Imprimir
Feb
20

Entrevista con Robert Eggers, director y guionista de THE WITCH

Escrito por Sergio Burstein

Robert Eggers 1

Antecedida por las excelentes críticas que recibió a su paso por el Festival de Cannes del año pasado, “The Witch” despertó tantas expectativas que la compañía que adquirió los derechos de su distribución, A24, decidió lanzarla en salas en lugar de la estrategia inicial, que consistía en estrenarla en VOD antes de lanzarla en unos cuantos cines. Y los comentarios no hicieron otra cosa que crecer luego de que la cinta sobre una familia acosada por una entidad maligna se proyectara en el Templo Satanista de Hollywood y recibiera la aprobación de la misma institución.

Hasta ahora, la película mantiene un impresionante 88% en Rotten Tomatoes, lo que tiene sin duda que ver con que, en lugar de haber recibido el lanzamiento extremadamente limitado que suelen tener trabajos así, se haya estrenado en 1,800 salas, es decir, la mayor cifra en la historia de A24. Pero eso no quiere decir que “The Witch” haya embrujado a todos; como lo dijimos ya en nuestra reseña, se trata de un filme lento y perturbador que se encuentra lejos de resultar apetecible para las grandes audiencias, como lo vienen probando las encuestas realizadas con la audiencia, que han alcanzado únicamente un 55% de aprobación y, en el caso de las mujeres, un 46%, pese a que se trata de una obra en la que muchos han visto un claro mensaje feminista.

Sea como sea, el impulso inicial ha sido suficiente para que, en su primer día, la cinta haya acumulado unos $3.2 millones que se acercan ya a sus costos de producción, ligeramente más amplios, y para que se inscriba en la lista de las cinco primeras de la taquilla, enfrentada a la todopoderosa “Deadpool”; de hecho, con estos resultados, se espera que, al final de su recorrido, haya recaudado cerca de $20 millones, cuando sus inversionistas afirmaron que se conformaban con $8 millones.

Por todo lo dicho, éste es el momento perfecto para darles a conocer la entrevista que le hicimos a Robert Eggers, el talentoso cineasta que, además de escribir el guión de “The Witch”, debutó con esto en el área del largometraje como realizador; y lo hizo con tanta fortuna que los organizadores de Sundance le dieron el premio al Mejor Director. En la charla, Eggers habla de sus antecedentes fílmicos, del estilo visual de la cinta, de las dificultades de trabajar con actores muy jóvenes y de la posibilidad de que se encargue de un ‘remake’ particularmente ambicioso.     

the witch escena 1

Robert, “The Witch” es tu primera película y, además de las buenas críticas que ha recibido, te dio ya un triunfo en Sundance. Pero no se trata de un hecho fortuito, porque está muy bien hecha; eso me lleva a imaginar que hiciste al menos antes algunos cortometrajes como director.

Hice exactamente tres; uno de ellos es una basura que no debería ser vista por ningún ojo humano [risas]. Estaba tratando de encontrar el camino e hice casi todo yo mismo, pero era ya un desastre desde que lo estaba filmando. Los otros dos no están tan mal.  Después de eso hice una especie de tratamiento visual de “The Witch” que se desarrollaba en un ambiente y en una época semejantes.

He leído que citas entre tus influencias Ingmar  Bergman y F.W. Murnau, dos cineastas que no creo que sean los favoritos de muchos cineastas estadounidenses de tu generación.

Es verdad, pero yo vengo de un medio teatral y diseñaba muchas cosas; de hecho, me gané la vida a lo largo de mis 20s diseñando para otra gente no sólo en teatro, sino también en comerciales, cine y eventos de modas. Nunca fui a una escuela de cine, y sea por la razón que sea, me interesé en esto a inicios de mis 30s. Trabajé en muchos cortometrajes hechos por estudiantes, y me sorprendía la falta de conocimientos que tenían; por ejemplo, no sabían quién era Carl Dreyer. Autores así no formaban simplemente parte de su programa educativo.

Hablando de términos, ¿crees que “The Witch” es una ‘slow burn movie’?

Para ser sincero, no me importan esos términos; hay incluso gente que me ha dicho que esto no es realmente una película de terror, sino un drama familiar. No me importa cómo quieras llamarla, pero sí me interesaba hacer algo en lo que el sentido de la amenaza fuera creciendo y en que todos los elementos apuntaran al clímax para que te sintieras al borde tu asiento todo el tiempo. Quería crear una tensión permanente.

Robert Eggers 2

Pese a que la película tiene escenas bastante brutales, no hay demasiado ‘gore’.

Termino aburriéndome con eso; en el momento en que se empezó a hacer, no se había visto algo así en la pantalla, pero ahora ya lo hemos visto todo, por lo que ha perdido completamente su impacto. Mi trabajo es mostrar lo que es personal y atemorizante para mí sin hacerlo demasiado evidente, para que tú como espectador puedas completarlo usando tu imaginación. 

Todavía es un tabú en el cine estadounidense mostrar escenas en las que menores de edad son dañados, pero aquí hay varios momentos fuertes que los involucran, incluyendo incluso a un bebé.

Fue difícil, porque había muchos padres que no querían que sus hijos estuvieran en una película como esta, por lo que el casting resultó complicado; pero, por supuesto, los actores más chicos no se enteraron del contenido completo de toda la historia y nunca estuvieron  expuestos a nada malo, porque usamos marionetas y técnicas de interpretación para librarlos de cualquier daño psicológico.

La protagonista, Anya Taylor-Joy, quien tiene las escenas más difíciles, luce a veces como una niña.

Cumplió los 18 el día antes de que empezáramos el rodaje. Desde que la elegimos, sabíamos ya que iba a hacer muy bien esta parte y que entendía la esencia de su personaje. Todo salió razonablemente bien con ella; las tomas en que teníamos que enfocarnos en su escote eran un poco incómodas para todos, pero había muchas mujeres en el set para que nadie se sintiera mal, y todo el mundo sabía que lo que hacíamos estaba destinado a contar la historia.

the witch escena 2

El que hace de su hermano más cercano, Harvey Scrimshaw, también está absolutamente increíble, sobre todo en la escena de la posesión.

Lo que hicimos con él fue como una coreografía de baile; no entendía el subtexto de sus acciones y de sus palabras. Lo hicimos de manera muy delicada y en colaboración estrecha con los actores que interpretaron a sus padres, Ralph Ineson y Kate Dickie.

La sensación de autenticidad es impresionante; se nota que pusiste mucho esfuerzo en ese aspecto.

Había que llevar a la audiencia a esta época para que la posibilidad de la existencia de brujas se sintiera nuevamente real, pero en el fondo esto es un cuento de hadas que se nutre de muchas parábolas, siendo una de ellas la exploración inconsciente de muchas dinámicas familiares oscuras que se daban en esos tiempos.

El realismo de la cinta es tanto que uno puede llevar a pensar que crees en lo sobrenatural. ¿Es así?

Mis creencias espirituales son privadas.

the witch poster

OK. Hablemos del acento de Yorkshire. Le da indudablemente más autenticidad a la película, pero hay incluso gente anglosajona a la que le parece difícil entenderlo. ¿Por qué decidiste usarlo de todos modos?

Es más un inglés antiguo, y lo usé porque me llevaba de regreso a la época de modo inmediato. Inicialmente, la familia iba a ser de Essex, e iba a usar lo que los académicos definen como una idea reconstruida de ese acento del siglo XVII, pero era demasiado exótico y sonaba tan raro que esa versión hubiera necesitado invariablemente de subtítulos. Ralph Ineson, que fue el primer actor contratado, es de Yorkshire, y al escucharlo, pensé que algo en ese acento hacía que sonara muy duro. Me puse a investigar y descubrí que la casa más vieja de los puritanos en Nueva Inglaterra fue construida por un hombre de Yorkshire que llegó alrededor de 1630 y que no se llevó bien con la gente de Essex, por lo que instaló su viviendo lejos de ésta y demoró muchos años en unirse a la iglesia local. ¡Era perfecto! 

Regresando a Murnau, se ha dicho que vas a hacer un  nuevo ‘remake’ de “Nosferatu”. ¿No es algo demasiado arriesgado?

Suena muy pretencioso, muy feo y muy megalómano, y es por eso que todo el mundo está hablando de ello. Todavía podría hacerlo, pero probablemente en un futuro lejano; ahora mismo estoy trabajando en otra cosa, una épica medieval.

¿No quieres ser de esos directores que tienen un gran éxito independiente y saltan de inmediato a hacer un ‘remake’ o a encargarse de una saga famosa?

Si hiciera lo de “Nosferatu” ahora mismo, no sería el típico ‘remake’; pero no estoy para nada interesado en hacer una película de superhéroes, si eso es lo que quieres decir. 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar