Imprimir
Mar
25

Entrevista con Zack Snyder, director de SUCKER PUNCH

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Snyder1-SP

A lo largo de los últimos años, Zack Snyder ha logrado una doble reputación: ha sido tanto  fabricante de lo imposible como generador de desacuerdos.

Al comienzo, sin embargo, todo parecían alabanzas:  luego de trabajar como publicista y director de video-clips, hizo su debut en la pantalla grande con “Dawn of the Dead” (2004), un ‘remake’ de la emblemática cinta de George A. Romero que, contra todas las expectativas, fascinó a los críticos y a la audiencia.

Sus dos siguientes proyectos fueron inspirados por el mundo del cómic: “300” (2007), que se basó en la obra híper-violenta de Frank Miller, y que fue aclamada por su ingenio visual -pero criticada por sus supuestas tonalidades racistas-, y “Watchmen” (2009), que tomó como base una soberbia novela gráfica de Alan Moore y Dave Gibbons, y que impresionó porque era un proyecto supuestamente imposible de filmar  -pero decepcionó a quienes creyeron que se quedó corto en sus intentos.

Snyder2-SP“Sucker Punch”, que se estrena hoy, promete seguir la senda de estos dos títulos, al menos si se tienen en cuenta las contrastantes reacciones de los que asistieron al reciente screening de prensa (ver nuestra sección de Reseñas). Pero, sea cual sea el resultado, Snyder se siente convencido de que intentó al menos hacer lo correcto, como lo reveló durante las mesas redondas que organizó el estudio para presentar la ambiciosa cinta.

En ella, Emily Browning  (“A Series of Unfortunate Events”, “The Uninvinted”) interpreta a Babydoll, una jovencita que es internada en un hospital psiquiátrico que hace las veces de cabaret. Allí, debe compartir la pista de baile -y los abusos del dueño- con otras atractivas muchachas, interpretadas por Abbie Cornish, Jena Malone, Vanessa Hudgens y Jamie Chung.

Pero éste no es un drama carcelario, sino una cinta con muchos elementos fantásticos y un enorme nivel de energía, ya que, para apartarse del drama que vive, Babydoll se transporta imaginariamente a realidades distintas a las que la rodean.

Lo primero que se nota al ver el filme (que se abre con el “Sweet Dreams” de Eurythmics en la voz de Browning) es el peso otorgado a una banda sonora, normalmente rockera, que inunda prácticamente cada una de las escenas que se desarrollan en los territorios de la fantasía.

“Me encantó la idea de que hubiera una canción como apertura y cierre de cada secuencia de sueños, porque cuando escuchas una canción que te gusta y cierras los ojos, ésta te puede llevar a otro lugar [del que te encuentras”, dijo Snyder. “Pero lo cierto es que no sé realmente cómo ha funcionado, porque cuando trabajas haciendo un edificio ladrillo por ladrillo, pierdes la perspectiva del resultado”.

SP2El director y guionista reconoció que le cuesta trabajo ver el filme como un conjunto, ya que pasó varios años metido en cada toma, analizando su textura y sus detalles. “Es como “The Matrix”; veo el código, pero no el mundo real”, bromeó. “En ese sentido, es difícil; pero estoy orgulloso y me divertí mucho haciéndolo”.

Dijo que, como “Watchmen” se ha estado exhibiendo mucho en HBO, decidió verla de principio a fin hace unos días. “Me pareció buena, me pareció divertida; cuando veo el corte del director, que dura como tres horas, me sorprendo de haberlo podido hacer”, reconoció. “Pero, al menos en mi caso, es necesario dejar pasar unos tres años para poder ver uno de tus filmes de nuevo”.

Snyder adelantó que “Sucker Punch” también tendrá un corte del director, en el que se sumarán cerca de diez minutos, constituidos sobre todo por escenas de combate. “Hacer las secuencias de acción fue un poco difícil, sí”, agregó el cineasta, como restándole importancia al asunto. “Es una película bizarra y oscura, por supuesto, y los involucrados lo sabían; pero me imagino que fue por eso que les pareció original”.

En ese momento, su esposa Deborah -que produjo la cinta- intervino en la conversación para reconocer la confianza de Warner Bros. en un proyecto que no era necesariamente comercial. “Lo que hemos hecho con ellos nunca ha sido predecible; “300” tuvo mucho éxito, pero cuando presentamos la idea, nadie sabía lo que era”, recordó.

“La comparaban con “Troy” y “Alexander”, y nosotros les decíamos que no, que iba a lucir como un cómic book, como la novela gráfica de Frank Miller [en la que estaba basada]; pero realmente no lo entendían”, prosiguió ella. “Tuvimos que presentarles una toma de prueba, como lo tuvimos que hacer de nuevo para “Sucker Punch”, armando una especie de trailer de un minuto y medio, con cosas [extraídas] del anime y de los video juegos”.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar