Imprimir
Abr
01

Entrevista a Duncan Jones, director de SOURCE CODE

Escrito por Sergio Burstein

Duncan_Jones

Ser hijo del maestro  David Bowie podría ser una excusa suficiente para gozar de la buena vida y no preocuparse por el futuro. Pero Duncan  Jones (que lleva el verdadero apellido de su padre) siempre tuvo ganas de hacer algo y, por suerte, no asumió nunca tendencias musicales, lo que hubiera resultado probablemente fatal en términos comparativos.

No; al muchacho le dio por el cine, y luego de hacer un cortometraje exitoso, debutó oficialmente en el largo con “Moon” (2009), un impresionante drama de ciencia-ficción de bajo presupuesto que no fue un gran éxito comercial, pero que deslumbró a los críticos y a todos los que tienen dos dedos de frente en la cabeza.

Para suceder al auspicioso estreno, Jones elegió un thriller de gran envergadura, con connotaciones fantásticas, que recurre a un gran reparto (Jake Gyllenhaal, Michelle Monaghan, Vera Farmiga y Jeffrey Wright) y que fue escrito por el desconocido Ben Ripley.

Gyllenhaal interpreta a Colter Stevens, un militar que despierta en el cuerpo de un desconocido, y que descubre además que forma parte de una misión para  encontrar al terrorista que atacó un tren.

“Jake fue el que me pasó el guión”, fue lo primero que dijo el cineasta durante el día de prensa de la flamante cinta. “Lo leí y me excitó mucho, porque aunque me doy cuenta de que éste es un producto de entretenimiento [comercial], pensé que era algo a lo que podía meterle el diente, ya que tenía un ritmo endiablado, empezaba literalmente con un estallido y seguía todo el tiempo a cien kilómetros por hora”.

Duncan_Jones_2Jones se sintió también atraído por el hecho de que no se trataba únicamente de un relato basado en la ciencia-ficción, sino de uno que poseía varios niveles, porque tenía elementos provenientes del romance y del misterio. “Mi primera película, “Moon”, tenía un ritmo muy pausado, y ésta me permitía irme hasta el otro lado del espectro”, agregó.

El entrevistado hizo el citado filme hace sólo dos años, sin expectativas de ningún tipo; rodar su segundo proyecto lo hizo sentirse mucho más nervioso, y eso se trasladó a la reciente presentación hecha en el festival SXSW.

“Ahora sí hay gente que se encuentra muy interesada en los resultados, porque “Moon” tiene definitivamente fans”, reconoció. “Espero que ellos entiendan que esta película va a ser muy distinta a la anterior; y me parece que los que estuvieron en SXSW lo hicieron, porque la pasamos muy bien allí”.

Durante la misma jornada de prensa, los intérpretes que estuvieron al mando de Jones aseguraron que se trata de un magnífico director de actores. “Creo que eso tiene que ver con el hecho de que me gusta tratar muy bien a la gente, empezando por mis amigos y por mi novia”, dijo el realizador. “Una buena parte de mi trabajo consiste en crear un ambiente de trabajo que resulte ideal para los actores; no estoy en el set para hacerles decir simplemente unas líneas y después cortar la toma”.

Jones recordó que sus planes iniciales en cuanto a una profesión lo tenían como maestro de escuela. “Estudié filosofía, y parecía destinado a hacer algo que en verdad no iba con mi naturaleza”, expresó. “Pero todo eso me sirvió para aprender mucho de mí mismo, porque no todos tenemos la suerte de encontrar de manera inmediata la pasión de nuestras vidas”.

La reclusión física y espacial de “Moon” es un interesante contraste con la amplitud de horizontes -al menos geográficos- que ha tenido el director a lo largo de su vida. Aunque reside en Los Angeles desde mayo del año pasado, Jones nació en Inglaterra y vivió en diferentes ciudades del mundo entero.

“Mi padre viajaba mucho, y yo me iba con él”, comentó, en alusión al legendario rockero. “Crecí entre Suiza, Berlín, Tokio, Sidney, Nueva York, Los Angeles y Arizona; fui al ‘college’ en Ohio, me gradué en Tennessee, estudié cine en Londres… he estado por todos lados, realmente”.

Pese a ello, Jones considera que se siente cómodo allí donde esté. “Soy un camaleón, y trato siempre de considerar todos los lados y todas las opiniones en una discusión, aunque eso no me ayude necesariamente con mi novia”, lanzó con una risa.

Source_Code1“Pero me parece que es una herramienta muy útil al momento de dirigir, porque te permite tener una idea clara del lugar al que se dirigen los personajes y el modo en que estas decisiones los afectan, lo que a su vez te permite darle a los actores más opciones de las que ellos mismos tienen en mente para la interpretación”.

Como sus dos primeros largos se inclinan hacia el género fantástico, es razonable pensar que éste es el género favorito de Jones. “Mi siguiente proyecto, que escribiré yo mismo, será también de ciencia-ficción, pero como la gente piensa que soy buen director de actores, estoy recibiendo guiones que van completamente por otro lado, y los estoy tomando en consideración ahora mismo”, señaló.

El británico considera que uno de los desafíos mayores de la ciencia-ficción contemporánea es mantenerse al día con los constantes avances de la tecnología. “Hace poco fui a una conferencia científica y me dio miedo, porque muchas de las cosas que yo creía [reservadas al mundo] de [la] ciencia-ficción ya se han dado o están por darse”, explicó.

“Hablaron, por ejemplo, de una técnica que permite que una persona completamente ciega tenga una visión parcial, así como de un control remoto que controla a insectos vivos y puede hacerlos volar”.

Jones manifestó su admiración por el cine de ciencia-ficción independiente, citando títulos como “Monsters” y “District 9”. “El avance de la tecnología para efectos especiales ha ayudado mucho, porque ha bajado radicalmente los costos, pero no puede ser la base del género”, recordó.

“Confío en que, una vez que se agote el interés por las explosiones espectaculares y los alienígenas digitales, se impondrán las buenas historias y los personajes bien construidos”, agregó. “Y eso producirá un renacimiento completo de la ciencia-ficción”.

En todo caso, el hijo de Bowie dice que admira profundamente a los hermanos Coen y a Tarantino, porque son capaces de crear historias originales y brillantes y de filmarlas sin salirse del presupuesto establecido. “Mi ambición es ser como ellos; “Moon” fue el primer paso para lograrlo, limitado por el dinero; “Source Code” me ha dado la  oportunidad de trabajar en Hollywood con un gran reparto, y espero que mi tercer filme pueda conciliar los dos aspectos”, afirmó.