Imprimir
Nov
24

Todo sobre la presencia rockera y alternativa en los GRAMMY LATINOS (con fotos y videos)

Escrito por Sergio Burstein

La Vida Boheme Latin Grammy 2013

Tras regresar de Las Vegas, donde tuvimos una ajetreada semana que se debió no sólo a los rigores habituales de las actividades alrededor de una celebración como la del Grammy Latino, sino también a unas inclemencias del clima que afectaron de varios modos su desarrollo, podemos sacar algunas conclusiones interesantes sobre el evento en lo que respecta a la escena alternativa y rockera.

Cualquiera que haya visto la ceremonia televisada dirá probablemente que esto sigue siendo de lo más comercial y anodino, porque el asunto empezó con una actuación de Wisin, es decir, uno de esos representantes del reggaetón que contradicen cualquier postulado de la escena independiente. Pero, si se tomó el trabajo de ver la transmisión previa a través de la Internet, se sabrá ya que ésta se abrió con La Vida Bohème, y que los premios que la distinguieron sí se orientaron mayormente a artistas y obras no necesariamente convencionales.

Para reforzar este punto, el segundo acto musical de esta misma parte (que, evidentemente, es mucho menos espectacular en términos de producción que la que viene luego) fue Gaby Moreno, una inmigrante guatemalteca que practica un estilo poco habitual en los predios del pop hispano, ya que lo suyo va por el lado del blues y del jazz elaborado. Ella se llevó el gramófono a Mejor Artista Nuevo, mientras que los venezolanos de La Vida Bohème hicieron lo propio con el de Mejor Album de Rock.

Natalia Lafourcade Grammy Latino 2013

En este segmento, la mexicana Natalia Lafourcade, que es también una digna representante de lo alternativo -y, además, una personita absolutamente encantadora-, se hizo acreedora a dos Grammy, el primero de ellos en la categoría de Mejor Album de Música Alternativa ( por "Mujer Divina", un logrado homenaje al compositor Agustín Lara), y el segundo en el rubro de Mejor Video Largo.

De este tipo de artistas, fue la única que pudo ofrecer una presentación realmente personal durante la ceremonia principal, a través de una interpretación acústica de "María Bonita" que, en nuestra opinión, estuvo entre lo mejor del espectáculo entero.

Dos días antes, la fiesta de Heineken realizada en el hotel Mandalay Bay (donde también se celebró el Grammy) se orientó hacia la escuela que nos interesa por aquí, con actuaciones en vivo de La Vida Bohème y Gaby Moreno y un set de DJ de Illya Kuryaki (aunque todo el mundo esperaba un acto más completo por parte de los argentinos). En ese mismo evento, tuvimos la oportunidad de hablar con los venezolanos, quienes se mostraron satisfechos con su participación en esta gran fiesta de la industria y reafirmaron su compromiso con la elaboración de un rock complejo y propositivo, como el que se encuentra en el álbum "Será", justamente el ganador.

Por su lado, la noche de la jornada siguiente estuvo dedicada al tributo a la Persona del Año, que en esta ocasión fue otorgado a Miguel Bosé, y cuya gala tuvo sobre el escenario a varios colegas del reconocido cantante español mientras cantaban a su manera temas del homenajeado. Además de Juanes, Ricky Martin y Jesse & Joy, pertenecientes al típico paquete radial, aquí hubo también espacio para lo "alterlatino", como ocurrió durante el dúo entre Draco y Ximena Sariñana que reinventó brillantemente "Júrame", el de Julieta Venegas y Juan Campodónico que recreó "Amante bandido" en plan electrónico, y el de Natalia Lafourcade e Illya Kuryaki que se entregó plenamente un animado 'cover' de "Morenamía", con todo y 'rapeos'. (FOTO PRINCIPAL Y SEGUNDO VIDEO: SERGIO BURSTEIN)