Imprimir
May
06

Entrevista con James Gunn, director de GUARDIANS OF THE GALAXY VOL. 2

Escrito por Sergio Burstein

Gunn entrevista 1

Luego de hacer “Super” (2010), una aventura de bajo presupuesto sobre un superhéroe sin poderes especiales que alcanzó el status de culto pero pasó desapercibida para las grandes audiencias, James Gunn logró convencer de algún modo a los Estudios Marvel para dejarlo al mando de “Guardians of the Galaxy” (2014), una ambiciosa superproducción de superhéroes (sí, dale con lo súper) que tenía además la responsabilidad de presentarle al mundo entero a un grupo de personajes relativamente desconocidos.

Como lo demostraron las cifras y los resultados, la arriesgada decisión no pudo estar más acertada, y eso hizo que resultara completamente natural la realización de "Guardians of the Galaxy Vol. 2", una secuela dirigida y escrita por el mismo Gunn, quien, para ser honestos, no era un recién llegado al mundo del cine cuando hizo “Super”, ya que antes de eso había dirigido la recordada cinta de terror “Slither” (2006) y escrito los guiones de las dos cintas de “Scooby Doo” (2002 y 2004) y del ‘remake’ de “Dawn of the Dead” (2004).

En la entrevista que nos concedió y que transcribimos a continuación, el realizador oriundo de Missouri habla de los retos a los que se enfrentó al empezar a trabajar en una secuela cargada de tantas expectativas, de lo que quiso lograr con los personajes principales, del manejo de la nueva banda sonora a la que recurrió y de los desafíos técnicos presentes en un título que tenía como obligación lucir más grande que el anterior.

Gunn entrevista 2

James, ¿qué diferencias esenciales encontraste entre esta película y la primera en términos de producción?

La primera vez tuve mucho miedo, porque no sabía si alguien iba a querer ver la película, y eso es algo muy intimidante; ahora sabía que la gente estaba definitivamente interesaba en el asunto, y eso me quitó mucho estrés de encima. El reto más grande correspondía al tiempo que esto demanda, porque me tomó casi tres años ultimar todos los detalles, incluso sin fines de semana libres; es una maratón que llega a ser extenuante.

La gente cree que hacer películas es siempre divertido, y aunque muchas veces lo es, lo más duro viene antes del rodaje, cuando hay que tomar decisiones precisas sobre la puesta en escena, la implementación de los efectos especiales y el manejo de los diálogos.

Esta entrega mantiene el sentido del humor de la anterior, pero tengo la impresión de que acentúa el lado irreverente y hasta las bromas para adultos.

Traté de contar la mejor historia que pudiera contar, y eso me llevó por ese lado, porque la idea era que la audiencia conociera mejor a estos personajes, que son de por sí muy particulares. Y sí, la escena del prostíbulo de robots fue mía; no está en los cómics.

Gunn entrevista 3

¿Acentuaste los detalles para adultos debido al éxito que tuvo “Deadpool”?

No, para nada; esta película se estaba haciendo cuando se estrenó “Deadpool”, y no cambié nada por lo que pasó con la otra. Trato de seguir siempre mi propio camino, no el de otros.

Muestras también un mayor desarrollo de los personajes, que siguen siendo capaces de bromear mucho y de hacer tonterías, pero que tienen ahora escenas de lo más sentimentales.

Para poder mantener una franquicia de esta clase, tienes que dejar que los personajes crezcan con el paso del tiempo. Es parte de un proceso que te lleva a saber lo que está mal con ellos, el dolor que experimentan, y eso solo puede lograrse metiéndose más en sus mundos.

El protagonista, interpretado por Chris Pratt, sufre obviamente de ‘daddy issues’, lo que parece ser una constante en esta clase de cintas espaciales.

Peter Quill tiene un gran vacío en su vida porque nunca tuvo un padre, hasta que llega esta persona a su vida, interpretada por un tipo tan endemoniadamente ‘cool’ como lo es Kurt Russell. Al comienzo, Peter se encuentra dispuesto a arreglar las cosas, pero poco a poco, va descubriendo lo que se encuentra detrás de Ego, que es su padre.

Gunn entrevista 4 

También tenías que esforzarte por hallar una nueva banda sonora que se prestara para lo que querías, porque tengo entendido que decides de antemano las canciones que emplearás y se las muestras incluso a los actores.

Sí; el uso es a veces irónico y a veces directamente sentimental o relacionado a la intención de la canción. Cada una de las piezas musicales forma parte de un momento distinto de la narrativa, y estaba decidida ya en la escritura del guión.

Las escenas de acción son de lo más espectaculares, pero empiezas la película con un truco increíble pese a que puede parecer modesto en comparación a los otros: mostrar a un Kurt Russell de 30 años.

Tuvimos que recurrir a un proceso de CGI [animación digital] bastante complejo, pero la verdad es que, a sus 66 años de edad, Kurt sigue siendo un tipo sumamente guapo, y eso hizo que todo resultara mucho más fácil.

¿Hasta dónde estarías dispuesto a llevar lo del CGI? En ‘Rogue One’ recrearon a dos actores que no estaban ahí, y las críticas no se hicieron esperar…

No creo tener reglas en cuanto a algo así; si tuviera que recrear completamente a alguien, mi meta sería que luciera cien por ciento real. Pasó lo mismo con lo que hicimos con Kurt; de no haber funcionado, la única alternativa posible era emplear a un actor joven que luciera como él. Obviamente, en otros casos, también hay cuestiones éticas que hay que tomar en cuenta, pero si la familia acepta que se use la imagen [del actor fallecido], la decisión es más fácil.

Gunn entrevista 5

Cuando hiciste la primera “Guardians”, no tenías experiencia en superproducciones de este tipo, pero en este caso, estabas mucho mejor preparado, ¿verdad?

Bueno, la verdad es que antes de hacer “Super”, ya había dirigido “Slither” y producido “Scooby-Doo 2”, por lo que tenía más experiencia en la animación digital de personajes que cualquiera en Marvel. Por eso, cuando trabajé en la primera “Guardians”, ya sabía cómo lograr esa clase de efectos.

¿Cuál fue entonces el reto mayor en el plano técnico?

En este caso, lo más complicado fue crear el planeta de Ego, que requería de una escenografía enorme; pero fue incluso más difícil filmar la escena inicial en la que el bebé Groot baila en medio de un combate entre los Guardianes y un monstruo tipo pulpo. Se hizo en una sola toma, empleando tanto efectos digitales como efectos hechos frente a la cámara que, además, debían estar sincronizados con una canción específica.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar