Imprimir
Feb
23

Entrevista con Paco Delgado, nominado al Oscar al Mejor Vestuario por LES MISERABLES

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Paco_Delgado_1

La piel que habito”, de Pedro Almodóvar, y “Balada triste de trompeta”, de Alex de la Iglesia, tuvieron no sólo en común el haber sido dirigidas por dos de los más grandes cineastas del cine hispano y mundial, sino también la presencia de un vestuario sumamente expresivo, se tratara del que llevaba el extravagante hijo del personaje interpretado por Marisa Paredes (en el primer caso) o del atuendo inigualable de un payaso psicótico (en el segundo).

Esa vistosa circunstancia se volverá a exhibir en la celebrada "Blancanieves” de Pablo Berger, una impactante fantasía en blanco y negro que se estrena en Estados Unidos el 29 de marzo. Pero esta último será motivo de otra cobertura; por el momento, lo importante es saber que el responsable de estos alucinados atuendos es Paco Delgado, un simpático caballero español que se encuentra ahora mismo nominado al Oscar a Mejor Vestuario por su labor en “Les Misérables”.

Cuando nos comunicamos con él, Delgado se encontraba todavía recuperándose de una semana en la que cada día parecía haberlo despertado con la noticia de una nueva nominación en un evento distinto. “Anunciaron una el lunes, otra el martes, otras el miércoles, una más el jueves… cuando llegó el viernes y no anunciaron ninguna, no me quedó más que deprimirme”, dijo él con una risa. Aunque no le seguimos la pista a todos, sabemos que se llevó ya al menos el Goya (por “Blancanieves”), lo que constituye un adelanto interesante de lo que pueda pasar mañana, porque, en desmedro de sus muy visibles talentos, no había ganado hasta ahora nada.

Paco_Delgado_2

Es extraño que no hayas sido nominado hasta ahora a un Oscar, porque habías trabajado ya antes de esto con grandes como Almodóvar y De la Iglesia y, además, en cintas suyas donde el vestuario fue siempre muy llamativo. Parece que tuvo que llegar Tom Hooper para que se te considerara finalmente, aunque “Les Misérables” tiene probablemente el vestuario más impresionante que hayas hecho en tu carrera, al menos en cuestiones numéricas.

Hombre, como decimos en España, esta película es un bombón. La historia misma es increíble; es una de esas que conoces muy bien, porque en su caso, ha estado presentándose en Inglaterra durante 26 años, y la han visto 80 millones de personas. Hooper tomó una decisión increíble al llamarme, porque no me conocía demasiado; lo único que hicimos antes juntos fue una promoción para el ron Capitán Morgan, pero parece que eso fue suficiente como para que le dieran ganas de llamarme para este proyecto. Lo considero un acto de valentía increíble.

¿Y a quién vestiste en ese proyecto?

A todos. Fueron tres o cuatro cortos, en los que habían muchos piratas y personajes del Siglo XVII; a Hopper le gustó lo que hice con el vestuario de época, y ya entonces me contó lo de “Les Misérables” mientras me insinuaba que le encantaría tenerme en la película. Una vez que me llamó, fui a Inglaterra y me quedé nueve meses trabajando por allí.

Paco_Delgado_3No todo el mundo conoce bien el trabajo que haces. ¿Decides cómo van a lucir los personajes, haces bocetos y continúas después en el proceso?

Primero investigo sobre la moda de la época, los tejidos que existían, cómo se veía la gente dependiendo de su clase social. Luego de conseguir la documentación y de pensar en el color, haces bocetos y se los enseñas al director, que se los enseña al “production designer”; se van comentando, y cuando todos están contentos, comenzamos a confeccionar el vestuario. Fue muy arduo, porque había que encontrar las telas adecuadas, teñirlas a veces y una vez que estaba hecho, en el caso de los pobres, envejecerlas para que quedaran muy ajadas, porque ellos habían pasado años y años con los mismos trajes.

¿Tuviste la oportunidad de trabajar con los actores?

Este trabajo se hace siempre muy cerca de los actores. De hecho, me encanta hablar primero con ellos, para ver qué les parece lo que he hecho y si pueden aportar algo. Los veo muchas veces; se hacen muchas pruebas, porque no se les da el traje listo y ya está.

¿Quién se puso más exigente con lo que le ofrecías?

Tuve mucha suerte; no puedo contar ninguna de esas historias tipo desastre que circulan por ahí. Hugh Jackman es un tipo realmente encantador, al que le gustó mucho lo que le di, y puedo decir lo mismo de Russell Crowe y, por supuesto, de Anne Hathaway. Lo cierto es que todo el mundo estaba feliz por poder estar en esta película, ya que se luchó mucho para hacerla.

Paco_Delgado_4

¿Hiciste también investigación referida a las versiones de escenario del mismo musical?

Había visto el de Londres [que es el original] hace muchos años, y me acordaba vagamente de él; pero cuando me metí en este proyecto, lo volví a ver. Después vi en Barcelona uno diferente, que era más historicista, con mayor recreación de la época. Nosotros miramos el musical ya hecho con muchísimo respeto, pero intentamos a la vez algo que fuera lo más original dentro de lo posible, tomando en cuenta, eso sí, que teníamos un antecedente famosísimo que se encuentra en la memoria de millones y que es por lo tanto imposible de borrar. Tratamos también de recuperar la fuente de Victor Hugo.

No podemos terminar sin hablar al menos un poco de “Blancanieves”, la película española en la que también trabajaste y que está teniendo un éxito impresionante, aunque no quedó como finalista de los Oscar.

Es una película increíble, que ha salido de un director que resulta ser un visionario, porque estuvo tratando por 8 años de hacer esta cinta muda y en blanco y negro. Cuando estábamos por fin a punto de empezarla, nos cayó el bombazo de que había otra, esta vez francesa, con la misma modalidad [“The Artist”], y estuvimos a punto de parar todo, pese que la idea de Pablo [Berger] se había dado antes. Es que en el cine ocurren a veces cosas muy locas; es lo mismo con esto de las diferentes versiones de “Blancanieves” en un mismo año. No es que alguien se copie de otro, porque son procesos simultáneos que se dan en lugares muy distantes. Es algo muy interesante.