Imprimir
Jun
23

Entrevista con Alejandro Jodorowsky, director de LA DANZA DE LA REALIDAD

Escrito por Sergio Burstein

Jodorowsky 1

Si tienes algún tipo de interés en el cine artístico de calidad que trasciende toda clase de fronteras, debes acudir corriendo a algunas de las funciones estadounidenses que quedan de "La danza de la realidad", la nueva obra maestra del legendario Alejandro Jodorowski, para la que hubo que esperar pacientemente durante 23 años.

Gracias al extraordinario talento que derrocha en todo lo que hace, el chileno radicado en París tiene entre los entendidos un nivel de popularidad que ha atravesado también las generaciones, lo que se prueba en la buena acogida que está teniendo la nueva producción, que reseñamos ya por aquí y que reconstruye de modo impredecible su infancia en el pueblo que lo vio nacer, rodeado de una serie de personajes extravagantes que incluyen a su padre estalinista (interpretado por su propio hijo Brontis) y a su madre, quien dice todo cantando (el rol cayó en manos de la vocalista Pamela Flores).

Debido a las diferencias de horario entre Los Angeles (donde se hace MANGANZON) y la capital de Francia, fue realmente difícil coordinar la siguiente entrevista; pero una vez que se concretó, fuimos capaces de conversar de manera extensa con el maestro de 85 años, quien se mostró particularmente generoso al hablar de su esperado regreso a la pantalla grande, de sus futuros proyectos y hasta del Mundial Brasil 2014... aunque, por este lado, no deben esperar alabanzas de su parte.

Jodorowsky 2Alejandro, pasó mucho tiempo desde su película anterior ["The Rainbow Thief"], pero eso generó una expectativa que no ha sido decepcionada, porque todo el mundo está muy entusiasmado con esta nueva obra.

Dicen por ahí que si Dios te lanza un dulce, abras la boca. Yo no hice nada para hacer un cine comercial ni industrial; traté siempre de expresarme de forma artística, pasara lo que pasara, a riesgo de perderlo todo. Me costó mucho encontrar a productores que quisieran arriesgar su dinero; para una película americana, los 4 millones que se usaron en ésta no son nada, pero a mí me tomó 23 años encontrar a gente que quisiera meterse en la aventura de no pensar en el negocio, sino de crear algo artístico. Fue un asunto de paciencia y de perseverancia. Interiormente, yo no tengo edad; sólo envejezco por fuera, y por eso podía esperar.

¿No ha visto entonces recientemente nada de Hollywood que le haya gustado?

A veces veo el cine independiente, y aunque hay cosas buenas, siempre tienen el mismo tema: el dinero. ¡No salen de eso! Pasa lo mismo con las de ciencia-ficción: son buenas, claro, pero nunca llegan a la profundidad; siempre se quedan en el mismo tema del poder y del dinero. Y luego, estoy cansado de ver a esos superhéroes que destrozan ciudades, oye; a Nueva York ya me la han destruido quinientas veces. Ese es un cine para cretinos, para niños que comen popcorn; yo creo que puede y debe haber un gran cine para adultos.

Hace poco se estrenó también el documental "Jodorowsky's Dune", donde se habla del proyecto que Ud. tuvo con la novela de Frank Herbert y que finalmente no pudo realizar, pero que parece estarle dando ahora más fama que la versión finalmente rodada de David Lynch. Esto habla de un status muy grande.

Nunca busqué ser famoso, sino hacer lo que quería y que me gustara lo que hago. Mucha gente tiene talento, pero está obligado a hacer cosas por los consejos de los productores y de las estrellas, y eso desvía la atención de un artista.

Pese a que no se trata en lo absoluto de un filme comercial, "La danza de la realidad" es su cinta más accesible en lo que respecta a las que Ud. ha reconocido como propias. ¿Fue intencional hacerla así?

No lo intenté, pero creo que he ido cambiando. Cuando empecé, yo era muy mental [sic]; hacía películas sobre símbolos, sobre metafísica, y ahora hice algo en el terreno de las emociones, que es algo que todo el mundo entiende. Con la fama del fútbol [que se vive actualmente a raíz del Mundial], pocos tienen pensamientos filosóficos; sólo piensan en patear una pelota. Yo no soy un vendedor, sino que traté de realizar algo profundo.

En Estados Unidos, la distribución de "La danza" está siendo por partes y por ciudades, lo que podría sonar raro. Pero me imagino que, para Ud., el término "raro" es más bien positivo.

Me gusta todo lo que no sea normal; lo normal me aburre. Nací con mucha imaginación, en un pequeño pueblo donde no tenía amiguitos. Se me discriminaba porque era muy distinto; aprendí a leer a los 4 años, y me la pasaba en la biblioteca, donde aprendí mucho. Todo lo que sea imaginario me gusta; lo banal y lo vulgar me aburren.

¿No está viendo entonces el Mundial? Porque no le está yendo mal a Chile...

¡Dios me libre de ver eso! Es un comercio peor que el del cine industrial; [los de] la FIFA son unos gangsters. No sé cómo la gente es tan tonta y cree en esas cosas, que la ponen a gritar como niños locos. El fútbol era un buen deporte cuando lo inventaron los masones en Inglaterra; era muy simbólico, y por eso atrae tanto a la gente, como la religión. Pero ahora está siendo usado de una forma asquerosa.

Ud. habló ya de la imaginación, y muchos nos preguntamos si lo que se ve en "La danza" está completamente basado en su vida real o se encuentra lleno de invenciones.

Todo es verdad, pero llevado a un lenguaje cinematográfico y artístico y, sobre todo, a la visión de un niño. Así es como yo vi la vida en ese momento, no ahora. Bueno, mi padre nunca fue a matar a un dictador [como en la película], pero siempre habló de hacerlo; y mi madre nunca cantó ópera, pero siempre quiso ser cantante. Yo realicé para ellos estos sueños.

Jodorowsky 2 a

Una de las frases más brutales que el padre le dice a su hijo Alejandro es: "Dios no existe; te mueres y te pudres, y no hay nada más". ¿La decía de verdad su padre?

Me lo dijo cuando yo tenía 5 anos, y me dejó neurótico hasta los 40. Me dio fiebre. Busqué aspirinas metafísicas durante mucho tiempo, porque no había paraísos, ni dioses ni nada. Fue muy fuerte vivir así.

Y he leído que Ud. es un ateo...

No, no soy ateo, porque soy inteligente, y cuando ves este universo tan inmenso, lo que es un cuerpo humano y lo que es un cerebro humano, no puedes pensar que eso se deba al azar; hay una finalidad, aunque no sé cuál es. Hay una mente; qué tipo de mente es, no lo sé. Hay un principio impensable que llamamos Dios. Lo he visto en acción con mi película; ese Dios que supuestamente no existe me ha protegido. Hice esto en un pueblito chiquito de Chile, y mira hasta dónde ha llegado; eso significa que he recibido un regalo divino. Pero ese Dios no puede tener barba ni forma humana, no puede ser hombre ni mujer; ésas son construcciones mentales. Esto es un principio creador.

¿Le sirvió "La danza" para saldar cuentas con su pasado y con su país, en el que no vive desde hace tiempo?

Sí; filmé con mis hijos, porque uno de ellos hizo de mi padre y otro de mi profesor de escuela. Volví [a Tocopilla, su lugar de origen y el lugar donde rodó] para curarme, porque me sacaron de ahí a los 9 años. De un momento a otro, mi padre me dijo: "Nos vamos a la capital", y yo caí; me dio una urticaria que me afectó todo el cuerpo, y no me podían ni siquiera llevar al barco. Entonces mi padre llamó a unos médicos chinos, y ellos me curaron en dos horas. Después, debido a la mudanza, engordé hasta los 100 kilos; era como un pequeño elefante angustiado, hasta que a los 16 años empecé a escribir poemas y me liberé. Esta película está basada en un libro del mismo nombre en el que lo cuento todo; pero sólo reproduce un capítulo, el de mi infancia.

¿Habrá entonces otras películas con los demás capítulos?

Es posible, pero no inmediatamente; ahora mismo estoy preparando una película que se llamará "Juan Solo", basada en un cómic que ya hice. Quiero hacer algo exterior, para que no crean que sólo me interesa hablar de mí mismo. Luego, haré la continuación [de "La danza"], si es que sigo viviendo, porque a mi edad, la gente se muere, se pudre y no hay nada más [risas]. Si el cuerpo aguanta, la voluntad sobra.

¿Habrá entonces vida después de la muerte? ¿Qué espera Ud.?

No espero nada. Cada día, me levanto y me digo: "¡Qué maravilla!" Estoy feliz de estar vivo, y la vida es increíble. ¿Qué mas quiero? Crear sin cesar.

En la película, hay cierta alusión al antisemitismo que se vivía en Chile, porque Ud. tiene un apellido judío.

Mi padre sufrió esos problemas, y por eso, se hacía pasar por chileno y por ruso. Yo sufrí por la circuncisión, porque mi sexo era diferente al de los demás; pensaba que había nacido así. Una vez que estuve en Santiago de Chile, sí empezaron a decirme "judío errante" y "expatriado", porque en esa época, el cincuenta por ciento de la población del país era pro nazi, y me tocó una escuela nazi. Ahí se dio mi lucha. Pero nunca recibí una educación judía; lo que mi padre quería era ser comunista.

Hay una escena en la que los niños de la escuela se masturban juntos en la playa, pero sus sexos reales son reemplazados por aparatos de madera, lo que me imagino que tuvo que ver con la imposibilidad de mostrar desnudez infantil, pero que se vuelve también surrealista en el plano visual.

Es una metáfora. En cada película que hago, muestro claramente que lo que estás viendo es cine; no te engaño, como lo suelen hacer las películas, que quieren que creas que lo que presentan es la realidad. No puedes hacer lo mismo con el arte; es algo más inteligente, sin que esto le quite necesariamente la emoción.

En lo que respecta a los actores adultos, sí hay muchos desnudos; de hecho, Ud. hizo un video de presentación de la película en el que Ud. mismo aparece sin ropa alguna, lo que puede resultar chocante para algunas audiencias.

Debajo de tu ropa estás desnudo; ¿que puede tener de malo un cuerpo? Hay que estar enfermo para decir que un cuerpo es un pecado. Yo no muestro desnudos sexuales, sino el de una madre o el de un hombre que está tratando de hacerse invisible. Además, mi heroína no es una modelo del Vogue, sino una mujer normal con un cuerpo normal.

¿En qué formato hizo "La danza"?

En numérico, con la RED, y fue una técnica que me encantó, porque hace de inmediato que la imagen no se vea real. No soy un purista del viejo cine, porque no se puede detener el progreso; Chaplin siguió haciendo cine mudo hasta que tuvo que aceptar que tenía que hablar. No puedes ir contra el tiempo; el cine ya cambió, y el celuloide se va a acabar.

¿Cómo fue trabajar con su hijo Brontis?

Lloramos muchas veces; al comienzo fue muy difícil, porque ver a tu hijo de pronto como [si fuera] tu padre hace que salgan todos los problemas a flote, sobre todo porque él estaba haciendo del "malo" de la familia. Pero poco a poco nos fuimos acercando; se estableció una relación de amigo a amigo, de ser a ser, sin autoridad paterna, que es muy molesta cuando es sólo es autoridad y no está llena de lo que debe ser, es decir, de amor y de comprensión entre dos personas iguales.

¿Y logró reconciliarse Ud. con sus padres?

Cuando acabé la película, empecé a entender los valores de mi padre, lo que no puedo darme pero que tenía; y a mi madre, que yo consideraba humillada, ahora la veo digna. Es que no hay un ser humano realmente malo; los defectos son producto del lugar del que se viene. La madre de mi madre fue violada, y de ahí nació ella, lo cual era obviamente un problema; y mis dos padres eran inmigrantes de Ucrania que atravesaron muchos aprietos. Son cosas que terminan afectando a los que nacen después.

Jodorowsky 3

Ud. mismo nació en Chile, pasó muchos años en México y ahora reside en Francia. ¿Qué nacionalidad artística considera que tiene?

No quiero tener nacionalidad artística; soy del planeta Tierra. Mi patria son mis zapatos, y el lugar donde estoy es mi patria. Encuentro que las fronteras van a desaparecer en unos siglos más, para estar nuevamente en Pangea, si es que sobrevivimos o no terminamos convertidos en gorilas tras los estallidos atómicos [risas].

Hay momentos muy dramáticos en la cinta, pero también algunos extremadamente graciosos, como las partes recurrentes que muestran a un enano haciendo la publicidad de la tienda de sus padres.

El también existió; mi padre le pagaba para que hiciera las promociones. Cambiaba de disfraz todo el tiempo. Cuando muestro a una mujer gorda con senos grandes, dicen que es Fellini; cuando muestro a un enano, dicen que es Buñuel; cuando muestro a gente sin brazos, dicen que es Tod Browning. Pero no, son cosas que yo vi. Lo que hago no es realismo mágico, sino magia realista, porque para mí, la magia está en la realidad. La gente así está ahí, en las calles; sólo hay que abrir los ojos para verla. Hay que fijar la atención en un punto para encontrar la magia. El mundo es de una tranquilidad maravillosa; nosotros somos los que la interrumpimos.

"La danza" es muy sencilla en sus necesidades de producción, pero tiene al menos una escena con efectos aparentemente digitales.

Sí; busqué a jóvenes que los hicieran, para que se viera que eran efectos especiales y no lucieran como esas películas de Hollywood que se ven súper perfectas. Pero usé como cinco toneladas reales de pescado, para reproducir una escena de varazón que vi realmente de niño y que se repitió mientras filmábamos, porque las aguas ahí está envenenadas debido a una fábrica de electricidad.

¿Qué viene para Ud.?

Yo no vivo del cine; si fuera así, habría tenido que prostituirme hace años. Hago cómics en los que trabajo con grandes dibujantes, entre los que se encontraba Moebius, que ya murió; el italiano [Milo] Manara; y un mexicano fantástico que se llama Ladrón, con el que estoy haciendo "Los hijos del Topo", un proyecto que estaba destinado originalmente al cine. Como te dije antes, la siguiente película será "Juan Solo", la historia de un niño que por X razones es arrojado a la basura; después de que un mendigo lo recoge y lo cría, pasa por todos los escalones de la sociedad hasta convertirse en una especie de santo que da su vida por otros.

¡Espero que no tengamos que esperar otros 23 años para verla!

El Talmud es un libro muy respetado por los judíos, y tiene muchísimos tomos. Los escribió un solo hombre, que tuvo que vivir 130 años para terminarlos; cuando lo hizo, se murió. Yo voy a tener que esperar a terminar esto para morirme.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar