Imprimir
Sep
10

Reseña del concierto de LA SANTA CECILIA y RAUL PACHECHO Y LOS DRAGONES DE CUMBIA en el Festival Latinoamericano de Long Beach 2013

Escrito por Sergio Burstein

Santa Cecilia LB 2

Por quinto año consecutivo, el sábado pasado se llevó a cabo el Festival Latinoamericano de Long Beach, sin costo alguno para los asistentes, y al igual que en el 2012, el punto más alto de la grata velada callejera fue la presentación de La Santa Cecilia, aunque el nuevo grupo Raúl Pacheco y Los Dragones de Cumbia no dio tampoco motivos de queja (y sí varias excusas para la pachanga).

Lo de la Santa fue significativo, no sólo porque los años de experiencia le han dado a la agrupación angelina una mayor destreza interpretativa, sino porque se encuentra sin duda en su mejor momento, gracias al éxito obtenido por su primer álbum, “Treinta Días”, que ha sido alabado tanto por la prensa latina como por la anglosajona, hasta el punto de ser considerado ya como uno de los mejores lanzamientos alternativos del año.

La banda regresó además a esta ciudad con un guitarrista nuevo, Marco Sandoval, quien a pesar de no ser todavía un integrante estable, tiene la difícil misión de borrar el recuerdo de su antecesora, la versátil Gloria Estrada, salida del grupo en circunstancias de lo más misteriosas.

Santa Cecilia LB 1

Aunque es posible catalogar a La Santa como un proyecto “indie” si se escuchan sus grabaciones, lo que mostró en Long Beach resultó de lo más ecléctico, ya que la primera parte del acto encontró incluso a su cantante Marisoul y su instrumentista José Carlos (normalmente abocado al acordeón) armados de guitarras y jaranas para dar cuenta de sones mexicanos de profunda raigambre folklórica.

Sin embargo, en medio de estos remansos de tranquilidad, la agrupación le dio cabida a su habitual fusión de ska, cumbia, ritmos del Medio Oriente y rock, otorgándole de paso a Sandoval la oportunidad de lucirse en un par de rockerísimos solos. Todos los integrantes de La Santa son músicos estupendos, aunque está claro que lo distintivo de su sonido proviene primordialmente de la poderosa voz de la méxico-americana Marisoul y del impresionante acordeón de Carlos, inmigrante de Oaxaca.

Santa Cecilia LB 3

Tras el nuevo sencillo “Monedita” -que critica la codicia material y ha sido llevado al videoclip animado por Sergio Arau-, llegó un llamativo ‘cover’ de “Tainted Love”, clásico del soul británico de los ‘60 que fuera resucitado luego por Soft Cell; y de pronto, se anunció la presentación de un tema todavía no grabado (“Como Dios manda”) que resultó ser una encantadora ranchera de creación propia.

Pero el momento más emotivo llegó cuando el grupo asumió su faceta reflexiva para darle pie a un breve discurso de Carlos en el que éste afirmó ser indocumentado y habló de la necesidad de una reforma migratoria para todos los que se encuentran en su situación. Esta fue la antesala de “El Hielo (ICE)”, una canción que, pese a ser musicalmente una apacible bossa nova en la que el mismo Carlos cambia el acordeón por el requinto, posee un poderoso mensaje contra los temibles agentes federales que separan a familias enteras con sus feroces deportaciones.

Si se tenía algún tipo de sensibilidad por este asunto, fue inevitable sentir al menos un nudo en la garganta durante la sentida interpretación; y la misma Marisoul derramó lágrimas sinceras mientras batallaba por terminar una estrofa, afectada por el sentimiento. Poco después, se secó las mejillas e hizo que todos volvieran a bailar con una festiva adaptación del himno norteño “Un rinconcito en el cielo”.

Raul Pacheco y Dragones de Cumbia 2

La segunda y última agrupación musical de la velada fue Raúl Pacheco y Los Dragones de Cumbia, un combo que, como nos lo contó luego su propio líder, sólo se había presentado una vez antes de ésta, pero que a pesar de su poca experiencia y de ser esencialmente un grupo de “covers”, se las ingenió para lograr cierta originalidad a través de sus arreglos y de los interesantes aportes del músico aludido en la guitarra eléctrica.

Para quienes no lo sepan, Pacheco es uno de los integrantes esenciales del exitoso y multipremiado grupo de fusión Ozomatli; pero aquí, dejó completamente de lado el hip-hop para dedicarse a reconstruir piezas esenciales de la música guapachosa latinoamericana, no sólo de tinte cumbiero, sino también salsero, con la valiosa ayuda del gran cantante Gabriel González, frecuente colaborador de los Quetzal del Este de Los Angeles.

Como buenos peruanos que somos, nos gustó en particular la interpretación de “Mentirosa”, de Los Mirlos, que vino acompañada por un vibrante solo de bongós; pero el animado set hizo un recorrido de lo más internacional, ya que incluyó a “La negra Tomasa” del cubano Guillermo Rodríguez Fiffe, “La cumbia sampuesana” del mexicano Celso Piña, “Llorarás” del venezolano Oscar D’León y hasta una peculiar versión de “Mil horas”, de los argentinos Abuelos de la Nada.

Antes de cerrar su presentación con una potente rendición de “El cuarto de Tula”, Pacheco y los suyos invitaron al escenario a Marisoul durante la interpretación de una emblemática pieza colombiana que, en vista del vistoso atuendo de la muchacha, no podía tener un título mejor: “La pollera colorá”.

Raul Pacheco y Dragones de Cumbia 1

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar