Imprimir
Dic
12

Reseña del concierto de AGNOSTIC FRONT en el Alex’s Bar de Long Beach

Escrito por Sergio Burstein

Agnostic 1

Contar con una experiencia de 35 años en los terrenos de la música extrema no es algo que le ocurra a todo el mundo, y Roger Miret lo sabe bien, hasta el punto de que, hace cuatro meses, el vocalista y letrista principal de Agnostic Front publicó un jugoso y revelador libro de memorias que se titula “My Riot”.

El mismo volumen se encontraba a la venta el jueves pasado en la noche dentro del legendario Alex’s Bar de Long Beach, aunque la multitud especialmente generosa que deambulaba por ahí no acudió con la intención directa de adquirirlo, sino para ver en carne y hueso a la banda arriba citada, que sigue siendo uno de los exponentes más respetados de la escena hardcore surgida en la ciudad de Nueva York.

Los que dieron la cara muy temprano tuvieron que esperar, porque el acto estelar contaba con dos ‘teloneros’: The Eulogy y No Offense. Nosotros no llegamos con tiempo suficiente para ver a los primeros, de los que no teníamos mayor información en esos momentos pero que, como sabemos ahora, es una especie de supergrupo conformado por integrantes actuales o antiguos de Madball, Agnostic Front y otras agrupaciones destacadas.

Agnostic 2

Los que dieron la cara muy temprano tuvieron que esperar, porque el acto estelar contaba con dos ‘teloneros’: The Eulogy y No Offense. Nosotros no llegamos con tiempo suficiente para ver a los primeros, de los que no teníamos mayor información en esos momentos pero que, como sabemos ahora, es una especie de supergrupo conformado por integrantes actuales o antiguos de Madball, Agnostic Front y otras agrupaciones destacadas.

Pero sí tuvimos la oportunidad de ver a No Offense, un combo evidentemente joven pero de gran potencial que procede de Chula Vista, California, y que en medio de sus frecuentes referencias a la línea neoyorquina del género, parece a veces una versión más agresiva de Suicidal Tendencias, lo que revela también su apego por el sonido local. El tumulto que se generó ya entre la audiencia durante su presentación dejó en claro que no lo hacían nada mal, así como que los asistentes estaban deseosos de entrar en acción lo más pronto que resultara posible.

Si esa era la meta, el auténtico desorden se produjo con la entrada de Agnostic Front, lo que era ciertamente divertido de observar pero que, por otro lado, complicó seriamente mi labor como fotógrafo, ya que el Alex’s no tiene un ‘pit’ y hay que arreglárselas para capturar las imágenes necesarias colocándose lo más cerca que se pueda al escenario, es decir, una labor que llega a ser literalmente dolorosa en el caso de conciertos de esta clase, donde el ‘slam’ es la norma y donde muchos de los ‘danzantes’ no tienen reparo alguno en caerte encima.

Agnostic 3

Pero la verdad es que, fuera de algunos moretones en las piernas, salí muy bien librado de la faena en vista de la reputación que tienen las actuaciones de este grupo. En una reciente entrevista para el OC Weekly, Miret reconoció que sus presentaciones pueden ser muy violentas debido a las reacciones de la audiencia, aunque en su nuevo libro, descarta por completo las acusaciones de nacionalismo blanco que se le hicieron anteriormente, y que provinieron en más de una ocasión del editor ‘hippie’ que la conocida publicación “Maximum Rocknroll” tuvo en los ‘80.

En realidad, pese a que posee un aspecto de lo más anglosajón, Miret nació en Cuba, isla que abandonó cuando era un niño al lado de su familia debido a la llegada de Fidel Castro al poder, lo que tiene sin duda que ver con la tendencia de una banda que ha apoyado ocasionalmente las causas conservadoras, aunque ese se encuentra lejos de ser el caso de “Police State”, una de sus mejores canciones (se escuchó en el Alex’s) y una cuya letra ataca sin reparos al ex alcalde de la urbe de los rascacielos Rudolph Giuliani, que es republicano.

Uno no va a un show de esta clase para encontrar una gran diversidad de estilos, por lo que el repertorio no contó con cambios sustanciales de intensidad, aunque debido a la evolución misma de la banda -que en cierto momento asumió fuertes influencias del metal para inscribirse en los lineamientos del ‘crossover’-, hubo segmentos más pesados y lentos que otros mientras se desgranaban temas como “Victim in Pain”, “Blind Justice”, “The Eliminator”, “Crucified” (un cover de Iron Cross)”, “United Blood”, “Addiction”, “Gotta Go” y la versión del “Blitzkrieg Bop” de Ramones con la que se mandó a todos a descansar.

Agnostic 4

Pese al paso del tiempo, Agnostic Front sigue ofreciendo un espectáculo contundente y velocísimo que no deja lugar a la tregua, especialmente en la sección instrumental, que fue sin duda impecable, aunque conserva únicamente en su formación a un miembro original, el guitarrista Vinnie Stigma, a quien se suman el bajista Mike Gallo (incorporado en el 2000), el baterista Pokey Mo (incorporado en el 2009) y el guitarrista Craig Silverman (incorporado en el 2014).

Pero nadie es inmune al paso del tiempo, y esto es más o menos claro en el caso de Miret, que tiene 53 años y que, además de moverse poco en la tarima, no puede reproducir actualmente el salvaje estilo vocal que ostentaba en el pasado; lo curioso es que, incluso cuando lo vimos detenerse en más de una ocasión para toser (“y este es solo el segundo show de la gira”, afirmó), sentimos que su garganta se encontraba en mucho mejor estado que el que mostró dos años atrás en la misma locación.

Tampoco se trata de que estos músicos tuvieran que hacer esfuerzos excesivos sobre el escenario, ya que, en consonancia con las usanzas del hxc, tocaron por cerca de una hora. El que sí se mantuvo permanentemente activo, hasta el punto de parecer un jovencito, fue el carismático Stigma, quien parecía estar realmente feliz de encontrarse ahí; una vez acabada la faena, él mismo se quedó durante largo rato al lado de la audiencia para tomarse fotos y firmar autógrafos, a diferencia de Miret, quien se retiró inmediatamente de la vista pública pese a que, en el artículo del OC Weekly, había prometido mostrarse en el puesto donde se vendía su autobiografía. FOTOS: SERGIO BURSTEIN

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar