Imprimir
Oct
28

Reseña de LONG BEACH ZOMBIE WALK 2015

Escrito por Sergio Burstein

LBZF 1

Tener un evento propio y accesible dedicado a los populares muertos vivientes sigue siendo una atracción inevitable para muchos de los residentes de esta ciudad californiana y sus alrededores, y es por eso que la edición de este año de Long Beach Zombie Walk logró salir adelante y mantener el inusual cartel de tres días de la ocasión anterior (es decir, un formato de festival) pese a no presentar demasiadas novedades.

Eso es al menos lo que ocurrió durante la segunda jornada, que fue a la que acudimos el sábado pasado y que fue nuevamente la central debido a la realización de la caminata de rigor, en la que participaron cientos de personas y que es la ventana perfecta para apreciar la diversidad de disfraces y de caracterizaciones de los asistentes, que van desde lo más simple y económico hasta lo más elaborado y costoso, aunque lo que más se aprecia es el nivel de creatividad.

Fuera de ello, lo más llamativo es el cartel musical, caracterizado por agrupaciones musicales que emplean atuendos como parte de sus propuestas o que practican géneros relacionados al terror, pero de manera divertida; y en ese sentido, aunque ésta fue la tercera vez que vimos a Haunted Garage en el evento, no nos hemos cansado de hacerlo, ya que si bien se trata de una banda que nunca salió -ni saldrá- del nivel ‘underground’, lo suyo es siempre digno de apreciarse.

LBZF 2

Haunted Garage es, claro está, un grupo de rock’n’roll garajero que tiene a algunos integrantes jóvenes pero que se encuentra encabezado por un auténtico veterano de la escena, Dukey Flyswayter, quien usó esta vez una silla de ruedas tanto como elemento de utilería como para sentarse cuando se cansaba, pero que no dejó por ello su habitual predilección por el empleo de elementos espeluznantes de utilería, como la cabeza de mujer que puso muy cerca suyo mientras entonaba “Two Headed Transplant” y el frasco con sesos que lució durante -¿qué más?- “Brain in a Jar”. A su lado, los compañeros de batalla desgranaban esa clase de protopunk vivaz y guitarrero que no suena nunca en la radio, pero que contará por los siglos de los siglos con un reducido y entusiasta grupo de incondicionales.

Después, el mismo escenario se llenó de punk y hardcore de la vieja escuela con la presencia de Circus Jerks, un combo que, además de ser un tributo a la legendaria banda Circle Jerks, funciona también como una parodia de la misma, porque cambia las letras para relacionarlas a payasos, es decir, los personajes de los que se disfrazan sus integrantes, incluyendo a una atractiva muchacha que se dedica a lanzar pelotas enormes y coloridas sobre el público.

Esto permitió que se armara una curiosa combinación de fiesta infantil (con niños, claro) y ‘mosh pit’ moderado en el que todo el mundo parecía estarla pasando de maravilla mientras pateaba los referidos juguetes y se desplazaba al ritmo de canciones que llevaban títulos como “Clown Up My Ass”, “What’s Bozo’s Problem” y “Clown Minority”.

LBZF 4

Más tarde, luego de la caminata, Radioactive Chicken Heads animó la velada con sus espectaculares disfraces de pollos mutantes y vegetales antropomorfos, su particular sentido del humor y unas canciones igualmente orientadas hacia las bromas, aunque en su caso, el filo de las mismas parecía ser más evidente, como ocurrió con los tres niños que salieron corriendo de la parte delantera del entarimado ante el anuncio de que el siguiente tema se llamaba “I Eat Kids”.

Fuera de sus miembros estables, estos oriundos de Orange County subieron al escenario a otras criaturas extrañas para interactuar con ellas y desarrollar una puesta en escena altamente teatral que se cerró con la interpretación de “Atom the Amazing Zombie Killer”, a la que fueron invitados los miembros de las otras bandas presentes, incluyendo a los de Rhythm and Coffin, quienes suelen participar en esta clase de faenas -y que ocuparon de hecho la tarima antes de nuestra llegada-.

Otra circunstancia que se repitió fue colocar como performance de cierre a Zombies Ate My Nation, un acto que, a pesar de su nombre, no nos parece el más adecuado para este festival, porque si bien su vocalista, tecladista y programador Slumberland no está libre de un disfraz (salió con portaligas, en consonancia con su tendencia travesti), practica un synthpop extraño que no termina de calar en la audiencia, como lo demostró la presencia mínima de asistentes durante su presentación, en la que no participó el guitarrista del año pasado, sino únicamente el músico señalado y una misteriosa bailarina.

LBZF 5

No recordamos si en la edición pasada hubo una casa embrujada, pero sí sabemos que esta vez nos tomamos el tiempo necesario para recorrer la que estaba presente. Para ser claros, lo que se presentó en este caso (previo pago de $2 adicionales y tras estar en una fila interminable si no gozabas de los privilegios de la prensa) estuvo muy lejos de lo que se puede ver en algo como Halloween Horror Nights, pero resultó ciertamente divertido y ocasionalmente atemorizante, sobre todo en el momento en el que la representación de un cementerio era adornada por la irrupción de un sujeto con un aspecto realmente escalofriante.

Por el lado de las ausencias, faltó la zona donde se proyectaban clásicos del espanto en pantalla gigante, y aunque ése fue quizás un detalle triste para quienes disfrutaban de la experiencia, debemos reconocer que nosotros no lo extrañamos demasiado, porque no solemos sentarnos a apreciar películas en el césped cuando visitamos un espectáculo con tantos artistas musicales y tantas cosas que ver.

En todo caso, seguimos pasándola bien con la caminata, en la que no participamos pero que nos sirve siempre para obtener algunas imágenes interesantes y, sobre todo, para entretenernos con los concurrentes que sí se toman sus papeles en serio mientras asustan a los incautos que se cruzan en sus caminos, porque muchos de los demás pseudo-zombis se limitan a pasearse por las calles que se incluyen en el trayecto sin lanzar cuando menos algún alarido gutural digno de respeto.

LBZF 7

LBZF 8

LBZF 9

LBZF 10

LBZF 11 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar