Imprimir
Nov
16

Blu-Ray/DVD de “BELLFLOWER”

Bellfl_coverDirector: Evan Glodell

Reparto: Evan Glodell, Tyler Dawson, Jessie Wiseman

Género: Independiente/acción/experimental

Duración: 106 minutos

Fecha de lanzamiento: 15 de noviembre del 2011 (en DVD y Blu-ray), 5 de agosto del 2011 (en salas de cine)

Rating: R por escenas de desnudos, lenguaje, explosiones y violencia

Idiomas: Inglés (audio); inglés SDH (subtítulos)

Sinopsis: Dos amigos sin mayores planes en la vida se preparan para el advenimiento del Apocalipsis practicando con lanzallamas y su automóvil Medusa, hasta que uno de ellos se enamora de una chica que conoce en un bar e inicia con ella una relación que empezará con mucho amor, pero terminará con una traición y un gran estallido de violencia… o simplemente de imaginación.

Reseña

Película/contenido:Medusa

Desde su lanzamiento en el Festival de Sundance del 2011, esta desafiante película dirigida, escrita, editada y protagonizada por el debutante Evan Glodell ha venido desatando una verdadera conmoción entre quienes la han visto, hasta el punto de haberse convertido en la nueva sensación del cine independiente.

Bellflower es una de esas cintas que no remiten de inmediato a obras maestras, pero que dejan la rara sensación -incómoda e intrigante- de haber visto algo único e irrepetible. Se piense lo que se piense de ella, es una aventura que no puede dejar a nadie indiferente.

Uno de los primeros aspectos que llaman la atención es la variedad de niveles narrativos que posee; unos niveles que, además de sus contrastes, se encuentran tratados con un manejo que nos resistimos a llamar surrealista, pero que es sin lugar a dudas desconcertante.

En el primer nivel, se trata de una historia centrada en un relación de pareja. Pero el romance aquí no empieza de manera precisamente normal. El tímido Woodrow (Glodell) conoce a la desenfadada Milly (Jessie Wiseman) en un bar, durante un concurso destinado a saber quién es capaz de comer la mayor cantidad posible de grillos vivos. Sabemos que cada quien tiene sus gustos, pero este tipo de acercamiento sólo puede presagiar el inicio de una relación tormentosa.

Y eso es más o menos lo que sucede en “Bellflower”, sin que los hechos que se presentan sigan necesariamente un orden racional ni se deba confiar del todo en ellos. Si consideramos que el segundo nivel de la película es el que narra la amistad entre Woodrow y Aiden (Tyler  Dawson), otro ‘hipster’ del mismo barrio, el tercero le corresponde a la evolución (¿o habría que decir involución?) mental de Woodrow, que podría indicar tanto un descenso mayúsculo en los abismos de la locura como una simple (bueno, no tan simple) proyección de su febril imaginación.

En términos generales, lo que estos personajes hacen parece relacionarse con la conducta de una juventud estadounidense contemporánea sometida a la falta de educación superior, a la carencia de un empleo estable y con mucho tiempo en sus manos para desperdiciar.

Es en momentos así donde empieza a imponerse, sigilosa y progresivamente, una sensación de peligro que se plasma no sólo en el tratamiento dramático de la cinta, sino también en su impresionante factura visual. En consonancia con los términos usados por los sociólogos para describir a los ‘hipsters’, “Bellflower” tiene una puesta en escena anárquica y sucia (de manera literal, porque hay escenas en las que el lente de la cámara parece estar cubierto de tierra) que coqueta estéticamente con el punk y con el grunge, mas no con la cultura hippie de las flores.

Sus momentos más expresivos alcanzan un clímax que la convierte de repente en una cinta de horror ultraviolenta, rotundamente alejada de toda clase de pacifismos (y, de paso, de las propuestas más ‘sensibles’ del ‘mumblecore’, un estilo con el que también tiene deudas).

Pero, antes de eso, la película ha sido una ‘road movie’ (en los momentos en los que Woodrow y Milly deciden viajar desde el Sur de California hasta Texas, por el simple placer de la travesía), y no sería gratuito considerarla también como un thriller psicológico.

Los personajes de “Bellflower” podrán ser a veces burdos y primitivos, pero la manera de retratarlos no lo es. Woodrow y Aiden se encuentran armados con un lanzallamas que les sirve para quemar lo que encuentran a su paso, y tienen además un vistoso carro ‘convertido’ que responde a su obsesión por las películas de “Mad Max” y a la probabilidad de un futuro apocalíptico (¡!).

Lo interesante en este caso es que Glodell y sus compañeros construyeron todo esto por cuenta propia, sin permisos de ningún tipo, y filmaron el proceso entero bajo los preceptos del ‘estilo de guerrilla’, con un presupuesto minúsculo y tres cámaras de video que, según se dice, fueron creadas por ellos mismos con partes antiguas (lo que le brinda al trabajo un ‘look’ absolutamente peculiar).

Material extra:Bellflower3

Aunque el combo que aquí comentamos incluye dos formatos distintos, ambos presentan la misma versión de la película y los mismos añadidos, algo que resulta bastante inusual en esta clase de propuestas.

El extra principal es “Behind the Scenes of Bellflower”, un documental de 24 minutos sobre el desarrollo de la película en el que participan sus actores y sus creadores. También se cuentan algunos detalles sobre el arriesgado uso de lanzallamas en una cinta que, evidentemente, no se sometió a los códigos de seguridad que se requieren en las grandes producciones hollywoodenses, y se muestra la satisfacción de los participantes en el proyecto luego de recibir la aprobación para presentarse en Sundance.

Además, hay un reportaje de 10 minutos, “Medusa Rundown”, que es una suerte de visita guiada al carro modificado que ocupa un rol importante en la historia, y que esconde más de un secreto que termina siendo revelado.

Se incluye también una serie de tomas descartadas, con una duración de 8 minutos, en las que se hace evidente la creatividad a la que tuvieron que recurrir Glodell y sus amigos para hacer que una cinta que no contó prácticamente con presupuesto luciera tan bien. La última adición es el trailer que se mostró en las salas. (Sergio Burstein)