Imprimir
Jul
31

Entrevista con Alejandro Jodorowsky, director de ENDLESS POETRY (POESÍA SIN FIN)

Escrito por Sergio Burstein

Poetry 7

Como sucedió con su película anterior, “Dance of Reality” (“La danza de la realidad”), la más reciente cinta de Alejandro Jodorowsky, “Endless Poetry” (“Poesía sin fin”), que está completamente en español, se ha venido lanzando a lo largo de los Estados Unidos de manera paulatina; en lo que respecta al Sur de California, se empezará a proyectar el 4 de agosto en el Frida Cinema de Santa Ana, aunque las fechas nacionales completas se pueden encontrar en este enlace.

Sea como sea, la salida de una nueva aventura fílmica de este chileno radicado en Francia es un auténtico lujo, porque además de que estamos hablando del autor de una serie invaluable de clásicos de los cómics independientes, como “El Incal” y “Los Metabarones”, se trata de un maestro del cine que, antes de estrenar “La danza”, no había presentado un largometraje en más de dos décadas y que, además, tiene ya 88 años de edad, lo que descarta naturalmente la posibilidad de que cree muchas más obras, aunque nos encantaría estar completamente equivocados.

De hecho, se supone que íbamos a entrevistarlo de manera telefónica durante su visita a Nueva York para promocionar “Poesía” (estamos en L.A.), pero luego de que nuestro horario fuera cambiado dos veces debido a problemas de salud del aludido, se nos pidió que esperáramos hasta su regreso a París, donde radica actualmente, y donde pudimos finalmente contactarlo.

Poetry 1

En la entrevista que transcribimos a continuación, el autor de “Santa sangre”, “El topo” y “Fando y Lis” habla extensamente sobre el proceso creativo y artesanal tras una producción que empieza donde termina “La danza” para seguir contando la vida del propio Jodorowsky, esta vez más grande, todavía enfrentado a un tiránico padre pero completamente determinado a ser un artista y, por ello mismo, vinculado a varios creadores emblemáticos de la escena sudamericana de los ’40 y ’50.

Alejandro, me parece muy interesante el hecho de que ésta sea una secuela, porque eso es algo que se suele hacer en el cine de superhéroes; pero, obviamente, en su caso el asunto es muy distinto, porque se trata de algo plenamente autobiográfico, aunque llegue marcado por ese surrealismo que lo ha distinguido tanto.

Yo tomo el cine como arte y no como negocio industrial, por lo que las películas que hago siempre han hablado de mí, aunque lo hicieran de manera disfrazada, como pasó en mis demás trabajos, incluyendo a “Santa sangre”. Como lo había hecho tantas veces, decidí hacerlo ahora de manera directa, sin cambiar los hechos pero trasladándolos a un mundo artístico.

Su hijo mayor, Brontis, interpretó a su padre en “La danza”, y aunque aparece aquí de nuevo, el protagonista es otro hijo suyo, Adán, que tiene escenas muy duras, incluyendo desnudos frontales. Es probable que un director convencional no se hubiera atrevido a trabajar de un modo tan íntimo con familiares suyos, pero sé que Adán es un músico alternativo que ha participado además en ‘performances’ de lo más desafiantes.

Los mexicanos dicen que “hijo de tigre nace rayado”. Yo he hecho teatro toda mi vida y mis hijos son gente de arte con los que me gusta además trabajar porque rechazo el ‘star system’ [hollywoodense], que desarrolla un ego enorme en los actores y mata el sentido de las películas.

Poetry 2

Algunos críticos han dicho que “Poesía sin fin” es su cinta más accesible en términos narrativos, sin que eso le quite la presencia de elementos inusuales y extraños, como ocurre con la escena en la que Adán aparece en medio de un acto sexual con una mujer enana que, además, se encuentra menstruando.

Hace algún tiempo se estrenó un documental llamado “Jodorowsky’s Dune”, que ha tenido mucho éxito como manifiesto mío y que muestra por qué no pude hacer la película que quería hacer [basada en la famosa novela de ciencia-ficción “Dune”]. Cuando trabajas con los industriales, no tienes libertad; te piden que hagas algo comercial y te exigen revisar tus guiones.

A esta enana, yo le pregunté si hacía el amor y me dijo que sí, porque su marido mide un metro ochenta y tiene un hijo. Le dije que tenía que estar desnuda [en la película], y me respondió que estaba bien si le pagaba el doble; pero el día del rodaje no quería hacerlo, porque tenía su menstruación. Yo le dije que eso era maravilloso, porque era algo normal; y lo filmamos de ese modo, lo que nos sirvió también para romper con varios prejuicios.

¿Cuál es la intención de estas escenas tan fuertes? ¿Existe algún deseo de escandalizar a la audiencia?

El arte es algo que sobrepasa la realidad cotidiana; trato los diálogos como poesía, los colores como pintura, los decorados como arquitectura y la música como concierto. El arte no tiene límites; no es asqueroso, no es asesino ni trata de hacer escándalo, sino que trata de mostrar lo sublime del ser humano.

Image

La historia incorpora a varios personajes reales del medio artístico chileno, como Nicanor Parra, Stella Díaz Varín y Enrique Lihn, debidamente transformados por su creatividad. Casi todos han muerto; ¿ha podido ver alguno la película?

Parra, que fue nuestro maestro, va a llegar a los 103 años. Me costó 20 años liberarme de los prejuicios que le tenía, porque él es un anti poeta. En esta película, necesitaba un texto para una escena en la que yo mismo hablaba de lo que significa tener 100 años, pero como no sabía lo que diré en ese momento, fui a la casa de Parra para preguntárselo y para hablar de la vejez. Él me dijo que no se trata de algo humillante; dejas el sexo, el dinero y la fama, pero te dejas también a ti mismo y te conviertes en una mariposa resplandeciente. Y eso es exactamente lo que digo en la película.

Hablando de eso, ¿cómo fue rodar a su edad una cinta tan cargada de demandas estéticas como ésta?

Como sucede cada vez que hago cine, me ocupé de todo. Mi película es como una coreografía; está todo dirigido, y con el poco dinero que tuvimos (unos tres millones de dólares), había que filmar corriendo. Dormí cinco horas al día durante cuatro meses, pero no sufrí nada; tuve una energía gigante. Tampoco tuve necesidad de comer: el almuerzo eran tres plátanos. Durante el rodaje, me sentí en trance; era como si tuviera 20 años. Pero terminé de filmar y me llegaron todos los dolores juntos, hasta el punto de que tuvieron que llevarme en una sillita de ruedas. Me dio además un asma de cuatro meses que casi me mata; pero me recuperé, y mira, estoy hablando ahora contigo.

Como ocurre siempre en sus películas, la puesta en escena es muy cuidadosa; en este caso, hay muchas escenografías y ambientaciones llamativas, como los que sirven para recrear de manera casi fantasiosa los dos bares que aparecen.

El café Iris era un lugar que se abría a partir de las 12 de la noche. Iban los borrachos, prácticamente a dormir, y estaba atendido por hombres viejos. Eso es verdad; claro que no estaban vestidos de esta manera y no andaban tan lentamente. Y sí, Stella, que fue mi amante, sólo vivía de noche. En lo que respecta al cabaret homosexual, hice los decorados. Fue el lugar donde me atacaron, porque estaba lleno de presos que habían salido de la cárcel. Stella me salvó de ser violado; mostró los senos, se atravesó el brazo con una aguja y nos escapamos por una ventana.

Poetry Stella

Ud. vive en París desde los ‘50, e imagino que ha sido un alivio ver la derrota de Le Pen en las elecciones presidenciales de allá. Pero también me gustaría pedirle su opinión sobre Donald Trump.

¡Eso sí que es surrealista! Lo veo como un niño caprichoso y neurótico que dice chistes con una bomba atómica en el bolsillo. Por su parte, Emmanuel Macron parece el tipo necesario, alguien con cierta dignidad, porque los otros eran un desastre. Pero ahora hay demasiados presidentes que son unos monstruos; habría que hacer cine artístico para tratar de cambiar la mente humana, porque la manera de pensar tradicional está caduca, incluyendo las diferencias que se establecían entre la derecha y la izquierda y las discusiones que había entre el intelectualismo y el anti racionalismo.

Las píldoras te curan de una enfermedad, pero te dan otra; las religiones son todas business, business, business. Hay que desarrollar una nueva forma de pensar que no involucre luchar, sino colaborar, para demostrar que el amor existe y que es la esencia humana, y que los seres humanos no son malvados, sino que actúan de cierta manera porque tienen problemas. Somos una colectividad y tenemos que vivir de otra forma.

Sé que prepara ya la tercera entrega de esta saga autobiográfica.

Se llamará “Viaje esencial”, y trata sobre mi primera visita a Francia y mi viaje a México. En Francia trabajé con Marcel Marceau, con el surrealismo de André Breton y con el filósofo Gaston Bachelard, y en México descubrí el chamanismo, que es la nueva manera de pensar del futuro. Mi idea es hacer esa película y otras dos más sobre el mismo tema, pero habrá que ver, claro. ¿Cuántos años de vida me quedan? No sé. Espero que sean al menos 12, porque mi padre se murió a los 102.

Acabo de ver “Valerian and the City of a Thousand Planets”, la nueva película de Luc Besson, y después de hacerlo, empecé a sentir que se asemejaba a algunos cómics suyos. Al investigar, me enteré de que Ud. le hizo un juicio a este director cuando estrenó “The Fifth Element”, hace 20 años.

Besson tiene talento y es una persona que lucha, aunque luche dentro del cine industrial; es un comerciante. Lo que pasa es que plagió “El Incal”; fue un robo, porque lo hizo sin pedir permiso. No pudimos ganar el proceso porque fue muy vivo; usó como decorador de la película a Moebius, el dibujante de “El Incal", que nos traicionó y se fue con él.

De todos modos, las cosas buenas duran; “Valerian” proviene de unos cómics cuyos autores eran discípulos de Moebius, lo que quiere decir que mi huella todavía ha quedado por ahí, porque yo los influencié. Todo queda; cada uno de nosotros va a quedar fijo en la eternidad. En La Biblia se dice que el mal que haces dura cinco generaciones, y el bien que haces mil. A mi edad, se descubre el amor a la Humanidad y se empieza a querer a todo el mundo, porque cada uno de nosotros es el centro de un universo que es infinito.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar