Imprimir
Ago
03

Entrevista a JON FAVREAU, HARRISON FORD, OLIVIA WILDE, ROBERTO ORCI y ALEX KURTZMAN, de “COWBOYS & ALIENS”

Escrito por Sergio Burstein

CA_Un

Hace un par de meses, cuando "Cowboys & Aliens" no se encontraba todavía terminada, un grupo de periodistas (incluyendo al reportero de MANGANZON) tuvo la fortuna de asistir en Los Angeles a una conferencia de prensa dedicada a promover la película, tras someterse a la proyección de un jugoso adelanto.

El reciente estreno de esta vistosa aventura, que mezcla elementos del western y de la ciencia-ficción, es una excusa perfecta para publicar la totalidad de las declaraciones obtenidas a lo largo de un encuentro que no contó con la presencia de  Daniel Craig -el intérprete principal-, pero que tuvo en cambio al director Jon Favreau (mundialmente conocido por su labor en las dos cintas de “Iron Man”), a los actores Harrison Ford y Olivia Wilde y a los guionistas Roberto Orci (nacido en México) y Alex Kurtzman.

No todos resultaron igualmente expresivos: como se puede notar en la amplitud de sus respuestas, Favreau era el que tenía más que decir -y el que proporcionó más información-. Al otro lado del espectro se encontró Ford; en concordancia con el carácter taciturno de sus inolvidables personajes, el legendario veterano parece ser más un hombre de acción que de palabras, ya que a pesar de su amabilidad, habló de manera espaciada, con un tono de voz tan bajo que fue difícil transcribir lo que dijo. Pero, por supuesto, lo que importa finalmente en estos casos son los resultados de lo que se ve en la enorme pantalla.

CA_UnoJon, uno de los aspectos más interesantes de “Cowboys & Aliens” es la combinación de géneros. ¿Cómo se logró esto?

Jon Favreau: Debo decir en primer lugar que esta película no fue generada por mí; fui contratado para hacerme cargo de ella como director. Los que me ofrecieron esta oportunidad fueron Kurtzman y Orci, los productores [y guionistas], a los que conocí hace un par de años durante la celebración del Comic-Con. Cuando estábamos allí, me dijeron que estaban trabajando en este proyecto, y el solo nombre despertó mi curiosidad. Me puse de inmediato a pensar lo que se podría hacer con un título semejante.

Creo que nuestra generación de cineastas, empezando por Quentin Tarantino -que es quizás un poco anterior-, se encuentra muy interesada en hacer películas que se refieren a otras películas, es decir, que no se basan en nuestras experiencias de vida, lo que en mi caso es particularmente cierto, si se deja de lado mi trabajo en “Swingers” [NE: una comedia dramática de 1996, sobre relaciones humanas en Los Angeles, que fue escrita, producida y protagonizada por Favreau].

Por lo general, hacemos con nuestras películas comentarios fílmicos sobre las que nos antecedieron, y en esas circunstancias, es muy difícil ser original. Cuando piensas en los DJs, lo primero que ves es que están usando discos de otros; ¿qué hay de interesante en eso? Pero tuve la suerte de conocer a DJ AM mientras estábamos trabajando en “Iron Man 2”, y lo más importante que descubrí a su lado es que el verdadero arte de los DJs se encuentra en una buena combinación de canciones, que puede brindar a veces resultados irónicos brillantes.

Todo el mundo ha estado tratando de darle nuevos ímpetus al western, un género particularmente divertido en el que han probado suerte muchos grandes directores; todos pasamos por él en algún momento de nuestras carreras, porque es además una forma artística subyugante que, en determinado momento, fue el pilar principal de nuestra industria cinematográfica, para ser luego reemplazado por películas de efectos especiales que se apropiaron de muchos de sus elementos.

De hecho, el Sr. Ford, aquí presente, ha interpretado a lo largo de su carrera a varios pistoleros, aunque rara vez dentro del género. Creo que el Han Solo de “Star Wars”, el protagonista de “Blade Runner” y hasta Indiana Jones responden muy bien a esos arquetipos.

Para darle nueva vida al asunto, muchos de nosotros estamos tratando de combinarlo con otras cosas. En este caso, la apuesta tuvo en uno de sus lados al western -que no es precisamente un género muy popular en estos tiempos-, y en el otro a las películas sobre invasión extraterrestre  -que han sido siempre muy rentables para los estudios-. Eso le daba a los ejecutivos la seguridad necesaria para la inversión, mientras que para todos los que estamos en esta mesa, significaba una oportunidad de combinar dos estilos y ver el modo en que funcionaban.

Me gustó mucho que nuestros guionistas no abandonaran el modelo típico del pistolero, porque el personaje de Craig es una fuerza de la Naturaleza casi sobrenatural, que responde a la forma en que ha evolucionado el arquetipo; es  una suerte de combinación de Jason Bourne, samurai, ninja y jedi. Los escritores usaron todo eso de manera muy seria, y la parte divertida vino cuando lo combinaron con una invasión extraterrestre típica de los 80. Para nosotros, la originalidad provino del encuentro de esas dos tradiciones.

CA_dos_

¿Qué películas viste para inspirarte?

Favreau: Durante uno de nuestros primeros encuentros, Steven Spielberg [productor de “Cowboys & Aliens”] nos invitó a ver una versión restaurada [del clásico de John Wayne] “The Searchers”, y se pasó toda la proyección haciéndonos un comentario en vivo, lo que nos permitió saber que es un experto en el género, aunque no ha hecho ningún western en sí. Después de eso, él mismo me dio un iPad con filmes como “Stagecoach” [de John Ford], “Unforgiven” [de Clint Eastwood] y “High Noon” [de Fred Zinneman]; vi todas las películas de vaqueros que pude ver. Claro que también le dedicamos mucho tiempo a la parte de la ciencia-ficción, viendo por ejemplo “Close Encounters of the Third Kind”, pero concentrándonos en realidad en su vertiente más terrorífica, como “Predator”, “Alien” y “Aliens”.

No queríamos, por supuesto, que nuestras criaturas se vieran como “Paul” [risas], que tiene mal carácter, pero es finalmente benévolo y luce ojos almendrados; buscábamos el lado más relacionado a la pesadilla, la versión que Guillermo del Toro haría de un extraterrestre.

Lo interesante de todas las películas de la era anterior a los efectos digitales [CGI] es que no podían exhibir a sus monstruos hasta el último minuto, porque estos eran títeres o ‘animatronics’; si el tiburón de “Jaws” hubiera aparecido desde el comienzo, yo me habría salido de la sala [risas]. En esa época, tenías que jugar con el ambiente, la música y la tensión.

Pero nosotros supimos desde el inicio de este proyecto que tener a la mano toda la CGI disponible no era excusa suficiente como para sacar todas nuestras cartas desde el comienzo; decidimos más bien mantener la técnica del pasado. Sin embargo, una vez que los mostramos, estos alienígenas van a impresionar a más de uno, porque están muy bien hechos y se lucen a plena luz del día, en medio del desierto. Puedo asegurar que nadie ha visto nada igual.

CA_3Sr. Ford, el personaje que Ud. interpreta es aparentemente un tipo muy rudo y cruel, pero parece manejar también ciertos códigos de ética. ¿Cómo lo definiría?

Harrison Ford: Siempre que pienso en los personajes, lo hago en relación a la historia; ellos deben existir en función de ésta. El que interpreto aquí funciona inicialmente como adversario del personaje de Daniel [Craig], y después como un aliado suyo, porque la relación entre los dos atraviesa por momentos muy distintos a lo largo de la película. Woodrow Dolarhyde es básicamente un tipo que posee una gran cantidad de ganado y que, por ello mismo, se ha convertido en la persona más rica del pueblo; eso le permite hacer lo que quiere, y no sólo a él, sino también a su hijo, que está terriblemente engreído. Pero, a diferencia de este hijo -que aprovecha simplemente el temor generado por su padre-, Dolarhyde es un sujeto realmente duro, que ejerce la justicia por cuenta propia, como ocurría muchas veces en el Viejo Oeste.

¿La pasó bien haciendo de vaquero?

Ford: Sí; me encanta estar afuera y andar a caballo.

Favreau: Es demasiado modesto; ¡Harrison tiene un rancho! Es un jinete excelente.

Ford: Fue muy divertido; pero lo que más me gustó fue la historia y las relaciones entre los personajes. También el hecho de que mi personaje podía mostrarse libremente como era, sin las restricciones que se te piden a veces por cuestiones comerciales.

¿Qué se quería lograr con la participación del Sr. Ford en esta película?

Favreau: La intención no fue nunca que Harrison tuviera un papel accesorio, que fuera simplemente un personaje secundario que cumpliera una suerte de papel histórico, sino que se encontrara en un mano a mano permanente con Daniel. La gente asume que cuando un actor recibe un guión, dice sus parlamentos como si se tratara de un presentador de noticias; pero, sobre todo en la generación de Harrison, tu rostro es tu marca, y ejerces un control de calidad en todas las películas en las que participas. Harrison sabe mucho de cine, y colaboró a lo largo de todo el proceso, incluso en el montaje.

Olivia, ¿puedes describir el modo en que te involucraste con este proyecto?CA_4

Olivia: El guión llegó a mi casa a medianoche…

Favreau [interrumpiendo]: ¡Yo no lo estaba llevando! No empiecen con los rumores.

Olivia [risas]:…. y, a las 2 de la mañana, ya lo había terminado, y me encontraba mandándole mensajes a todas las personas que trabajan conmigo, diciéndoles que tenía que conocer a Jon para hablar sobre esta película. Me encantó el personaje de Ella; no sabía de dónde venía ni a dónde iba, y eso lo hacía muy emocionante. Me sentí además maravillada por el modo tan delicado en que se hilvanaban estos dos géneros. Todavía recuerdo el discurso durante el primer día del rodaje, que se hizo en un pueblo de Santa Fe [Nuevo México], y la sensación de gratitud que experimenté al verme rodeada de un equipo técnico tan increíble y de unos actores tan extraordinarios.

¿Cómo te sentiste interpretando a un personaje que se encuentra metido en un mundo tan masculino?

Olivia: Ella es una viajera, y como muchas personas de esa época, está buscando algo, quizás una nueva vida. En el Viejo Oeste, había mucha gente que se encontraba en pos del oro, y no era realmente raro ver a una mujer que viajaba sola, sobre todo si había perdido a su compañero por algún motivo. Lo interesante de Ella es que no se viste de manera tradicional, no trabaja en el campo ni en el bar y lleva un arma en la cintura. Todo eso le da un aire muy independiente y muy misterioso. Investigué mucho sobre los buscadores de oro y sobre las mujeres de esos lugares, que eran muy fuertes y que, de un día para el otro, subían a sus hijos a la carreta y se iban a otro pueblo, llevando siempre el piano a cuestas, por más difícil que les resultara. Ella es una mujer muy dura, y me encanta interpretar a personajes así.

¿Puedes hablar sobre tu trabajo con Daniel? Porque compartes muchas escenas con él…

Olivia: Fue muy emocionante, porque él se metió completamente en el personaje. A veces, me parecía que estaba trabajando con Steve McQueen, y creo que todos sentimos algo parecido. Para los actores, interpretar a estos personajes del Viejo Oeste fue como un rito de transición; estar en medio de un ‘saloon’, con una pistola en la mano, fue una inexperiencia inolvidable.

¿Podrían hablar sobre el proceso creativo de la película?

Roberto Orci: Tengo que empezar diciendo que se acaban de revelar unos archivos en los que se confirma supuestamente que John F. Kennedy pidió que se le entregaran todos los documentos disponibles sobre OVNIS diez días antes de ser asesinado. Como ven, estos asuntos están siempre bajo la mirada pública, aunque los tomemos muchas veces a la broma. Sin embargo, ¿cómo reaccionaría un grupo humano del siglo XIX, que no ha visto ni siquiera la electricidad, ni tiene por supuesto televisión, ante la presencia de luces en el cielo?

Me parecía que ésa era una forma muy original de reconectarse con la posibilidad de que haya vida en otros planetas. Nos interesaba recrear de algún modo la sensación de sorpresa que tendríamos aún hoy si se apareciera algo así frente a nosotros, en medio de la calle.

CA5Alex Kurtzman: Cuando miras las películas de género de los 80, te das cuenta de que no les importaba decir que otra cultura era mala. Pero yo crecí en una sociedad más global, en la que no se sabía bien si dar vivas por los vaqueros o por los indios. Mientras nos volvemos más sensibles con los que viven alrededor del planeta, las historias se vuelven más complejas, y se hace más difícil presentar a algo o a alguien como una forma alegórica de maldad. Sin embargo, el formato de la invasión extraterrestre hace que no tengamos que contar los dos lados de la historia, porque se trata de una raza ficticia que quiere invadirnos, y eso nos da licencia para usar todos los elementos del western tradicional, que se basaba en el viejo enfrentamiento entre el Bien y el Mal.

Esta película se inspiró en un cómic del mismo nombre que era mucho más para niños, porque esta adaptación es bastante violenta…

Favreau: Yo tengo hijos; el mayor de ellos tiene 9 años. Pero todos ellos saben cómo se hacen las películas y entienden el contexto. De todos modos, me preocupa la violencia; “Cowboys & Aliens” es más intensa que las cintas de superhéroes que hecho, pero esa circunstancia no me preocupa mucho, porque el universo presentado no es nada realista. Además, no quise hacer una película para niños, sino para un público de más edad, y no estábamos dispuestos a ablandar la propuesta para cambiar eso.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar