Imprimir
Feb
09

Reseña del concierto de LAST IN LINE en el Whisky A Go-Go

Escrito por Sergio Burstein

LIL 2

Ronnie James Dio, quien es considerado ampliamente como uno de los mejores cantantes en la historia del rock, dejó de existir hace casi ocho años, y no habrá forma de reemplazarlo. Pero existen algunas alternativas más decorosas que otras cuando se trata de rendirle tributo.

Recientemente, Dio Disciples (una banda formada por los músicos que acompañaron a Ronnie en la última formación de la agrupación que él mismo encabezaba) emprendió una gira completa en la que atrevió a presentarse al lado de un holograma del célebre vocalista, despertando con ello más de un comentario negativo.

Cada uno de los admiradores del célebre vocalista tiene derecho a recordarlo como le parezca, pero esta opción no se encuentra realmente en nuestro menú principal; preferimos sin duda lo que viene sucediendo con Last in Line, un supergrupo que fue formado en el 2012 por todos los músicos que acompañaron al ídolo entre 1982 y 1986 (es decir, su mejor época como protagonista de un proyecto propio), y cuya meta no es solo interpretar temas de esa etapa, sino también grabar nuevas piezas.

LIL 1

Lamentablemente, la banda sufrió ya una baja considerable con la inesperada muerte del bajista Jimmy Bain en enero del 2016, un año después de haber prescindido del tecladista Claude Schnell. Pero tiene todavía en sus filas a dos instrumentistas absolutamente esenciales en la historia del heavy metal: el guitarrista Vivian Campbell (quien forma parte de Def Leppard desde 1992 y que ha tocado con Thin Lizzy y Whitesnake) y el baterista Vinny Appice (presente en formaciones de Black Sabbath que incluyen a Heaven and Hell). El puesto de vocalista ha estado ocupado desde el comienzo por Andrew Freeman (The Offspring, Lynch Mob), y el bajo se encuentra ahora en las manos de Phil Soussan (ex integrante de los grupos de Ozzy Osbourne, Billy Idol y Vince Neil).

La existencia de Last in Line no ha estado libre de polémica. Además de que su creación misma era susceptible de despertar cuestionamientos sobre un supuesto aprovechamiento del legado de Ronnie, no pasó desapercibido para los fans el hecho de que, tras su salida de Dio (que era supuestamente una banda y no sólo un proyecto solista) y hasta que se produjo el deceso del mítico cantante, Campbell tuvo duras palabras acerca del mismo debido a que este lo tenía aparentemente como empleado y no como socio (desvirtuando con ello la idea de que se trataba de una banda).

Pero lo cierto es que Campbell cambió de discurso hace varios años, y lo más importante en lo que respecta a los fans es que no hay controversia alguna en cuanto a la calidad musical del grupo, que se demuestra en sus grabaciones y que se probó de manera contundente durante la presentación del jueves pasado en el mítico club Whisky A Go-Go.

LIL 4

Aunque nadie esperaba discursos grandilocuentes, los miembros del grupo hablaron en distintos momentos para arengar a la audiencia y para recordar tanto a Ronnie como a Bain. Pero lo que lo importaba aquí eran sus habilidades interpretativas, que se mantuvieron intactas desde el inicio del concierto de una hora y media -a través de la interpretación de “Landslide”, primer sencillo del segundo álbum todavía no lanzado de Last in Line- hasta el momento del cierre -coronado con el imprescindible clásico “We Rock”-.

La banda parece haber decidido que no tendrá a un nuevo tecladista en vivo, al menos por el momento, y eso hizo que se sintieran ciertos vacíos, sobre todo cuando le tocó el turno a “Rainbow in the Dark”, que depende tanto de esos aportes. Pero los reparos que se podían tener quedaban a un lado cada vez que Campbell arremetía con uno de sus memorables solos, secundado por el estilo directo pero contundente de Appice, con quien mantenía una comunicación permanente. Una vez más, se hizo evidente que este guitarrista es capaz de ofrecer mucho más de lo que brinda en Def Leppard, la popular agrupación que cambió hace muchos años el heavy tradicional por un estilo incuestionablemente ‘popero’.

Claro que eso era lo que se esperaba de esta presentación, y el factor principal para que los asistentes se transportaran de manera casi mágica a mediados de los ‘80, cuando se produjeron algunos de los mejores lanzamientos del género de sus amores. La verdadera sorpresa llegó por parte de Freeman, quien no es Ronnie, obviamente, pero que cantó muy bien, sosteniendo en más de un momento notas sumamente altas y cargadas de potencia rockera.

LIL 3

Además de las ya citadas “We Rock” y “Rainbow in the Dark” y de otros cortes creados por Last In Line (el grupo), como “Year of the Gun”, “Blackout My Sun” y “Devil In Me”, se escucharon canciones de Dio (el grupo) como “Stand Up and Shout”, “Straight Through the Heart”, “Holy Diver”, “Evil Eyes” y, claro está, la fenomenal “The Last in Line”.

Sin embargo, para nosotros, el mejor momento llegó de la mano de “Egypt (The Chains Are On)”, una composición del disco “Last in Line” (1984) que no es de las más conocidas, pero cuyo carácter épico se prestó perfectamente para el lucimiento de los instrumentistas.

Obviamente, no estamos ya en los ‘80, y el hecho de que este show se haya dado en un club pequeño lo deja en claro, así como la falta de la parafernalia de dragones y fantasías que ostentaba Dio en sus mejores tiempos. Pero los músicos presentes no se han olvidado de su paso por los estadios (Campbell los sigue de hecho frecuentando con Leppard), y dieron cuenta de ello con sus posturas escénicas y un breve retiro del escenario antes de regresar para el ‘bis’ de rigor. FOTOS: SERGIO BURSTEIN

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar