Imprimir
Oct
29

Reseña del ZOMBIE WALK DE LONG BEACH 2014

Escrito por Sergio Burstein

Zombie Walk 2014 -1

En medio de la fiebre actual por los muertos vivientes, que le debe mucho a cierta serie televisiva que todos ustedes deben conocer, los organizadores del Zombie Walk de Long Beach decidieron que era el momento adecuado para expandir la fiesta, por lo que el fin de semana pasado, en vez de la jornada de rigor, ampliaron las actividades no a dos, sino a tres días.

Se trató de una decisión que, en teoría, tendría que haber sido celebrada por los amantes de estas criaturas, pero que para tener una implementación realmente efectiva hubiera requerido a nuestro juicio de un cartel musical con al menos algunos artistas de probada popularidad nacional; y es ahí donde las cosas fallaron, porque si la edición del 2013 (de un solo día) contó con la presencia del legendario grupo de punk The Dickies en uno de sus dos escenarios, lo del viernes, sábado y domingo vio encima de la única tarima a una multitud de agrupaciones dignas de aprecio pero de escasa proyección masiva, que en muchos casos habían participado ya en celebraciones anteriores.

Zombie Walk 2014-2

A diferencia de sus años iniciales, el Zombie Walk no es gratuito, y parece evidente que lo de este año no cumplió con las expectativas monetarias, ya que si bien no asistimos al viernes de inauguración, la multitud del sábado era más bien escasa; y una vez que llegamos el domingo tras otra asignación para ver a los dos actos finales, las instalaciones de Rainbow Lagoon Park lucían casi vacías, aunque ya era relativamente tarde si se considera que muchos tenían que trabajar al día siguiente y que la jornada tenía una intencionada tendencia familiar (si la película del segundo día fue la "Night of the Walking Dead" de Romero, la proyección de esta noche estuvo dedicada a "ParaNorman"). Todos estos son puntos que los amigos de la Cinemateca de Long Beach tendrán que analizar probablemente para la siguiente celebración.

Claro que lo señalado no significa que el evento haya estado libre de encantos; de hecho, si se es fan del terror y del rock 'garajero', la combinación aquí resulta irresistible, como lo es también poder contar con un festival al aire libre en una zona aledaña al mar y en una época del año en la que el calor ha disminuido y el frío no se ha impuesto todavía. Pese a que no nos entusiasmó inicialmente la idea del cambio de locación (la del Promenade se nos hacía más apropiada), el espacio ahora elegido, con su césped abundante, sus puentes de madera y su laguna circundante resultaba de lo más grato, aunque, como en las demás ocasiones, se encontraba desprovisto de adornos y agregados que le proporcionaran un aire mínimamente aterrador.

Zombie Walk 2014-3

En todo caso, hablando de 'garage', si se es devoto del género, no podía pasarse por alto la presencia de Haunted Garage, el legendario combo angelino que se encargó de uno de los horarios principales durante el sábado, y que sigue estando encabezado por Dukey Flyswayter, un tipo que se dio a conocer por sus demenciales presentaciones en vivo y por su participación en varias cintas emblemáticas de serie B en la década de los'80. En realidad, él es el único sobreviviente de la formación original, y aunque la alienación actual participó ya en la edición anterior de este evento, el haber estado junta por más tiempo ha dado como resultado un sonido mucho más compacto y contundente.

Pese a que no hizo exhibiciones físicas profanas ni tiró sobre el público sustancias viscosas como en los viejos tiempos, Flyswatter sacó a relucir varios objetos espeluznantes de utilería y complació por lo general con sus interpretaciones a una pequeña multitud que se entregó generosamente al 'slam', con todo y sus disfraces a cuestas; y la combinación de rock'n'roll, punk y metal se desplegó a sus anchas en cortes como "Welcome to Hell", "EZ Rider" y "Little Green Men". Para nosotros, Haunted Garage fue la tabla de salvación del Zombie Fest; pueden volver cuando quieran.

Zombie Walk 2014-4

Momentos antes, todavía con los últimos rayos del sol encima, Frankenstein hizo acto de presencia; y no nos referimos al monstruo de Mary Shelley, sino a un quinteto local que prescindió esta vez del maquillaje empleado en su set del 2012 para optar por unas ropas negras y unas botas de cuero que se adecuaban a su contundente estilo de rock'n'roll guitarrero con pincelas góticas y rockabilly. Además de interpretar varios temas propios, como "Devil in a Bottle" y "Lovecraft", los encabezados por Dave Grave -un veterano de la escena angelina del punk- le hicieron un razonable tributo a los maestros con sendos 'covers' del "Have Love Will Travel" de The Sonics y el "I Wanna Be Your Dog" de Iggy & The Stooges.

Tras estos notables actos, el terreno se encontraba listo para seguir en la misma vena musical, por lo que nos pareció bastante chocante que la velada se cerrara con Zombies Ate My Nation, un dúo de electrorock que, francamente, no nos gustó nada, y que combinaba los sonidos extraños y agresivos de un DJ encapuchado con los alaridos inconsistentes de un vocalista en "drag" que entonaba (o más bien desentonaba) melodías aparentemente relacionadas a historias sórdidas. No entendemos las razones que los llevaron a ser el cierre (¿habrá sido simplemente el nombre?), porque ni siquiera se prestaban para el baile.

Zombie Walk 2014-5

Al día siguiente, pese a la falta de quórum, las cosas mejoraron con The Potencial Lunatics, otro dúo, pero esta vez muy rockero, que se encuentra conformado por dos hermanos, la vocalista y guitarrista Emma y el baterista Isaac, ambos de la familia Simons-Araya; la energía de estos chicos es contagiosa. Pero nos sentimos más entretenidos con Mac Sabbath, uno de esos proyectos que parecen haber surgido de una intensa sesión de hierba, y que es un grupo de 'covers' de Black Sabbath cuyos integrantes se disfrazan de personajes alusivos a la cadena McDonald's mientras cambian las letras de los amos del rock pesado para que respondan a la misma idea.

Pese al nombre del evento, el año pasado no hubo caminata, lo que fue rarísimo si se toma en cuenta que ése fue el origen de todo esto; en este caso, se tomó la buena decisión de retomarlo, y aunque la mayoría de los participantes hicieron su parte sin meterse en la interpretación necesaria (¿por qué no había representantes del festival que los arengaran y/o los guiaran?), los que sí se la creyeron -como los integrantes de la banda Rhythm and Coffin, que tocó más temprano- le dieron vida (¿o habría que decir muerte?) y hasta un ocasional aire macabro a una marcha que se extendió hasta los pasillos de Shoreline Village, al lado de los restaurantes y bares, provocando con ello varios momentos divertidos... y escenas de padres que trataban de asegurarle a sus petrificados hijos pequeños que todo lo que veían era una simple actuación.

Zombie Walk 2014-6

En esta edición, el espacio disponible permitió que se colocaran más puestos de comida, de bebida y de maquillaje, así como atracciones adicionales entre las que se encontraba una casa encantada y un puesto dedicado supuestamente a un niño de dos cabezas. No entramos a la primera, debido a que hacerlo implicaba un costo de $5 que no estaba incluido en la entrada (ni aparentemente en nuestro pase de prensa), y la segunda (de $1) nos pareció una mala broma; pero, como compensación, no tenemos queja alguna sobre la cabina gratuita en la que uno podía echarse unas fotos llevando toda clase de utensilios terroríficos, con un fondo digital digno de la ocasión. (FOTOS: SERGIO BURSTEIN)

Más fotos:

Zombie Walk 2014-7

Zombie Walk 2014-8 

Zombie Wal 2014-9

Zombie Walk 2014-10

 Zombie Walk 2014-11