Imprimir
Jul
28

FELIZ 28: Reseña del evento EL PERU VIENE A TI en el Industry Hills Expo Center

Escrito por Sergio Burstein

Texto y fotos: Sergio Burstein

Peru_1

En los Estados Unidos, cada festival masivo que se encuentra dedicado a un país latinoamericano específico tiene como fin principal atraer a los mortales que se encuentran lejos de su terruño y que no tienen la oportunidad de reunirse frecuentemente con sus compatriotas, ni con los representantes del entretenimiento provenientes del lugar donde nacieron.

Por lo tanto, son en esencia actos de nostalgia que se prestan a toda clase de antojos empresariales, y que si no resultan bien encaminados, tienen fuertes probabilidades de convertirse en una trampa para incautos románticos, con artistas de poco nivel y una mala organización.

Peru_2Afortunadamente, la edición 2011 de El Perú Viene A Ti (que se llevó a cabo el domingo pasado) cumplió con la mayor parte de las expectativas gracias a un ambicioso cartel que, sin tener necesariamente un nivel parejo, cumplió ampliamente con el carácter representativo que se le exigía, ya que casi todos sus participantes se relacionaron con personajes que gozan -o siguen gozando- de mucha popularidad en el añorado Perú.

Nos perdimos a Bareto, un novedoso grupo que ha desatado mucho entusiasmo en la capital andina debido a su impetuosa reinterpretación de los viejos clásicos de la cumbia setentera. Parece que los muchachos del conjunto tenían otro compromiso, porque se presentaron muy temprano en el Expo Center; pero estamos seguros de que pusieron a bailar a todo el mundo bajo el aroma de un buen pan con chicharrón.

MANGANZON llegó al local en horas de la tarde, pero la recepción no pudo ser mejor, ya que se encontraba justo en el escenario Hey Hey Camaguey, una suma de último minuto. Y estuvo muy bien que fuera así, porque sus siete décadas de existencia son el principal aval de una agrupación que sigue dedicando sus mejores esfuerzos a la salsa pura y dura, es decir, a la que vale la pena escuchar y bailar.

Aunque el Perú no tiene una reputación muy grande en lo que respecta a compositores y creadores originales del género, Camaguey dejó en claro que es una verdadera potencia tropical, con un set que reveló tanto influencias cubanas como detalles de índole eminentemente criolla. Quedamos gratamente sorprendidos con su excelente sonero Adolfo Menacho (en la foto de la izquierda), hijo del fundador Don Reynaldo, quien entonó las melodías con una solvencia vocal impresionante y logró establecer un excelente nivel de comunicación con el público.

La explanada que se extendía al lado del escenario -y frente a las graderías que posee el local- sirvió para una vibrante exhibición de marinera norteña, presentada por las dos parejas triunfadoras del concurso realizado en el 2010 por el Club Libertad de Los Angeles; y, más adelante, se convirtió en pasarela para el desfile de un ramillete de bellezas peruanas radicadas en estos predios, que estuvieron allí para competir por el título de Miss Perú California (la ganadora fue la de Lima).Peru_3

Pero lo mejor de la jornada estaba por llegar, y eso es lo que ocurrió justamente en el escenario principal con la llegada de Eva Ayllón, una de las cantantes más respetadas del Perú (si no es la más respetada). A lo largo de su generosa carrera de 40 años, la morena ha sufrido las críticas de los puristas que se molestan porque su estilo no es lo suficientemente añejo y tradicional, así como de algunos sectores de la prensa y del espectáculo que no congenian con ella debido a motivos aparentemente personales.

Pero lo cierto es que Eva es capaz de brindar un espectáculo de primer nivel en el lugar donde se encuentre; aunque las condiciones generales del Expo Center no son precisamente ideales (el sonido rebota y el calor es demasiado intenso), la cantante dio todo de sí en una performance que la encontró llevando todavía un cabestrillo en su brazo derecho (se lesionó hace ya meses), pero que no le impidió entregarse al baile y, por supuesto, ofrecer una interpretación vocal impecable. No lo hizo sola, porque llegó acompañada de su impecable grupo de músicos y de dos expertos bailarines, duchos en el arte del meneo y del zapateo.

En consonancia con el repertorio de celebración de su trayectoria que ha venido presentando desde el 2010, hizo un recorrido de grandes éxitos que empezó con “Enamorada de mi país”, y que incluyó también temas como “Negra presuntuosa”, “Cariño bonito”, “Fina estampa”, “Le dije a papá” y “Toro mata” (presente en el video que colocamos al final de esta nota).

De ese modo, la sesión incluyó aires de landó, festejo, vals criollo y hasta unos logrados arreglos de tendencia jazzística y bluesera que se insinuaron en la introducción de la emblemática “Mal paso”, para malestar de los que se encuentran obsesionados con la ‘guardia vieja’ -y para gozo de los que apreciamos simplemente la buena música-.

Peru_5

A estas alturas, el festival había cumplido ya con los que anhelaban someterse a una buena tanda de calidad indiscutible; faltaba ahora darle en la yema del gusto a los que tienen tendencias más populares. Y fue así como le llegó el turno al elenco del programa cómico televisivo “Al fondo al sitio”, que no se difunde abiertamente en la televisión estadounidense, pero que puede verse de manera íntegra en YouTube.

No estuvieron todos, por supuesto; pero sí se subieron al estrado -cantando y haciendo bromas- al menos cinco actores, incluyendo a los ‘veteranos’ del programa Erick Elera y Andrés Wiese, quienes interpretan a los ‘rivales’ que provienen de espectros sociales opuestos, pero que se ven obligados a vivir en el mismo barrio de ‘pitucos’.Peru_4

Y  aunque ya había aparecido antes en el tabladillo Tommy Palacios (intérprete del tema principal de “Al fondo al sitio”), así como el citado grupo Bareto (que se encuentra en realidad conformado por músicos de clase media y alta), la modalidad de cumbia contemporánea tomó posesión del entarimado minutos después, para no dejarlo más.

Le tocó primero el turno a Fantasía Tropical, un conjunto que se encuentra radicado en California, pero que parece directamente extraído de algún cono de la gran capital, ya que practica un estilo en el que se combinan ingredientes de diversas ollas musicales, como la chicha, el merengue (interpretaron una animada versión de “Es mentiroso”, de Olga Tañón) y hasta el rock latino (lo que se notó sobre todo cuando tocaron “Corazón espinado”, producto de una conocida colaboración entre Maná y Santana).

Sin embargo, la aclamación principal de estas últimas horas fue para el Grupo 5, una agrupación que se formó en 1973 en la ciudad costeña de Chiclayo, pero que empezó a trascender realmente en los últimos cinco años, hasta el punto de haber provocado la creación de otra banda, la de Los Hermanos Yaipén (que cerraron el evento cuando ya nos habíamos retirado).Peru_6

Con la ayuda de sus cinco vocalistas, el Grupo 5 posee la suficiente versatilidad interpretativa como para mantener entretenida a la audiencia, y aunque practica un estilo de límites ambiguos que muchos califican como “cumbia peruana”, incorpora a sus canciones elementos del techno (sin ser realmente un exponente de la technocumbia), de la salsa (uno de sus cantantes tiene un timbre vocal que recuerda al de Marc Anthony) y hasta del palsillo ecuatoriano (como lo demostró su versión de “Que nadie sepa mi sufrir”, de Julio Jaramillo).

Por supuesto, la abundancia de referencias no es una garantía de calidad; en realidad, casi todo lo que hizo el Grupo 5 parecía estar destinado a fines comerciales, desde el uso de la camiseta de la selección peruana de fútbol hasta sus gritos e invocaciones (“¡el que no salta no es peruano!”, entre ellos).

Pero es de hombres reconocer que el recuerdo del tercer puesto en la Copa América estaba todavía fresco; que las chicas bailaron más que nunca durante su presentación; y que, a esas alturas de la noche, después de los innumerables cócteles de pisco que se regalaban en la zona VIP, la música nos sonaba de lo más bien.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar