Imprimir
Sep
12

Reseña del DVD de BEATRIZ AT DINNER (Lionsgate)

Escrito por Sergio Burstein

Beatriz coverDirector: Miguel Arteta

Reparto: Salma Hayek, John Lithgow, Connie Britton, Jay Duplass, Amy Landecker

Género: Comedia/Drama

Duración: 83 min.

Fecha de lanzamiento: 9 de junio del 2017 (en salas de cine), 12 de septiembre del 2017 (en DVD)

Clasificación: R por lenguaje altisonante y una escena de violencia

Idiomas: Inglés, español (subtítulos)

Sinopsis: Una inmigrante mexicana que hace masajes curativos es invitada casi de manera accidental a una cena de lujo en la que conocerá y se enfrentará a un millonario anglosajón que representa todo lo que ella rechaza, desatándose una situación explosiva.

 

Reseña

Película/contenido:

El filme más reciente del boricua Miguel Arteta, “Beatriz at Dinner”, es no sólo un trabajo que incomodaría a cualquier conservador amante de Trump si se le ocurriera verlo, sino también uno que no tiene garantía inmediata de éxito en el segmento latino que debería identificarse con su personaje principal, debido a que se trata de una producción de fuerte tendencia independiente que se encuentra lejos de ser una cinta “populachera” y comercial como las que suelen involucrar últimamente a Eugenio Derbez, por citar al artista mexicano de la pantalla grande que más éxito viene teniendo en los Estados Unidos.Beatriz DVD 1

En ese sentido, sería una pena que cualquiera que pueda verse beneficiado con el contenido de esta excelente película (ahora en DVD tras un raudo paso por las salas) se privara de ella, ya que lo que tenemos por aquí es una obra que, a pesar de sus grandes cualidades artísticas, y en medio de su falta absoluta de concesiones, está lejos de ser inaccesible, incluso cuando se mete en terrenos complicados y hace que el espectador se sienta de lo más incómodo.

Este es además un título ciertamente significativo para Salma Hayek, porque es por un lado el que la ha mostrado menos deslumbrante en el plano físico de todos los que ha hecho hasta la fecha y, por el otro, el que le ha permitido lucirse más como actriz. Y si bien su Beatriz se aleja de la belleza y del glamour que han distinguido siempre a esta intérprete, es en contraposición uno de sus personajes más admirables y valientes, sin que eso le quite vulnerabilidad y la posibilidad de caer en excesos.

Es también probable que Beatriz no haya dejado completamente de lado su inocencia o que esté un poco mal de la cabeza, porque yo, como inmigrante de clase media que soy, no aceptaría sentarme en la mesa con unos ricachones anglosajones durante una cena privada de negocios, como lo hace de hecho esta mujer luego de que su modesto automóvil se descompone en la puerta de esta elegante residencia de Newport Beach, un balneario de lujo que se encuentra al lado de Los Ángeles.

Beatriz DVD 2

Claro que Beatriz no ha llegado hasta allí de casualidad ni es una desconocida para los dueños del inmueble, porque es una especialista en salud natural que trabaja en un hospital y que le acaba de dar un masaje terapéutico a la señora de la casa (Cathy, interpretada por Connie Britton), además de haber ayudado a la joven hija de la misma y de su esposo Grant (David Warshofsky) cuando ésta se enfrentó al cáncer. Pese a su modestia, esta dama parece tener muy en claro que se encuentra en el lado correcto.

Es entonces cuando empiezan los problemas, por supuesto. La primera pareja, conformada por Alex (Jay Duplass) y Shannon (Chloe Sevigny), no es el detonante, ya que si bien representa al arribismo de la nueva generación empresarial, es completamente ofensiva cuando se la compara con Douglas Strutt (John Lightow), quien aparece poco después acompañado de su esposa Jeana (Amy Landecker) y que, como se va notando de manera paulatina, es un sujeto altamente nocivo que no respeta ni a los seres humanos ni a los animales, como el representante ideal del capitalismo salvaje que es.

Pese a que Cathy intenta integrar supuestamente a Beatriz a su círculo de amistades, ésta se encuentra relegada y hasta separada de todos ellos en el plano físico, lo que queda muy bien establecido en el aspecto visual por Arteta (“Chuck & Buck”, “Cedar Rapids”), quien nunca ha usado la puesta en escena para deslumbrar pero que, en este caso, se las arregla para mantener los trámites en movimiento, captando de manera adecuada las reacciones de los comensales y aprovechando las posibilidades expresivas que le ofrece su privilegiada locación con los valiosos aportes del director de fotografía Wyatt Garfield.

Beatriz hace lo que puede para no sentirse ajena al ambiente, pero el rechazo que siente en el aire tiene sin duda que ver con su inclinación a tomar más de la cuenta y, por lo tanto, a reaccionar ante las actitudes de Strutt de una manera mucho más intensa de la que habría mostrado sin intervención del alcohol. Strutt es un cretino, sin lugar a dudas, y Beatriz tiene razón en todo lo que dice; pero en determinado momento, las palabras y las acciones de la inmigrante empiezan a ser preocupantes, lo que la aleja del típico papel de víctima y, de paso, insinúa la posibilidad de una confrontación más seria, como sucede en la vida real cuando se presentan estas situaciones extremas.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar