Imprimir
Abr
14

QUEENS OF THE STONE AGE en el Teatro Wiltern

Escrito por Sergio Burstein

QOTSA1 En los últimos años, Josh Homme ha descuidado un tanto a sus reinas paleolíticas. Estaba tan entusiasmado compartiendo estudios y escenarios con Dave Grohl (Foo Fighters) y John Paul Jones (Led Zeppelin), quienes lo acompañaron en el súper grupo Them Crooked Vultures, que se olvidó momentáneamente de sus viejos compañeros.

Pero Homme siempre ha sido un hombre de muchos talentos y de numerosas ambiciones, porque su arte no se limita a lo hecho con Queens of the Stone Age. Hay que recordar que el guitarrista californiano se inició en la música a los 15 años con Kyuss, un proyecto que se convirtió en la banda más emblemática de la movida del “stoner rock” a comienzos de los 90s.

Además, ha participado como baterista en otra banda bastante conocida, Eagles of Death Metal, y lanza frecuentemente trabajos de improvisación con el colectivo The Desert Sessions, formado por músicos de Palm Desert, donde radica actualmente.

Pero la aventura que lo hizo realmente conocido de manera internacional y que continúa siendo su trabajo principal es QOTSA, un grupo que fundó en 1997, y que pese a su reciente falta de actividades, sigue contando con unos admiradores apasionados, como lo demostró el lleno total y los gritos de aprobación en la primera de sus dos presentaciones en el Teatro Wiltern de Los Angeles, el martes pasado.

QOTSA no tiene en el mercado un disco nuevo (su última grabación inédita, “Era Vulgaris”, se lanzó en el 2007), por lo que se podía haber esperado la presencia de pocos asistentes. Pero es indudable que los seguidores del combo se encontraban ansiosos por escucharlo de nuevo, porque acudieron en masa a un evento que sirvió principalmente para promocionar el relanzamiento del primer álbum epónimo de la agrupación (que no es tampoco el más famoso).

QOTSA2El mismo Homme se encontraba sorprendido por el impresionante nivel de respuesta. “Los fans más fieles son  los que vienen a esta clase de shows”, dijo.

Lo interesante aquí es que, a pesar de su éxito mundial, QOTSA no es un grupo comercial; aunque el paso del tiempo lo ha visto ido agregando elementos cada vez más melódicos a sus composiciones, lo suyo sigue a grandes rasgos la línea del “stoner rock” iniciada por Kyuss, y se basa en un estilo de rock pesado, con tintes de Blue Cheer y Grand Funk, que resultaban todavía más acentuados en el primer álbum.

La placa de debut se interpretó de cabo a rabo y casi en el orden exacto que tenía en su primera edición, con la única suma de “The Bronze”, un corte de la misma época que salió en un split y que se ha retomado en la mentada reedición, a lanzarse el 19 de abril.

Como la nueva versión no se encuentra todavía en el mercado y la antigua está fuera de circulación, los temas que se escucharon en la mayor parte de la velada no son precisamente los más famosos de QOTSA.

Pero eso no los hizo menos interesantes; mostraron las profundas raíces psicodélicas y rockeras de una banda que sigue teniendo como figura central a Homme, encargado de casi todos los solos y vocalista único.

En realidad, “Regular John”, el primer tema de la noche, sí goza de una gran popularidad, porque ha sido parte del repertorio habitual del grupo  y tiene una cadencia que lo vuelve bastante accesible.

El resto del material fue más cerrado y distante, pero nadie va a ver a QOTSA para bailar; Homme dice que prefiere el término “robot rock” que el de “stoner rock” para describir al proyecto que encabeza, y no le falta razón, porque su música tiene una frialdad casi matemática, que es a la vez una de sus mejores virtudes (pues le brinda un aire completamente distintivo) y uno de sus principales defectos (si lo que se busca es variedad musical).

QOTSA3Lo bueno es que, en medio de sus arranques ‘progres’ y de su relativa monotonía, los “reinas” asumen frecuentemente arrebatos propios del mejor rock’n’roll, como ocurrió con “”If Only” (muy marcada por Iggy & The Stooges) y con “Hispanic Impressions”, un surco instrumental que Homme describió como “nuestro patético intento por copiar a Jimi Hendrix”, pero que parecía tener también por ahí toques de metal más moderno.

La formación actual de QOTSA, completada con Troy Dean Van Leeuwen (guitarra), Joey Castillo (batería), Michael Shuman (bajo) y Dean Fertita (teclados y guitarra), no es la misma que grabó el primer disco; de hecho, Homme es el único superviviente de aquella.

Pero todos se aprendieron muy bien las lecciones, porque además de tocar las notas respectivas, se enfrascaron frecuentemente en largas sesiones de improvisación, acentuando por ejemplo los arranques progresivos de “The Bronze” y, a la vez, dándole muchos espacios al líder para sus inspirados solos.

Como la lista de temas del álbum no era suficiente para llenar las casi dos horas de concierto que se habían ofrecido, los rockeros recurrieron a dos ‘bises’ que les dieron la oportunidad de presentar algunos de sus éxitos, empezando por “Little Sister” (uno de sus intentos más melódicos), siguiendo con “Tangled Up in Plaid” (donde resonaron los creativos falsetes de Homme) y terminando con “Go With the Flow” (su tema más celebrado hasta la fecha.

Texto y fotos: Sergio Burstein

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar