Imprimir
Abr
20

IRON MAIDEN y CHEAP TRICK dejaron huella en fin de semana con ganancias y pérdidas

Escrito por Sergio Burstein

Maiden Forum 2016

Bastó con un descuido a la salida del concurrido Grand Prix de Toyota en Long Beach, fomentado por una cadena de bicicleta que no quería destrabarse, para que perdiéramos la cámara que contenía no sólo las fotos del concierto de Cheap Trick que se había dado minutos antes en el lugar, sino también las de la presentación de Iron Maiden de la noche anterior en el Forum, así como una serie de imágenes indeterminadas en las que no queremos ni siquiera pensar.

Fue algo muy triste, claro, porque aparte del elevado costo del equipo y del valor sentimental que uno desarrolla inevitablemente con éste, nos quedamos sin todo ese material gráfico, difícil de conseguir para alguien como el autor de esta nota, que se dedica principalmente a escribir; pero eso no debería ser suficiente como para arruinar por completo el recuerdo de un fin de semana que nos permitió apreciar de modo cercano el desempeño de dos bandas legendarias que, a pesar a ser casi contemporáneas, pertenecen a dos ramas muy distintas del rock: el heavy metal tradicional, en el caso de Maiden, y el rock'n'roll cercano al power pop, en lo que respecta a Cheap Trick.

Cheap Trick 2016 Long BeachEn todo caso, lo más interesante fue darse cuenta de que, a pesar de que sus integrantes se encuentran ya por encima del medio siglo de vida, a veces largamente, las dos agrupaciones son todavía capaces de brindar conciertos contundentes y desbordantes de energía, lo que resulta particularmente llamativo en el caso de Maiden, cuyo vocalista Bruce Dickinson pasó el 2015 recuperándose de un tumor cancerígeno en la lengua y que, pese a ello, cantó no sólo estupendamente, sino que se desplazó sin descanso, muchas veces corriendo, entre las elevadas escenografías de estilo maya que recreaban el ambiente impuesto en el álbum más reciente de la banda, “The Book of Souls”.

La verdad es que, con su fantástico ‘frontman’, su fastuosa puesta en escena y el ataque conjunto de sus tres guitarristas, Maiden sigue siendo una de las mejores agrupaciones que se pueden ver en vivo, por lo que compararla con la otra, que tocó en un escenario mucho más reducido, podría parecer injusto. Pero lo cierto es que Cheap Trick hizo lo suyo de modo brillante, con un vocalista (Robin Zander) al que le falló a veces la garganta en los tonos más altos, pero que afrontó con entereza los momentos más agresivos del repertorio, y con un guitarrista de lujo (Rick Nielsen) que, además de haber creado algunos de los riffs más pegajosos en la historia de su género, se enfrascó frecuentemente en fastuosos solos de guitarra. Como pueden ver, la buena música estuvo lejos de faltarnos; esta vez, el dolor llegó por otro lado.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar