Imprimir
Nov
18

Reseña del concierto de SLAYER, SUICIDAL TENDENCIES y EXODUS en el Forum de LA

Escrito por Sergio Burstein

Slayer show 1

Para ser sinceros, a diferencia de las otras dos bandas en el cartel del fin de semana pasado en Los Angeles, la idea de ver nuevamente a Slayer por enésima vez no nos entusiasmaba demasiado, y no necesariamente por su veteranía (Exodus es un acto un poco más antiguo), sino por el hecho de que, tras la muerte de uno de sus guitarristas originales -Jeff Hanneman- y del casi inmediato despido de su baterista igualmente original -Dave Lombardo-, muchos teníamos la impresión de que ésta era una versión imperfecta y hasta un tanto innecesaria del mítico titán del thrash metal.

Pero lo cierto es que, apenas colocado sobre el escenario, el cuarteto dejó a todo el mundo boquiabierto con la energía de su 'performance' y la brutalidad de su instrumentación, favorecido por un sonido espectacular que no esperábamos en un lugar tan grande como el Forum, y que es sin duda el mejor con que lo hemos escuchado. La mezcla perfecta en la consola hizo que recuperáramos la fe en sus ya clásicos riffs de guitarra, que, para usar una figura de lo más acertada, resultaron soberanamente diabólicos, sobre todo en esos momentos lentos y pesados que anteceden la entrada de los ritmos más rápidos y cercanos a la vertiente del hardcore.

Más allá de la impecable acústica del lugar -que, por si no lo saben, fue completamente remodelado a inicios de este año, tras una inversión millonaria-, el "nuevo" Slayer se vio favorecido por la labor del reemplazante de Hanneman , quien en lugar de ser un desconocido -o un músico sin las credenciales necesarias- es ni más ni menos que Gary Holt, otra gloria mayor de la escena del thrash, como guitarrista fundador de Exodus, también presente en la velada. Pese a la relativa polémica suscitada por la supervivencia de Slayer tras la muerte de Hanneman, la presencia de Holt le ha dado una innegable aura de legitimidad al asunto; y tampoco se puede decir nada malo sobre el actual baterista Paul Bostaph, quien además de ser también excelente, formó parte de la banda en los '90, y permaneció en ella durante ocho años.

Slayer show 2Aunque no tiene un disco nuevo en el mercado (se supone que esto ocurrirá en el 2015), el combo decidió darle un espacio preferencial a su última placa hasta la fecha, "World Painted Blood" (2009), al abrir fuegos con el tema del mismo nombre e incluir en el repertorio hasta tres composiciones adicionales de la misma procedencia, lo que podría haber resultado excesivo si no fuera porque el álbum en cuestión es realmente bueno, y tiene un contenido que parece haber crecido en el corazón de los fans con el paso del tiempo. Claro que esos mismos fans no hubieran tenido probablemente ningún problema es que se eliminara cualquiera de estas partes para darle cabida a títulos más valiosos como "Antichrist" o "Criminally Insane".

Pero eso no quiere decir que los asistentes se hayan quedado insatisfechos. Slayer es de esos grupos que dan todo de sí en el escenario, y aunque el cantante y bajista Tom Arata se mueve mucho menos que en el pasado (él mismo ha admitido tener problemas de espalda por todas las sacudidas de cabeza efectuadas a lo largo de los años) y luce ahora como una suerte de Papa Noel del metal, su voz se escuchó particularmente fuerte y agresiva, aunque sin los falsetes originales que dejó de lado hace tiempo. Todos los demás se mostraron mucho más animados en el plano físico, sobre todo Holt, y lo acompañaron en la interpretación de piezas como "Postmortem", "Die By the Sword", "War Ensemble", "Seasons in the Abyss" y "Raining Blood", todas ellas impecables, aunque el final de la última fue inexplicablemente cortado para darle pie a "Psychopathy Red"

El 'bis' casi inmediato llegó con "South of Heaven" y la infaltable "Angel of Death", tan intensas y furiosas como todas las anteriores; en esos momentos, quedó claro que, a pesar de sus declaraciones relacionadas al cansancio y a un probable retiro, los miembros de Slayer siguen siendo completamente capaces de ofrecer un espectáculo intachable, al menos en las condiciones adecuadas. Y todo esto nos hace esperar la llegada del próximo disco con maléfica ilusión (porque "ilusión" a secas no suena demasiado metalero).

Slayer show 3

Comparativamente, lo de Suicidal Tendencies fue un trámite mucho menos contundente, pero no estuvo libre de energía ni mucho menos de invitaciones al 'slam', aunque, como lo notará cualquiera que haya crecido en otro país, la manera estadounidense de realizarlo -con círculos inamovibles- resulta de lo más aburrida. Lo que sí no fue nada aburrido fue el repertorio de estos californianos, autores de un encuentro entre el hardcore y el metal que algunos describieron en su momento como "crossover" y que, más allá de cualquier etiqueta, combina saludablemente la velocidad y la sencillez del primer género con la furia del segundo.

Los detractores de la rama en cuestión podrán decir que ésta es demasiado punk, claro, pero hay que tener demasiadas ínfulas de "malditismo" si se gusta de la música radical y no se es capaz de disfrutar lo que hace ST, que ha cambiado varias veces de integrantes, pero sigue teniendo al frente al cantante Mike Muir, todavía con el rostro cubierto por un pañuelo y ese aspecto de chico malo -y medio pandillero- que, a sus 51 años de edad, luce un tanto extraño, pero forma ya parte de la leyenda.

Ninguno de los integrantes de la banda es precisamente un jovencito, pero todos continúan moviéndose y brincando incesantemente, lo que es casi obligatorio en la modalidad que practican, pero fue también posible debido a la brevedad de su set, ya que, a diferencia de Slayer, ellos sólo tuvieron 45 minutos en la tarima, aunque los emplearon juiciosamente para dar cuenta de clásicos de la escuela como "You Can't Bring Me Down", "Possessed to Skate", "How Will I Laught Tomorrow" y, por supuesto, "I Saw Your Mummy" -ésta última mucho más hardcore que metal, porque así empezó el grupo-.

Slayer Forum 4

Como el asunto de los tiempos iba en orden descendente, y aunque nos sintamos mortificados al confesarlo, hemos de admitir que nos perdimos a Exodus, representante emblemático del mismo thrash ochentero que es enarbolado por Slayer pero, en su caso, proviene de un grupo que a pesar de sus cuantiosos méritos no ha logrado insertarse en esa lista de "los cuatro grandes" que se plasmó en el concierto de Indio que reseñamos en este espacio durante el 2011.

Lo importante aquí es que, a diferencia de todos esos músicos, quienes han coqueteado frecuentemente con estilos comerciales, Exodus se ha mantenido siempre en los cauces del metal más fuerte, incluyendo lo que se escucha en su notable álbum nuevo "Blood In, Blood Out", donde reaparece su antiguo y segundo vocalista Steve 'Zetro' Souza, a quien entrevistamos recientemente. Y, por lo que se puede ver en el siempre servicial YouTube, tanto él como sus compañeros hicieron muy bien lo suyo, aunque la escasa media hora que se les dio fue apenas suficiente para interpretar seis temas, entre ellos los populares "Bonded by Blood" y "The Toxic Waltz". FOTOS: CORTESIA PAUL HEBERT