Imprimir
May
30

Reseña del Blu-ray de GONE (Summit Entertainment)

Escrito por Sergio Burstein

gone_bdDirector: Heitor Dhalia

Reparto: Amanda Seyfried, Jennifer Carpenter, Wes Bentley, Daniel Sunjata, Sebastian Stan

Género: Suspenso/Thriller

Duración: 95 min

Fecha de lanzamiento: 29 de mayo del 2012 (en Blu-ray y DVD), 24 de febrero del 2012 (en salas de cine)

Rating: PG-13 por violencia y terror, algo de material sexual, malas palabras y referencias a drogas.

Idiomas: Inglés y español (audio)/Inglés y español (subtítulos)

Sinopsis: Jill Parrish regresa una noche a casa de su trabajo como mesera para descubrir que su hermana Molly ha desaparecido. Cree que ha sido secuestrada por el mismo que la capturó un año antes, por lo que dice emprender una frenética búsqueda de rescate.

Reseña

Película/contenido:Gone1

"Gonees una película de suspenso cuya trama se va descubriendo poco a poco y que, sin ser especialmente complicada ni ambiciosa, posee las suficientes vueltas de tuerca y sorpresas reales como para merecer ser vista en una tarde de ocio, aunque se encuentre muy lejos de ser un título indispensable.

Tiene en el rol protagónico a Amanda Seyfried, una joven actriz que empezó a actuar en la televisión desde niña, pero que tuvo su verdadero despertar cinematográfico en “Mean Girls” (2004), seguido por papeles cada vez más osados y sensuales en cintas como “Jennifer’s Body” (2009) -donde se besaba con la soberbia Megan Fox- y “Chloe” (20009) -donde hacía de una prostituta de lujo y aparecía desnuda-, pasando por su poco afortunada recreación de un personaje de cuento clásico en “Red Riding Hood” (2011). Pero los amantes de la Amanda más “salvaje” no deben emocionarse demasiado con “Gone”, porque esta película la encuentra completamente alejada de cualquier tipo de sexualidad, aunque, por fortuna, no la lleva a ocultar su felina belleza.

Sin embargo, lo más importante es que le permite demostrar que puede actuar, a pesar de que el guión (escrito por Allison Burnett) limita a veces de manera seria el potencial de su personaje, Jill Conway, una muchacha que se encuentra todavía recuperándose emocionalmente de un escalofriante secuestro del que se liberó milagrosamente, pero que para la policía fue simplemente un producto de su imaginación debido al trauma generado por la muerte accidental de sus dos padres.

Gone2

Y si lo limita es porque, sin llegar a ser nunca abiertamente inverosímil, “Gone” incurre en esa clase de arbitrariedades típicas de Hollywood que llevan a los personajes a buscar el peligro en vez de escaparse de él y, además, a hacerlo a solas, aunque en este caso se presentan justificaciones como el hecho de que la protagonista tuvo una estadía más o menos prolongada en un hospital psiquiátrico (cuando nosotros conocemos a varios locos con un montón de amigos) y que las situaciones arriesgadas en las que se mete se deben al deseo de ayudar a su hermana, que según ella misma piensa, ha sido capturada por el tipo que la secuestró en el pasado.

Debido a sus antecedentes de desarreglos mentales, Jill no logra convencer a los policías locales de que su razonamiento es válido, lo que tampoco se ve ayudado por el hecho de que su hermana Molly (Emily Wickersham) es una alcohólica en recuperación. Es por eso que decide emprender la investigación y la búsqueda por su lado, empleando una determinación justificada por la causa, pero no muy creíble para una persona que ha pasado todo lo que ella ha pasado.

De todos modos, las pesquisas de la joven, marcadas por un culpable esquivo que se muestra recién de manera abierta al final y por una eficiente elaboración de pistas que son brindadas por una serie de personajes medianamente excéntricos, mantienen el interés del espectador, como lo hace también el que uno empiece a sospechar de muchos de los que la rodean, dando vida a una suerte de adivinanza  para revelar al villano.

No decepciona tampoco la creación de la atmósfera de la historia, apoyada en un gran uso de las locaciones boscosas de Portland, donde se filmó y donde se desarrolla la cinta. Por último, tener a una valiente dama a la cabecera en vez de a un hombre fuerte (¿alguien dijo Liam Neeson?) le brinda cierto aire de frescura al género, aunque no hubiera estado de más agregar un poco de humor a la mezcla y de brillo a la puesta en escena, plasmada de manera genérica por el director Heitor Dhalia, quien se había encargado ya de varios largometrajes aparentemente logrados en su Brasil de origen. Dicho lo dicho, es bueno agregar que la calidad de la imagen es siempre excelente, ya que goza de nitidez incluso en las tomas más panorámicas.

Esta edición en Blu-ray no incluye agregado alguno, por lo que tenemos que prescindir en este caso de nuestra habitual sección de “material extra”. Parece que sus mismos productores no quisieron arriesgar demasiado en el formato casero...(SERGIO BURSTEIN)