Imprimir
Nov
19

Reseña del concierto EL TRI Y SUS VALEDORES en Pico Rivera Sports Arena

Escrito por Sergio Burstein

El Tri Pico 6

No cabe duda de que lo quieren, y mucho. Durante la noche de ayer, los fanáticos de Alex Lora tuvieron que esperar muchas horas para poder verlo sobre el escenario, pagar precios considerables por las entradas y, sobre todo, por las cervezas (¿6 dólares por una lata de Tecate?), lo que los enfrentaba a la posibilidad de tener problemas al día siguiente en el trabajo, ya que este concierto se hizo un domingo y El Tri salió a tocar cerca de la medianoche.

A nosotros, hacer algo así en una fecha semejante nos parece una falta de respeto digna de Axl Rose; pero lo interesante del caso es que la audiencia no se quejó (al menos de manera notoria), y es necesario agregar que el evento estaba lejos de limitarse a la presentación de El Tri, porque contó con la participación de innumerables agrupaciones rockeras procedentes de México con las que el público estaba ampliamente familiarizado.

El Tri Pico 5

El acto central fue El Tri, por supuesto, que no tuvo precisamente una de las mejores actuaciones de su carrera (su esperado set duró cerca de una hora y las interpretaciones fueron a veces débiles, a diferencia del poderoso show ofrecido en el Hollywood Palladium en mayo del 2012), pero que no decepcionó a los asistentes al sacar el menú de costumbre, es decir, un repertorio cargado de rocanrol de la vieja escuela, matizado por las conocidas intervenciones verbales de su indiscutible líder.

A estas alturas, esperar algo novedoso de parte de Lora suena descabellado, porque el hombre es un cliché andante y eso es probablemente lo que todos esperan de él; por ese lado, horrorizarse ante sus invocaciones supuestamente homofóbicas ("¡el que no grita es puto!") o disgustarse por los chistes que ha venido repitiendo toda la vida es una batalla perdida. Pero no estaría mal que cambiara al menos una que obra broma, como los insultos al "Governator" al iniciar "Metro Balderas" (Schwarzenneger no está en el cargo público desde hace casi dos años, señores).

El Tri Pico 4La mención de este emblemático título indica ya que la lista de canciones estuvo llena de éxitos, como el mismo tema citado, "Chavo de onda", "Chilango incomprendido", "Abuso de autoridad" y una versión de "ADEO" en la que intervinieron varios de los músicos que habían estado antes sobre la tarima.

Como ha venido ocurriendo también desde hace algunos años, hacia la mitad del set hizo su ingreso Chela, "la domadora" del dueño de la fiesta, para encargarse de los coros de varias piezas, incluyendo el de "Contigo me conformo", un hardrock melódico que es el primer sencillo del más reciente álbum de El Tri, "Ojo por ojo".

Pero lo más importante es que, a sus 60 años de edad, Lora sigue siendo capaz de ofrecer espectáculos absolutamente animados (dio incluso unos brincos sorprendentes), y canta con la misma energía de hace 45 años, es decir, la época en la que inició sus correrías musicales con Three Souls In My Mind, cuando era un adolescente.

Haragan 1Más temprano, el tabladillo fue ocupado por El Haragán, uno de los artistas mexicanos más evidentemente influenciados por Lora y, curiosamente, uno de los más exitosos. Por razones que desconocemos, Luis Alvarez (que es quien lleva el seudónimo aludido) llegó sin el grupo completo, por lo que se acompañó únicamente de un baterista y de su guitarra de madera para ofrecer un set acústico. 

Pese a la limitación, los presentes celebraron cada interpretación que dio y corearon todas sus canciones, entre las que se incluyeron "No estoy muerto", "El no la mató" y "Muñequita plástica", interpretada con la ayuda de varias féminas que se subieron al escenario.

También hubo una recepción sumamente positiva para Interpuesto, otra banda del Estado de México que, por su lado, se sale del rollo estrictamente rocanrolero para asumir una tendencia más cercana al heavy rock español de los '80, con incursiones en la balada, pasajes enérgicos y melódicos y solos dobles de guitarra. Pero el único 'cover' que hicieron -"El tren que nos separa"- no correspondió a ninguna banda pesada, sino al cantautor argentino de pop Diego Verdaguer.

Antes de ellos, le tocó a Tex Tex, que fue para nosotros el mejor exponente de la jornada. Armados de un sentido del humor menos cuadriculado que el de Lora y de un guitarrista excepcional (Lalo "Tex", que es también el vocalista), los oriundos de Texcoco tocaron con ganas y talento algunas composiciones de blues rock sumamente divertidas, entre las que se encontraron "Me dijiste", "Ahora que no vives conmigo" y "Toque mágico" (dedicada con cariño al cannabis). En cierto momento, Lalo contó la historia real de una mujer que lo acaba de dejar debido a su vocación de músico popular, mezclando en su discurso el humor y el pesar que le ha causado la situación.

Tex Tex 1

La línea eminentemente rockera se rompió por completo con el acto previo, El Conjunto Pedraza, que se dedicó únicamente a tocar cumbias bailables. Lejos de reaccionar agresivamente o con indiferencia ante esta propuesta, el público, que llevaba de manera masiva atuendos negros, se entregó al baile en la zona del ruedo, lo que permitió por ejemplo a ver a parejas de punks -con todo y mohicano- mientras ensayaban unos pasos de baile que nadie podría atribuirles si los viera caminando por las calles.

Pedraza 1

Claro que, fuera de este momento, el baile favorito de la velada fue el 'slam', practicado con un entusiasmo envidiable por "la raza" durante casi todo el tiempo, incluso cuando las canciones se volvían lentas. La justificación mayor para el frenético 'mosh' se dio más temprano con la actuación de Garrobos, la banda más dura del día, que combinó el metal y el punk en los rapidísimos cortes "Caballos", "Sacude el cráneo" y "Locos", donde contó con la bienvenida adición de Freddy Contreras, vocalista de la emblemática agrupación local Pro-Fé-Cía, quien lució una llamativa máscara. (FOTOS: SERGIO BURSTEIN)

Garrobos 1

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar