueden ser más chicas). Aunque la artista no ha revelado nunca abiertamente su identidad sexual, es bien sabido que ha coqueteado siempre con la comunidad ‘gay’, y que ésta le ha devuelto el favor con una gran devoción.

Sea como sea, lo que importó ayer fue la música, que empezó a sonar cerca de las 7 de la tarde, cuando el estruendo de la carrera se había terminado (finalmente) y los admiradores reclamaban el inicio del show, mientras que las bellas ganadoras del concurso de belleza de Tecate ocupaban la tarima por un tiempo que resultaba demasiado largo para los impacientes. Claro que, una vez que Joan ocupó las tablas, no hubo ya queja alguna.Joan3

Para dejar las cosas en claro, el set empezó con “Bad Reputation”, una pieza que nosotros recordamos especialmente por su inclusión en los créditos iniciales de la estupenda serie televisiva “Freaks and Geeks” (1999-2000), la misma que dio a conocer no sólo a Judd Apatow, sino también a toda una generación de jóvenes comediantes, como Seth Rogen, Jason Segel y hasta James Franco. Pero nos impresionó más la segunda canción, “Cherry Bomb”, que fue el éxito mayor de The Runaways, la mítica banda femenina que Jett fundara a mediados de los 70 -y que fuera objeto de una película del mismo nombre, protagonizada por Kristen Stewart y Dakota Fanning y estrenada en el 2010-.

Aunque echamos en falta la presencia de la cantante original Cherie Currie, que ha interpretado el tema en ocasiones recientes con su ex compañera, la misma Jett lo cantó magníficamente, demostrando que, a los  53 años de edad, mantiene todavía la poderosa voz que la distinguió siempre.

Además de ser la cantante principal y de tocar la guitarra rítmica, Joan se mueve mucho en el escenario, y luce con convicción un atuendo de lo más rockero. La formación actual de los Blackhearts no lo hace tampoco nada mal; aunque el guitarrista líder, Dougie Needless, no es un virtuoso, cumple de manera satisfactoria los requisitos necesarios para el puesto. En ese sentido, el momento más interesante fue cuando se unió a su patrona, al final del concierto, para efectuar una serie de solos dobles que rompieron la sencillez habitual de la propuesta.

Joan4Las presentaciones del Grand Prix no son demasiada largas, por lo que no había demasiado tiempo que perder. Los éxitos mayores (“I Love Rock’n’ Roll”, “Crimson and Clover” y “I Hate Myself for Loving You”) llegaron a la mitad, todos juntos, y crearon un inesperado pero reducido ‘slamming’ en medio del césped, protagonizado por unos cuantos espectadores que parecían haberse tomado unos cuantos vasos de más. De todos modos, como era de esperarse, no hubo necesidad alguna de intervención policial ni de los agentes de seguridad, como sí ocurrió el año pasado en el mismo lugar durante la actuación de Moderatto, que atrajo sin duda a una audiencia más entusiasta (y quizás más alcohólica), como se pudo notar en nuestra respectiva reseña.

El repertorio también incluyó otras composiciones, como “You Drive Me Wild” (de las Runaways), “TMI”, “Victim of Circumstance”, “Naked” (que apareció en el último álbum de Jett, “Sinner”, lanzado en el 2006) y, por supuesto, “Reality Mentality”, una de sus creaciones más potentes, con fuertes toques de ‘garage’  y de punk. Y para demostrar a la vez que se encuentra todavía está vigente, pero que aprecia también el legado de sus antecesores, la rockerísima dama cerró los trámites de la jornada con “A.C.D.C.”, un tema que viene también en su más reciente disco, pero que es un ‘cover’ de una canción original de Sweet, la recordada banda británica de ‘glam’ de los 70.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar