Imprimir
Sep
20

Entrevista con Stuart Blumberg, director y guionista de THANKS FOR SHARING

Escrito por Sergio Burstein

THANKS-FOR-SHARING-SBlumberg-Still

"Thanks for Sharing", que se estrena hoy en salas de EE.UU., es el debut como director de Stuart Blumberg, quien se diera a conocer por el logrado guión que escribió para la celebrada cinta "The Kids Are All Right", dirigida por Lisa Chodolenko. Aquí, Blumberg, que compartió la escritura con Matt Winston, toma entre sus manos un tema especialmente polémico: el de las adicciones sexuales.

Empleando a un talentoso reparto de estrellas encabezado por Mark Ruffalo, Gwyneth Paltrow y Tim Robbins, el cineasta graduado de Yale le da vida a una comedia dramática que busca desmoronar ciertos mitos y demostrar que las situaciones más dramáticas de la vida pueden darle espacio a la risa, pese a que, durante la entrevista que sostuvo con MANGANZON, el ahora realizador se comportó con una impresionante seriedad.

De todos modos, habló claramente de cuáles eran sus intenciones al hacer esta película, de la manera en que investigó el delicado tema, de los retos que enfrentó como director debutante, del interés que le generan las historias de relaciones humanas y, por supuesto, de la candente escena en la que Paltrow hace un 'strip tease' ante Ruffalo. Puedes leerlo todo en la transcripción que viene a continuación... y gracias por compartir(lo).

thanks-for-sharing-movie-posterStuart, hay muchas cosas interesantes en "Thanks for Sharing", pero me gustaría empezar preguntándote por tu elección del tema: las adicciones sexuales.

Creo que es un asunto muy interesante que se ha puesto en la conciencia pública en los últimos años, no solamente en la manera en que se manifiestan sus síntomas, sino también en el modo en que los que lo sufren pueden recuperarse.

¿Qué tipo de investigación hiciste? Porque me imagino que esos grupos de apoyo son muy cerrados...

Pude ir a un grupo de 12 pasos, llamado Al-Anon, que sirve para ayudar a quienes tienen a conocidos en Alcohólicos Anónimos; allí conocí a un par de personas que lograron contactarme con grupos de terapia sexual en Nueva York y Los Angeles.

Pero usar la adicción sexual en una película no es como usar al alcoholismo, por ejemplo, porque tienes que mostrar ciertas situaciones sexuales sin caer en la explotación. ¿Qué tan difícil fue eso?

Fue un desafío, porque te metes a hacer algo sobre un tema que la gente ni siquiera puede ver sin sentirse alterada. Por eso, decidí que la regla debía ser mostrar imágenes de este tipo sólo cuando dijeran algo importante sobre el personaje, sin que resultaran baratas ni gratuitas. Tenían que tener un propósito.

Thanks for Sharing 1

¿Y qué tan difícil fue hallar humor en esas situaciones, en ese drama?

No me resultó muy complicado, porque había situaciones de la historia que pedían a gritos ese tratamiento, sobre todo cuando los personajes estaban buscando substitutos para lidiar con sus problemas. Por ejemplo, uno de los personajes se da cuenta de que no puede seguir tomando el tren, por lo que decide usar una bicicleta, algo que obviamente no va bien con él porque no parece estar hecho para ello.

De todos modos, hay gente a la que no le gusta que se combinen de este modo el drama y la comedia.

No lo sé; hay gente a la que le gusta la comedia sin nada de drama y gente a la que le gusta el drama sin nada de comedia, pero conozco a muchos que saben que la vida es más complicada que eso y que, como yo, gustan tener los dos géneros en una historia.

Como director debutante, ¿fue intimidante darle órdenes a todos los actores famosos que tenías en el set?

Al comienzo, sí, porque además de ser famosos, varios de estos actores son también directores. Creo que me tomó una semana para saber realmente lo que estaba haciendo y darme cuenta de que yo era el que conocía el material de mejor modo que todos los demás. Una vez que fui capaz de levantarles la voz, me di cuenta de que me había puesto finalmente al mando [risas].

thanksforsharingstill

Hay una escena muy reveladora en términos físicos con la impresionante Gwyneth Paltrow; ¿cómo fue filmar eso?

Tienes que ser sensible. Cuando hacen escenas de naturaleza sexual, los actores requieren que se filme con lo que llamamos 'set cerrado', es decir, con el mínimo personal posible; pero también hay que considerar que en un caso como éste, todos son profesionales adultos que saben lo que están haciendo. No haces un gran alboroto; simplemente, dejas que la gente haga lo que tiene que hacer.

¿Y qué debemos sentir como espectadores ante una escena así? Gwyneth se ve muy bien...

Es un momento intencionalmente ambiguo. Cuando los hombres ven a Gwyneth de ese modo, es natural que se exciten; pero la idea de la escena es que, después de ello, se den cuenta de que hay algo raro que está pasando, algo más complicado. Creo que va a provocar distintas reacciones en distintas personas, y eso es algo que no me molesta.

De todos modos, el protagonista principal es Mark Ruffalo. ¿Tuviste oportunidad de conocerlo durante el rodaje de "The Kids Are All Right"?

Sí; tuvimos desde entonces una relación muy cordial, y eso hizo mucho más fácil que lo llamara para esta película. Ya sé que hay directores a los que no les gusta tener al guionista en el set, pero mi relación con Lisa es muy cercana, y estuve allí todos los días de rodaje.

Escribiste "The Kids Are All Right" con ella, y esta película con Matt Winston; parece que es una modalidad que te gusta.

Me gusta mucho colaborar, porque siento que de ese modo saco lo mejor de mí y me introduzco en direcciones por las que no iría normalmente.

Thanks 6

Eres obviamente una persona a la que le interesan las relaciones humanas; ¿pero cómo haces para encontrar algo original en esas relaciones y trasladarlo a la pantalla?

Es tan simple como buscar historias que a mí mismo me gustaría ver en las salas; historias que no hayan sido contadas, y que digan algo nuevo sobre un tema que ya se ha tratado. Parto de una pregunta cuya respuesta no tengo; en "The Kids Are All Right", se trataba de indagar cuál es la definición de una familia, y en "Thanks for Sharing", era cómo hacer para tener una sexualidad sana cuando no la has tenido antes. Todo empieza para mí con una pregunta, y los personajes vienen después.

Como sueles centrarte en los personajes, no esperábamos encontrar en esta cinta un lenguaje visual espectacular; pero lo que hiciste se ve muy bien, sin parecerse para nada a un telefilme. ¿Cómo decidiste el modo en que luciría la película?

Tuve desde el comienzo la idea de que el estilo fuera muy natural, para que la audiencia pudiera centrarse en los personajes, y para ello, trabajé estrechamente con mi director de fotografía Yaron Orbach, con el fin de que la cámara hiciera que el espectador se sintiera como si estuviera en el mismo cuarto con los actores. Usamos mucha luz natural y cámara en mano, y aplicamos lo mismo a las locaciones, buscando unas que se vieran completamente realistas.

¿Tienes directores favoritos?

Tengo un puñado que me gusta en particular, en el que se encuentran Lisa, Dave O. Russell, Alexander Payne y Jason Reitman, es decir, los que mezclan justamente la comedia con el drama.

¿Qué viene para ti?

Una película sobre pizza, zen y budismo.

¿En serio? Porque sé que eres judío... ¿lo vas a hacer como un desafío personal?

Exactamente. Aunque ahora hay muchos judío budistas; se hacen llamar 'yu-bus'. Estoy reescribiendo el guión y pienso dirigirlo en el 2014.