Imprimir
Dic
17

Entrevista con Alfonso Cuarón, director de ROMA

Escrito por Sergio Burstein

Cuaron main

Hasta el momento, con tres nominaciones confirmadas para los Globos de Oro en las categorías de Mejor Película en Lengua Extranjera, Mejor Director y Mejor Guion, y con el anuncio hecho este mismo lunes de que se encuentra en la lista preliminar de los títulos nominados al Oscar dentro del rubro de Mejor Película Extranjera, “Roma” tiene un camino realmente prometedor en las ceremonias de galardones que se aproximan.

No se trata de algo completamente inesperado, claro, porque desde que ganó el Premio de la Academia en el 2014 debido a su labor en la impresionante “Gravity”, Alfonso Cuarón, que dirigió, escribió y fotografió “Roma”, ha estado en la mira de todos los amantes del buen cine debido a su incuestionable talento para la narrativa visual, que en este caso abandona la ciencia-ficción, las correrías de Harry Potter y el espacio exterior con el fin de regresar a su México de origen y ofrecer una historia realista que se encuentra enmarcada por una monumental puesta en escena.

“Roma”, que se desarrolla a inicios de los ’70 y tiene muchos rasgos autobiográficos, puede verse todavía en varias salas de cine pese a que se encuentra desde el fin de semana pasado en el servicio de ‘streaming’ de Netflix. En la reciente entrevista que nos concedió, Cuarón habló extensamente de los preparativos, la filmación y las consecuencias de una obra que, a pesar de su carácter íntimo, merece ser vista en la pantalla grande.

Roma escena 2

Alfonso, es interesante ver que ‘Roma’ está teniendo toda clase de reconocimientos, pero que ha provocado también de manera indirecta situaciones negativas, como los comentarios racistas que se hicieron contra la protagonista Yalitza Aparicio tras una sesión fotográfica para la revista Vanity Fair y la cancelación de una proyección especial debido a que los funcionarios del Gobierno de Morelos estaban en desacuerdo con que las ganancias se entregaran a la caravana migrante, como lo querías tú.

Más que interesante, es preocupante y doloroso que las actitudes racistas se extiendan por todos los países. Después de los comentarios de [el presidente de Estados Unidos Donald] Trump acerca de los migrantes, especialmente de los mexicanos, toda la gente de mi país tendría que tener una actitud distinta.

Creo que la mayor parte de la gente ha aplaudido y celebrado a Yalitza; los que han hecho lo contrario han sido una minoría muy estúpida. Ha pasado lo mismo con la caravana migrante: curiosamente, las clases menos privilegiadas son las que han arropado de manera muy generosa a estas personas, mientras que los comentarios negativos han provenido mayormente de las clases más acomodadas.

La película marca tu regreso a México como cineasta, porque no habías hecho una película ahí desde “Y tu mamá también”. Este es un proyecto sumamente personal con muchos matices sociales, pero también es significativo para los amantes del cine mexicano y latinoamericano en el sentido que tanto tú como tus ‘compadres’ Iñárritu y Del Toro han estado abocados en los últimos años a trabajos centrados en otras culturas.

Lo que pasa es que lo personal, lo social, lo latinoamericano y lo universal no están desconectados. Si hice esta película es porque quise llegar a un entendimiento de lo que soy ahora a partir de lo que fui. Es imposible hablar solamente de mí, porque soy un individuo que funciona dentro de un marco social; en ese sentido, fue inevitable que a través del retrato de una familia hablara de una sociedad, pero también de lo que es la Humanidad entera.

Cuaron

De todos modos, volver a hacer algo en español era visto para algunos como una suerte de deuda pendiente.

Para mí, [hacerlo] ha sido y será una constante. Cada cineasta tiene su recorrido; en mi caso, se me hizo una necesidad regresar a hacer cine en mi país en este momento.

Tu madre, en la que se inspiró el personaje de Sofía -que es interpretado por Marina de Tavira-, falleció a principios de este año, pero sé que pudiste mostrarle una copia todavía no terminada de la película. ¿La ha visto tu padre?

No; él falleció hace varios años.

Oh, lo lamento. ¿También estaba alejado de ti, como el padre de la cinta?

Sí, totalmente. Ni lo conocía mucho; pa’ qué te digo.

En lo que respecta al plano de los efectos especiales, podría pensarse que “Roma” es completamente distinta a “Gravity” y “Children of Men”, tus dos películas anteriores, porque parece ser una cinta muy natural, aunque posee evidentemente una puesta en escena de lo más esmerada.

Ahí está lo engañoso, porque ‘Roma’ es una película en la que probablemente el 95 por ciento de las tomas tienen efectos visuales. Me da mucho gusto que la gente no los note, porque eso habla del extraordinario trabajo que hizo el departamento que se encargó de eso, la compañía MPC, que ha hecho grandes películas como “The Jungle Book”.

Ese acercamiento se dio porque yo quería que la cámara fuera como un fantasma del presente que observa el pasado, que nada más está presente sin tomar partido, que fluye en esos espacios y en esos tiempos. En realidad, hay efectos [digitales] bastante sofisticados por todos lados. ¿Tú crees que para reproducir el México de 1971 basta con salir a la calle y rodar? Son recursos que te permiten crear cielos, recuperar ambientes, aumentar elementos dentro del cuadro; pero todo se filma de verdad, claro.

Cuaron en escena

La escena del mar en la que Cleo -el personaje de Yalitza- se mete hasta el fondo para rescatar a los niños de su empleadora es realmente impresionante, y me imagino que fue difícil de lograr.

Fue muy complicado, porque tuvimos que construir un muelle que se metía en el mar hasta una distancia muy alejada de la orilla con el fin de llevar la cámara.

Yalitza no había actuado nunca antes de hacer esta película. ¿Buscaste específicamente a una ‘no actriz’ para el papel principal?

No fue algo intencional. La directiva que le di a los encargados de [la búsqueda de] reparto es que tenían que encontrar a personas que se parecieran físicamente a las que existieron realmente hace más de 40 años y que tuvieran la misma sensibilidad que estas, sin importar que fueran actores o no actores. Así fue como conocimos a Yalitza, y te puedo decir que ella es una de las actrices más impresionantes con las que he trabajado.

Ella misma me contó en una entrevista anterior que no le diste el guion. ¿Fue porque ella no era actriz?

Yo tenía un guion muy preciso, pero no lo compartí con nadie, fuera actor o no actor. Tampoco lo tenían los técnicos ni los integrantes del equipo de trabajo. Filmamos además en orden cronológico, y de ese modo, cada quien iba aprendiendo la circunstancia que le tocaba día a día, como sucede en la vida real con todos nosotros.

Roma escena 3

Tanto el personaje de la empleada doméstica, Cleo, como el del ama de casa que la emplea, Sofía, sufren a causa de los malos tratos de los hombres. Esto traza una interesante conexión con los movimientos actuales de reivindicación femenina.

La historia habla de dos mujeres muy específicas en mi vida, de una realidad que entiendo por lo cercana que me resultó. Esta película se concibió mucho antes que lo del Me Too. Nunca había la intención de hacer declaraciones políticas, aunque puedan estar implícitas en la obra.

Hay escenas de la película en las que se muestra de manera contundente situaciones de violencia como las de ‘El Halconazo’, lo que prueba de manera indirecta una crítica al PRI y el entonces presidente Luis Echeverría que tú has llevado de manera más evidente a las redes sociales ante la salida de Enrique Peña Nieto, a quien llegaste a llamar “increíblemente incompetente” en un tuiteo donde celebrabas su salida del poder y, aparentemente, la llegada de Andrés Manuel López Obrador.

Estamos ante un momento muy importante para México. Es muy temprano para decirlo, pero ojalá que estemos viviendo una transición verdadera y que esto no sea una continuidad disfrazada. Y espero que mis cuestionamientos al PRI y a Echeverría en la película no se sientan indirectos, sino muy claros.

“Roma” no tiene una banda sonora hecha exclusivamente para la película, pero sí muestra un gran empleo de los ruidos cotidianos y, por supuesto, permite escuchar de manera incidental canciones de grandes figuras de la canción latinoamericana, lo que le da un aspecto muy singular y la separa, por ejemplo, de “Children of Men”, que se abría con un tema musical de King Crimson.

Quería que esas canciones fluyeran en esa misma realidad, que se escucharan los radios como se escuchan, pero que hubiera a la vez un planteamiento muy complejo, lo que fue logrado a través de la tecnología Dolby Atmos. A la vez, hicimos un trabajo muy detallado de archivo musical; el paso del año 70 al 71 fue importante en México, porque marcó el lanzamiento de los primeros álbumes de Juan Gabriel, José José y Rodrigo Tovar, y eso fue una transición, porque antes, la música [de esta clase] era importada de Argentina.

A partir de eso, se creó la explosión de la música pop en México. Acabamos de sacar el primer álbum de “Roma”, que contiene las canciones de la película, y que para mí es un recorrido muy bello por la música de esa época.

Se acerca la temporada de premios. ¿Qué esperas y qué no esperas de ella?

Los premios son algo que se agradece, porque hablan del impacto que está teniendo tu película en un momento dado; pero también son engañosos, porque ni ellos, ni las reseñas, ni los resultados de taquilla dictaminan en realidad la trascendencia de tu trabajo. Eso lo determina únicamente el paso del tiempo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar