Imprimir
Feb
04

Entrevista a James Cameron, Alister Grierson y Andrew Wright, productor, director y guionista de SANCTUM

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Sanctum

A estas alturas, parece que todo lo que toca se convierte en oro. A los 56 años de edad, James Cameron es uno de los hombres de cine más famosos -y solicitados- del mundo.

Su próximo proyecto lo encuentra como productor ejecutivo de "Sanctum", una cinta que no ha escrito ni dirigido, pero que tiene sin lugar a dudas su impronta creativa, ya que ha sido filmada usando las mismas cámaras y los artilugios tecnológicos vanguardistas que se emplearon en "Avatar", la ya célebre historia de los alienígenas azules y ecologistas que conquistó el planeta.

Un mes antes del estreno de "Sanctum" en las salas mundiales, el experimentado cineasta (autor también de trabajos tan reconocidos como "Terminator", "True Lies" y sobre todo"Titanic") se reunió con la prensa en la ciudad de Los Angeles para mostrar algunas escenas del nuevo proyecto, y para ofrecer inmediatamente después una conferencia de prensa que lo encontró al lado del australiano Alister Grierson (director de la cinta) y del también australiano Andrew Wright (un viejo colaborador de Cameron, encargado del guión de la película).

La reunión se dio ante las puertas de los Estudios Universal, donde se instaló una unidad móvil de proyección cuyo interior se asemejaba a la caverna en la que se desarrolla gran parte del filme, y que sirvió para la exhibición de tres escenas del mismo.

"Empleamos el sistema de cámaras de "Avatar", y Alister pasó una semana en el set de filmación [de esa película], junto a su director de fotografía [Jules O'Loughlin], para ver los problemas y las posibilidades que podía generar [dicho formato]", dijo Cameron, que aparentemente sólo visitó el set de filmación de Sanctum una vez, pero colaboró en el desarrollo del guión y fue asistente de montaje.

baja5647_D062_06481

"De todos modos, me parece que las exigencias más fuertes para ellos fueron las físicas", prosiguió. "Tuvieron que desplazar enormes cantidades de agua de manera segura, con actores que estaban siempre en arneses de seguridad y que debían simular que no los tenían, además de recurrir a equipos reales de respiración acuática que no se habían usado antes en el cine, y para cuyo uso debieron entrenarse arduamente".

Como ya se ha señalado, Sanctum está dirigida por Alister Grierson, un profesional australiano cuyo nombre no le dice actualmente mucho a los cinéfilos, pero que causó cierta sensación en el circuito de festivales con su ópera prima, Kokoda (2006).

Esta era una cinta bélica de modesto presupuesto -pero de ambiciosas intenciones- que recreaba de manera particularmente realista el enfrentamiento entre las tropas japonesas y las del país del realizador durante la Segunda Guerra Mundial.

Sanctum tiene como protagonistas a actores australianos poco conocidos , como Richard Roxburgh, Rhys Wakefield y Alice Parkinson, y cuenta la historia de un equipo de exploración marina (en el que figuran un padre y un hijo) que queda inesperadamente encerrado en una cueva subterránea.

"Tuvimos la enorme fortuna de poder contar con Roxburgh, que es probablemente el actor más conocido en Australia, y que es considerado también el mejor", dijo Grierson. "Pero necesitábamos además actores que estuvieran dispuestos a aceptar los enormes desafíos que se encontraban en sus roles, porque fuera de someterse al entrenamiento, tenían que hacer cosas que resultan muy peligrosas hasta para los profesionales en la materia".

Sanctum_3La película se basa en una experiencia real de Wight, quien atravesó un trance semejante cuando trabajaba como buceador. "Lo mío duró unas cinco horas y fue realmente aterrador, porque el techo [de la cueva donde estaba] se encontraba a punto de caer cuando logré escapar", recordó el escritor.

"Claro que, para el guión, usé los elementos más dramáticos de esta vivencia, con el fin de elaborar una historia que explorara el modo en que reacciona un grupo de personas en una situación de encierro".

Cuando se le preguntó por su constante interés actual en el uso de la 3D, Cameron aprovechó la ocasión para manifestar su ya conocido rechazo hacia los filmes que se filman de manera tradicional y se trasladan posteriormente al formato (algo que ocurre en la mayoría de casos actuales).

"Me emociona muchísimo lo que se puede lograr con esto, pero me preocupa también el mal uso de la tecnología, sobre todo cuando se hace en post-producción", señaló. "Queremos demostrar con Sanctum que hay una manera relativamente económica de trabajar en 3D desde el comienzo del proceso, porque esta película costó probablemente quince veces menos que Avatar".

Cameron se mostró también entusiasmado con las nuevas posibilidades que puede ofrecer la televisión en tercera dimensión. "Cuando los fabricantes de productos electrónicos de consumo masivo lleven al mercado aparatos que no requieran de anteojos, esto va a explotar completamente", aseguró. "El número de compañías de televisión abierta, cable y satélite que están invirtiendo en la 3D de manera tentativa o agresiva se incrementa todo el tiempo".

El afamado productor, director y guionista afirmó que la acción en "Sanctum" no es la que se da en las cintas de Indiana Jones y en los 'thrillers' contemporáneos, sino que sirve para "exteriorizar y representar de manera física y cinematográfica la lucha interna que uno tiene en una situación de tensión extrema".

Grierson manifestó que lo que más le interesó en este proyecto fue envolver al espectador en el dramatismo de la historia. "Creo que lo importante aquí es el sentido de la transferencia de conocimiento y de amor entre un padre y un hijo", añadió.

"Me parece muy bien entretener a la audiencia, y lo estamos haciendo; pero, por otro lado, los elementos de acción de la película son sólo una excusa para contar el crecimiento espiritual del hijo [de un experimentado buceador]".

Al final de la conversación, Cameron no pudo evitar la comparación con su título más famoso hasta la fecha. ""Andrew y Alister saben que no hubieran podido hacer esta película conmigo si no la hacían en 3D; pero, de alguna manera, ["Sanctum"] es el anti-"Avatar" ", aseguró. "Hay algunos efectos especiales digitales, pero se encuentran escondidos en momentos que uno no esperaría; esta película luce completamente real".