Imprimir
Jul
05

Entrevista con Ari Aster, director de MIDSOMMAR

Escrito por Sergio Burstein

Aster 1

Mientras algunos políticos hablan de hacer nuevamente grande a América (es decir, a Estados Unidos), Ari Aster está haciendo que el terror vuelva a ser escalofriante. Y lo ha logrado en solo dos años.

En el 2018, lanzó “Hereditary”, un primer largometraje que llegaba antecedido por la controvertida reputación de sus numerosos cortos, empezando por “The Strange Thing About the Johnsons” (2011), donde presentaba la relación incestuosa entre un padre y un hijo pertenecientes a una familia afroamericana, pese a que él mismo es un blanco de raíces judías; y el citado debut a lo grande causó una fuerte impresión debido a su original combinación de drama psicológico familiar (otra vez) con relato sobrenatural de satanismo.

Ahora, Aster regresa a las salas con “Midsommar”, un ambicioso y extenso trabajo que se anunció creativamente en las redes sociales con una serie de afiches que imitaban a los del Festival de Coachella, pero que es en realidad la historia de la disolución de una relación de pareja contada desde la perspectiva de unos jóvenes estadounidenses que viajan a un remoto paraje de Suecia para ser alojados por una comunidad naturista aparentemente benévola.

Aster 2

Durante una reciente entrevista, el apacible realizador -que basó supuestamente el nuevo guion en una experiencia propia de desamor, pero que guarda celosamente en secreto los detalles de su vida privada- nos habló extensa y calmadamente sobre sus técnicas para perturbarnos, los desafíos que presentó este rodaje, el empleo del humor en la cinta y el uso abundante de sustancias psicotrópicas como detonante de las situaciones más extrañas que desfilan por la pantalla a lo largo de lo que algunos definen ya como una nueva obra maestra.

Ari, en estos tiempos no es fácil asustar a la gente, pero tú lo logras en tus películas tomando como base situacionestraumáticas que se producen en la realidad.

Sí, me suelo sentir mucho más atraído por cosas que me pueden pasar o que me han pasado cuando escribo mis historias. Hay situaciones terribles que le sucedieron a personas que amo, y eso para mí es la fuente del verdadero terror; todo lo que tenga que ver con monstruos o cosas así es muy débil en comparación.

Cuando hice “Hereditary”, sí estaba tratando específicamente de hacer una película de terror y admito que eso es lo que era, pero en este caso quise hacer un cuento de hadas, y eso es lo que siento que es. De niño, esos cuentos me asustaban mucho, o sea que, en todo caso, me estoy cobrando la revancha [risas].

MS 4

Pero, a la vez, “Midsommar” es muy bella, y todo sucede bajo la luz de un sol omnipresente. ¿Qué retos presentó filmar de ese modo?

Cuando trabajas con tanta luz, todo está expuesto, y no puedes usar la oscuridad como herramienta expresiva. Todo está descubierto, y eso funcionaba especialmente porque estamos mostrando a una pareja enfrascada en una relación que debería terminar, porque sus problemas no pueden ser ignorados, aunque ellos insistan en no darse cuenta.

Los desafíos al filmar de este modo fueron monumentales; tuvimos que preocuparnos constantemente por la continuidad, porque el sol se mueve, las sombras cambian y la calidad de la luz se altera de un momento a otro. Había que esperar a veces 20 minutos para que una nube se desplazara o contar con que el clima estuviera de nuestro lado. Si llovía, perdíamos lo logrado y no podíamos recuperarlo, porque el presupuesto no nos lo permitía.

“Hereditary” se desarrollaba mayormente en interiores y en la oscuridad. Esto te da la oportunidad de obtener algo muy diferente en términos fotográficos.

No me gusta repetirme, pero tampoco ser tan consciente de mí mismo ni tan estratégico. No fue algo intencional. Funcionaba para esta historia y, claro, fue muy bueno que me diera la oportunidad de hacer algo tan diferente a lo anterior.

Ari 4

La parte visual se ve también tremendamente respaldada por las casas, los vestuarios y los diseños de este pueblo ficticio, llamado Hårga. Se nota que trabajaste mucho en ese aspecto.

Es absolutamente satisfactorio pararte en un set y ver cómo se manifiestan tus ideas y tus sueños frente a ti. El pueblo que presentamos es el resultado de mucha investigación sobre el folklore, sobre la celebración del solsticio en Suecia, pero también en Alemania e Inglaterra.

Aprendí el alfabeto rúnico, que es opuesto al futhorc de 16 símbolos, y a partir de ahí empezó la invención; tomamos toda esa investigación y creamos nuestro propio mundo con lógica, reglas, historia y un sentido de la tradición. Fue mucho trabajo; hasta creamos un nuevo propio lenguaje, llamado affekt.

Hay un fuerte componente religioso por aquí, porque si bien lo que practican estas personas cae evidentemente en el paganismo, exhibe elementos del cristianismo. Tú eres judío, pero he leído que no practicas. ¿Qué buscabas por ese lado?

No sé si quiero hablar mucho de lo que estaba detrás de esto, de mis motivaciones, pero puedo decirte que la gente en general es muy tribal y que esta película se refiere esencialmente al tribalismo, a las familias reales en oposición a las familias subrogadas, y a la codependencia. Hay en juego muchas metáforas que sirven para entender los temas presentes en el corazón de la historia.

¿Crees que algunos suecos se molestarán por el modo en que los presentas?

Quizás. Probablemente algunos lo harán. Los suizos suelen tener un gran sentido del humor sobre ellos mismos, y espero que vean ese aspecto de la película, así como lo que se dice en un nivel político, porque hay detalles relacionados a eso que aparecen si prestas atención. No he escuchado todavía nada de parte de ellos, porque la cinta no se ha estrenado por allá, pero estoy intrigado por el modo en que reaccionarán, claro.

También hay varios momentos divertidos, como si estuvieras buscando de vez en cuando el alivio cómico.

No estoy seguro si se trata de alivio cómico, pero me gusta pensar que yo mismo tengo sentido del humor, y considero que una película sin humor es una película perdida. Trato de colocar algo de humor cada vez que me resulta posible, pero también de evitarlo cuando me parece inapropiado hacerlo.

Hablemos de drogas. Hay muchos psicodélicos en la historia. ¿Por qué decidiste incluirlos?

Los psicodélicos juegan un papel importante, sí. No sé qué podría decir sobre eso más allá de que me sentí muy entusiasmado ante el desafío de tratar de representar visualmente de manera auténtica lo que se siente durante un viaje psicotrópico.

Por ese lado, algunos podrán decir que esta es una ‘stoner movie’.

¡Lo acepto! No suena raro para mí hacer una película ‘stoner’. [risas]

Cuando hiciste “Hereditary”, mencionaste como influencia cinematográfica principal a “The Cook, the Thief, His Wife & Her Lover” de Peter Greenway. ¿Cuáles fueron las influencias en este caso? Leí que mencionaste a “The Wizard the Oz”, pero para mí, Lars von Trier suena más apropiado.

Adoro a Lars von Trier; es un cineasta al que siempre tengo en mente. “The Wizard of Oz” fue definitivamente una gran inspiración para esta película, así como “Alice in Wonderland”. También las historias de ruptura de parejas como “Modern Romance”, de Albert Brooks; y las grandes producciones en ‘Technicolor’ de los ‘40 y ‘50, como “Black Narcisist” de Michael Powell y Emeric Pressburger. Lo que menos me inspiró fueron las películas de terror, aunque mucha gente me está mencionando ahora algunas, y quizás se encontraban por ahí en mi cabeza.

Aunque no es muy claro, la cinta parece incluir ideas sobre el empoderamiento femenino y el patriarcado. ¿Estuvo marcada por ese lado por el #MeToo y el Time’s Up?

Escribí el guion hace cuatro años, antes de todo eso; pero sí, es una película que está definitivamente interesada en la política de género, y cuando decidí hacerla, estaba conscientes de que iba a salir en el momento adecuado.