Imprimir
Nov
30

Reseña del Blu-ray de “TUCKER & DALE VS. EVIL” (Magnolia)

tucker-dale-vs-evil-blu-ray-coverDirector: Eli Craig

 

Reparto: Alan Tudyk, Tyler Labine, Katrina Bowden, Jesse Moss

 

Género: Comedia de terror

 

Duración: 88 minutos

 

Fecha de lanzamiento: 29 de noviembre del 2011 (en DVD y Blu-ray), 30 de setiembre del 2011 (en salas de cine)

 

Rating: R por violencia sangrienta y horror, lenguaje y algunas escenas de desnudos

 

Idiomas: Inglés (audio); inglés, español (subtítulos)

 

Sinopsis: Tucker y Dale son dos amigos simplones pero simpáticos que se encuentran de vacaciones en el campo, y que luego de ser confundidos por un grupo de estudiantes universitario con un dúo de asesinos, se ven metidos sin quererlo en una orgía de sangre… y de risas.

 

 

Reseña

 

Película/contenido:Tucker_one

 

El hecho de que el cine de terror se repite demasiado y de que la mayor parte de sus propuestas en los últimos años han demostrado poca originalidad es ya muy conocido. En ese sentido, Tucker & Dale vs. Evil no demuestra sólo el ingenio y la creatividad que se puede encontrar todavía en el género, sino también la ceguera de los productores y de los distribuidores más grandes, porque la cinta tomó más de tres años en hacerse y fue rechazada de plano por las cadenas de cine, lo que limitó su estreno comercial a unas cuantas salas.

Nada de eso importaría, por supuesto, si no se tratara de una de las comedias de terror más interesantes que hemos visto, en una línea semejante a la de la joya británica “Shaun of the Dead” (2004), es decir, con una combinación de terror duro y farsa disparatada que debería convencer por partes iguales a los fanáticos de ambos géneros. Además, sin contar incluso la creatividad con la que se han combinado estos estilos tradicionalmente opuestos, uno de los aspectos más interesantes de “Tucker & Dale” es la subversión de las reglas convencionales de esa suerte de subgénero dedicado a mostrar las violentas acciones emprendidas por habitantes de pueblos alejados de “la civilización” (conocidos aquí como ‘rednecks’) contra sujetos inocentes que provienen de la urbe.

Las primeras imágenes de la cinta parecen indicar que lo que se verá será una historia más de este tipo, porque muestran la llegada de un grupo de jóvenes estudiantes a una zona boscosa, mientras son observados desde lejos por unos maltrajeados sujetos de apariencia sospechosa. Sin embargo, inmediatamente después, el punto de vista pasa justamente a estos sujetos, que son ni más ni menos que el Tucker y el Dale del título, para probar que son unos tipos que, a pesar de no contar con una educación formal, se comportan de manera completamente pacífica e inofensiva.

Tucker_2Uno de los aspectos más interesantes del guión (escrito por Eli Craig -también director de la cinta- y Morgan Jurgenson) es que la inversión de las normas del subgénero no lleva a que “los malos” sean necesariamente los chicos guapos y citadinos, sino que se vale de una serie de casualidades desafortunadas para dar pie a lo que se convertirá en un brutal enfrentamiento entre ambos bandos.

Por supuesto, ninguno de los equívocos iniciales se hubiera dado si estos muchachos de ‘college’ no hubieran prejuzgado a los dos ‘hillbillies’ que se les cruzaron en el camino, porque si la película tiene una intención clara, es la denuncia de los excesos -y de las eventuales atrocidades- que pueden producirse cuando existe una intolerancia predeterminada (como nos lo contó el mismo Craig en una entrevista que pueden leer aquí).

Más allá de sus implicancias morales y sociológicas (sí, es posible hacerlas en un filme de terror), este tratamiento resulta apasionante para el desarrollo de la narrativa fílmica, porque hace que la cinta revele el modo en que la percepción no sólo mental, sino también visual de ciertos hechos puede conducir a resultados diametralmente opuestos.

Es indudable que la cinta no sería tan efectiva sin el brillante desempeño de sus actores principales, Alan Tudyk (quien hace de Tucker) y Taylor Labine (que interpreta a Dale). Tudyk es un actor evidentemente profesional que ha hecho ya varios trabajos de consideración - como “Wonder Boys”, “Knocked Up” y “Death at a Funeral”-, y que se muestra convincente en el papel que le toca; pero, en desmedro de su posición en el título, el verdadero protagonista de la película es Labine, absolutamente encantador en la piel de un tipo cuyo sobrepeso y tosca presencia no logran ocultar su inherente sentido de la bondad.

Para los fans del terror, claro, se encuentran las escenas de muerte, plasmadas en la pantalla con un generoso uso del ‘gore’ que, sin embargo, no pierde nunca de vista el hilo de la historia ni su correlato humorístico (no saquen la vista de la pantalla cuando Tucker atraviese por casualidad un panel de abejas con una sierra eléctrica, porque lo que sigue es tan hilarante como grotesco). Esto tiene que tener en formato de video todo el éxito que le negaron en las salas de cine... y que se merecía con creces.

 

Material extra:Tucker1

 

Los fans del terror suelen interesarse más en la creación de sus títulos favoritos que los de otros géneros, por lo que agradecerán probablemente la presencia de una pista de audio con el Comentario hecho por el director y los dos protagonistas a lo largo de toda la película. Lo interesante aquí es que, en medio de las bromas y del relajo generalizado, se infiltran detalles técnicos sobre el rodaje, la elaboración de los efectos especiales y el hecho de que haber filmado tan rápido y con un presupuesto tan apretado los dejó sin posibilidades de contar con mucho material para los extras del Blu-ray y del DVD.

“Making Of Tucker & Dale Vs. Evil”, que dura 12 minutos, es una serie de entrevistas convencionales con los participantes en el proyecto, a las que se suman algunas imágenes hechas detrás de cámaras y unas cuantas escenas de la película.

“Tucker & Dale ARE Evil: The College Kids' Point Of View” es un segmento de casi 17 minutos, editado con imágenes presentes en la  película, en el que se ve sólo la perspectiva de lo ocurrido desde la mirada de los universitarios, lo que permite de algún modo entender el temor de estos con respecto a sus supuestos atacantes, aunque funciona más como un experimento que como una visión realmente alternativa.

“Outtakes” es una sección de casi 8 minutos con tomas que no terminaron en la versión final debido a que algo falló en ellas, pero que resultan muy entretenidas, como se puede esperar en una película de este tipo.

 

“Storyboards” es una sección de 97 minutos que complacerá sólo a los fanáticos más empedernidos y a los que quieren hacer cine; en ese sentido, y aunque no la vimos completa, parece ser que Craig reprodujo con la cámara de manera especialmente fiel casi todo lo que dibujó antes del rodaje, aunque no logró concretar un par de escenas por falta de tiempo.

“HD NET: A Look At Tucker & Dale Vs. Evil”, de 4 minutos y medio, usa mucho del material empleado en “Making Of…”, por lo que su visión es innecesaria si ya observaron el capítulo anterior. (SERGIO BURSTEIN)