Imprimir
Jun
23

Entrevista a DEMIAN BICHIR y JOSE JULIAN, de “A BETTER LIFE”

Escrito por Sergio Burstein

Texto y foto principal: Sergio Burstein

IMG_1725

Demián Bichir no es sólo uno de los mejores actores de México, sino también un verdadero optimista. Eso es al menos lo que reveló durante una pequeña mesa de prensa que lo reunió con cinco periodistas latinos (incluyendo al representante de MANGANZON), en un hotel de Beverly Hills, para hablar sobre su nueva película, “A Better Life”, que se estrena hoy en Los Angeles y Nueva York y la próxima semana en todo el país.

En el filme, Bichir (“Sexo, pudor y lágrimas”, "Todo el poder", “Che”) interpreta a Carlos, un jardinero indocumentado de Los Angeles que hace lo posible por mantener la dignidad (y, de paso, mantener a su rebelde hijo, interpretado por José Julián) en medio de una situación de inestabilidad que lo expone a abusos por parte de los que se encuentran en una situación privilegiada y a robos perpetrados por su propia gente.

better_unoEl drama, que ha sido dirigido por Chris Weitz (quien hizo antes “The Twilight Saga: New Moon”  y co-dirigió con su hermano Paul la primera “American Pie”), presenta una mirada honesta y realista de un fenómeno que, como lo dice el mismo Alcázar, no se puede mantener oculto. El experimentado intérprete, que cree firmemente en la capacidad del sétimo arte como agente de cambio social, llegó a la entrevista acompañado por Julián.

Demián, al igual que tu personaje, vives en Los Angeles, pero no has sufrido en carne propia el drama de ser indocumentado. ¿Cómo te preparaste para interpretar a este personaje?

Demián: Es para lo que te haces actor, porque cada actor debería estar preparado para aceptar cualquier riesgo, cualquier personaje y profundizar en él de la mejor forma posible. El tiempo que se te da para la preparación es esencial, y afortunadamente aquí tuvimos un buen rango, lo que me permitió incluso asumir las condiciones físicas que requería y aprender a trepar una palmera, como él lo hace.

En otros aspectos, la mayor parte estaba en el guión, pero había que generar de todos modos  cosas que el espectador no ve, como el pasado del personaje y su origen. Cada actor hace lo que quiere, pero yo trato de compenetrarme con el personaje, y eso me llevó a hablar con los verdaderos jardineros [de Los Angeles], que fueron muy generosos al contarme sus experiencias. En realidad, todos [los que estamos en esta ciudad] convivimos con ellos, con los [que trabajan en los] valet parkings, con los cocineros, con los meseros, y con todos lo que se parten el alma para buscar una vida mejor. Pero el trabajo de un jardinero me parece particularmente noble, porque trabaja con las plantas y con la tierra; además, tiene que tener una mano muy buena para que algo florezca.

José, tú sí tienes vivencias más cercanas al tema de la inmigración indocumentada, ¿verdad?

José: Mi mamá era también ilegal; ha arreglado sus papeles hace poco. Yo entiendo lo que ha tenido que sufrir el personaje de Demián, porque crecí con mi mamá en la misma clase de vecindarios que aparecen en la película. Es muy fácil caer en lo de las pandillas, pero la mayoría de los muchachos no quieren [hacerlo]; la única razón por la que terminan allí es porque no tienen otra opción. Desde que son chicos, los demás les dicen: “si eres malo, tendrás respeto”; “si robas algo, nos vas a caer bien”. Pero mi personaje también se ve tentado porque su papá nunca está en la casa, y anda solo con sus amigos.

¿Crees que la película brinda un mensaje específico sobre la inmigración indocumentada?

Demián: La película es la historia del amor de un padre por su hijo y de cómo un ser humano es capaz de rebasar cualquier obstáculo para lograr una vida mejor; eso es lo que la vuelve universal. Yo creo en el poder del cine para cambiar la mentalidad de las personas, para cambiar los corazones, y estoy seguro de que si esta película adquiere la importancia que queremos que tenga, va a cambiar muchas cosas en este país respecto al problema migratorio, que también se presenta en la película. Es un tema que se encuentra de manera permanente en la vida diaria de la gente y de los medios, porque se habla constantemente de cómo hacer para que estos 11 millones de personas tengan una identidad, tengan un rostro.

Hay mucha gente que ni siquiera sabe el nombre de los que cuidan a sus bebés. Tengo amigos anglosajones que ya vieron la película y que me han mandado un par de mensajes en los que me dicen que es increíble cómo en dos horas ha cambiado completamente su perspectiva sobre el fenómeno migratorio, porque esta película se enfoca en el aspecto humano del problema, y el punto más crucial aquí es la separación de las familias que algunos políticos están proponiendo, para ser claros.

El director de “A Better Life” es anglosajón y, aunque tiene ascendencia mexicana, no habla el español de manera fluida. ¿Cómo se trabajó para lograr los diálogos en español de la cinta, que están muy bien logrados?

Demián: El guionista, Eric Eason [que es completamente anglosajón], habla muy bien el español, porque creo que vive en Argentina, no sé por qué razón. El guión estaba escrito como lo ves en la pantalla: los diálogos que terminaron en español estaban en español en el papel y los que terminaron en inglés también estaban en inglés.

Chris tiene sangre mexicana y, aunque no habla el español como yo, lo habla, y nos comunicamos de manera muy clara.

Pero un guión es un ente vivo que se mueve mucho durante el proceso, y los ensayos, las lecturas y los trabajos de mesa son justamente para pulir estas cosas, porque una película es un esfuerzo de colaboración, y eso te da la oportunidad de decir, por ejemplo: “yo no diría aquí ‘chíflale’, sino ‘chíngale’ ”. Después se llega a un acuerdo con el director, claro.

Además, la película muestra el fenómeno de los hijos que crecieron aquí y que no quieren hablar en español con sus padres; es algo que conozco, porque tengo primos a los que ya se les olvidó. Las nuevas generaciones buscan siempre un sentido de pertenencia para ser aceptadas que se hace de manera automática en el caso de ellos a través de la lengua. No les han enseñado en su casa que saber dos idiomas es un arma poderosísima que les puede servir por el resto de sus vidas.

better_dosMuchos inmigrantes que trabajan todo el día, como Carlos, descubren que sus hijos se han integrado a las pandillas cuando es demasiado tarde. ¿Por qué tiene tu personaje más posibilidades de evitar que esto suceda?

Demián: Porque vive su vida de manera firme y digna, y nunca renuncia a la lucha. Su hijo se da cuenta de que todo esto y le toma mucho respeto, aunque no es algo que ocurre de manera inmediata. Es por eso que decide darle la espalda a los chavos que lo quieren llevar por ese camino [de la delincuencia], cuando podría haber dicho: “fuck it, me voy con mis cuates y que mi papá se las arregle como pueda”.

José, sabemos que éste es tu primer trabajo de actuación. ¿Cómo fue hacerlo con Demián, que es ya un veterano del cine y, además, un actor de lo más famoso?

José: Yo ya había hecho varias obras de teatro en la escuela, pero estar con Demián fue como tener al mejor maestro profesional al lado. Aprendí más con él en dos meses que en todos los años que he tomado clases de actuación. Bastaba a veces con ver el modo en que se preparaba, la dedicación que le pone a su carrera. Eso inspira mucho. Yo había visto muchas de sus películas. Me ha gustado el cine desde que tenía 3 años, y me parecía que era un trabajo increíble.

Fui a una audición para una película más chica, pero la casting director de esa me pidió que fuera también a la audición de “A Better Life”, y fue así que conseguí el papel.

¿Cómo fue trabajar con los actores que interpretaron a los pandilleros? Porque ellos fueron realmente delincuentes en el pasado, ¿verdad?

José: Se usaron a muchos del centro Home Boy Industry, y todos fueron muy amables, porque ya se reformaron, luego de darse cuenta de que lo que estaban haciendo era malo. Nos daban muchos consejos para hacer nuestras escenas de manera realista.

José, el director Chris Weitz ha comentado que te gustaría también dirigir. ¿Puedes hablar de eso?

José: Me encantó ver trabajar a Chris. Me di cuenta de que un actor es como la pintura que usa el pintor para hacer una obra, y que el pintor es en realidad el director. Quiero crear mis propias películas; después de hacer esto, me compré una cámara, y he estado haciendo mis propios cortos. No me interesa todavía un tema determinado, pero me encantaría estudiar cine.

¿Qué proyectos tienen ahora?

Demián: Voy a empezar a filmar con Oliver Stone una película que se llamará “Savages”, y nuestra primera reunión es justamente hoy, en unos minutos. Interpretaré al abogado de Selma Hayek (que hará de una poderosa narcotraficante].

José: Yo estoy más enfocado en los estudios [de secundaria], pero espero que esta película me permita tener otras oportunidades. Me educo en la casa, porque tuve que dejar la escuela regular debido a la actuación.