Imprimir
Mar
18

Entrevista a Bradley Cooper, protagonista de LIMITLESS

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Cooper_1

El día de prensa del nuevo thriller “Limitless” (del que también ofrecemos una amplia reseña en la sección correspondiente) contó con la presencia de Bradley Cooper, quien interpreta a un novelista que, tras someterse durante muchos años al bloqueo del escritor, obtiene la posibilidad de emplear el potencial completo de su cerebro gracias a una droga milagrosa (e inventada para propósitos del filme).

Cooper, que ha actuado anteriormente en títulos como “The Hangover” y “The A-Team”, dijo ante los periodistas que había leído el guión -escrito por Leslie Dixon- hacía ocho meses y que le había encantado, aunque no sabía en ese momento que estaba basado en “The Dark Fields”, una novela de Alan Glynn que causó cierta sensación en el circuito independiente.

“Lo cierto es que no leí la novela hasta que obtuve el papel, y ni siquiera sabía que existía antes de eso”, confesó el actor. “Pero la historia era increíble, y poco después de leerla, me reuní con [el director] Neil Burger, porque el personaje de Eddie Morra, que va a de la A a la Z en unas cuantas escenas, me parecía fascinante”.

Cooper dijo que le parece interesante que, cuando recién lo conocemos, Morra parece estar resignado a que su vida transcurra sin que se desarrolle su potencial. “Este tipo logró tener un contrato para publicar un libro a los 25 años y se la ha pasado hablando de lo bueno que va a estar, pero ha transcurrido una década y todavía no lo ha escrito”, contó.

Cooper2Si tuviera la oportunidad de tomar una pastilla mágica como la que se presenta en la película, el actor trataría en primer lugar de aprender todos los idiomas posibles. “Después de eso, me pondría a tocar todos los instrumentos musicales disponibles”, agregó. “Me encantaría poder departir con todos los músicos del mundo y poder comunicarme con quien fuera en cualquier lugar en el que me encontrara”.

Eso no lo llevaría a dejar el área profesional en la que se encuentra, aunque lo inclinaría hacia otro puesto. “Siempre he querido ser director, y no lo he hecho por una cuestión de miedo”, dijo el actor. “Creo que tengo al menos una historia que me gustaría relatar”.

En ese sentido, Cooper no cree que el éxito de “Limitless” descanse completamente en sus hombros, como comentó alguien, ya que le otorga muchos méritos a Burger. “El me dio la oportunidad de ser este tipo en el campo de batalla que ayudó a que el proyecto se realizara, y la experiencia me encantó”, afirmó. “Interpretar a un personaje así fue completamente excitante; me sentí sumamente cómodo con él”.

La manera de actuar de Morra tras ingerir la droga fue un aspecto particularmente interesante para el actor. “Yo suelo hablar de manera muy rápida, y este personaje me dio la oportunidad de interpretar diálogos muy largos de un modo especial, porque Eddie no tiene pausas ni tartamudea cuando dice algo cuando se encuentra bajo los efectos de la pastilla”, precisó el entrevistado.  “Neil filmó casi todas esas escenas en una sola toma, sin cortes, como si se tratara de una obra teatral”.

Cooper esquivó hábilmente las preguntas que insinuaban la posibilidad de que el filme provocara el consumo de sustancias ilícitas. “Esta no es realmente una historia sobre drogas, sino sobre el poder y el modo en que lo manejas”, dijo. “Trata de un tipo que súbitamente tiene mucho poder en sus manos y que debe decidir si va a emplearlo con respeto o abusar de él”.

Además, el actor insistió en que la droga de la película se diferencia de muchas otras drogas reales en el sentido de que no provoca alucinaciones ni sensaciones irreales, sino que despierta una extraordinaria sensación de lucidez. “No hace que te sientas ‘volado’ ni nada por el estilo, sino que te permite enfocarte en lo que quieres hacer y encontrar la manera de hacerlo”, precisó.

Cuando se quiso saber si adoptaba una mentalidad específica para actuar en diferentes géneros (como la comedia “The Hangover” o el thriller “Limitless”), respondió que no se preparaba de manera distinta. “Se trata de hacer un papel, y si bien las maneras de llegar a él pueden alterarse, la preparación esencial sigue siendo la misma”, añadió. “Por decirlo de otro modo, lo único que cambia es la partitura”.

Cooper ha trabajado siempre de manera bastante continua, pero el éxito de “The Hangover” lo llevó a un nivel de popularidad del que no había gozado antes. “Haber sido parte de una película tan lucrativa en términos financieros provee oportunidades, obviamente; pero también trae consecuencias que no quieres necesariamente tener, como paparazzis”, dijo el actor.

Cooper_3“Tienes que aprender a navegar de una manera distinta”, agregó. “Lo bueno es que te llegan ofertas interesantes; no sé si Relativity [el estudio productor] hubiera querido contratarme para “Limitless” sin ese antecedente”.

Un antecedente que, por cierto, dará para más, ya que se sabe que Cooper se encuentra actualmente involucrado en el rodaje de “The Hangover: Part II”, lo que lleva a pensar a algunos que podría encasillarse en el género de la comedia.

“Eso es algo que no me preocupa, porque lo que me interesa es trabajar con grandes directores y con grandes actores”, destacó. “Eso mismo hará que no repita realmente mis papeles ni las historias que elijo”.

El actor es consciente de que su viejo rol en la teleserie “Alias” (donde interpretaba a un periodista de gran espíritu) sí comprometió en algún momento sus opciones. “Iba a audiciones y la gente pensaba que era demasiado dulce, pero que no tenía filo”, recordó.

“Hasta que [el director] David Dobkin me dio la oportunidad de contratarme para ser el malo, el sociópata de “Wedding Crashers”; y, después de eso, todo el mundo empezó a decir que, en realidad, yo era un tipo malísimo, antipatiquísimo”, dijo entre risas.

Para él, poder compartir el rodaje de “Limitless” con una figura de la talla de Robert De Niro fue “la cereza que coronó el pastel”. “Tengo una larga historia con Robert, aunque él no lo sabe”, afirmó con una nueva risa. “Para empezar, él es, básicamente, la razón por la que me hice actor”.

Eso fue sólo el inicio de la relación de un solo lado: mientras Cooper estudiaba en el Actors Studio de Nueva York, tuvo la ocasión de hacerle una pregunta a De Niro durante una visita efectuada por éste al centro de estudios, y años después, volvió a hablar con él durante una audición fallida.

“Tras eso, lo volví a ver en un festival de cine”, recordó el entrevistado, antes de mostrar una sonrisa. “Por supuesto, no se acordaba de mí”.

El cuarto encuentro se dio hace unos meses, en un hotel de Los Angeles, y la diferencia principal fue que, en este caso, Cooper había citado a De Niro para invitarlo a participar en “Limitless”, un pedido que parecía descabellado. “Sentí que ya lo conocía, y logré convencerlo, porque dos días después aceptó el trabajo”, concluyó el actor.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar