Imprimir
Nov
12

Conferencia de prensa en L.A. por la reunión, el nuevo álbum y la gira mundial de BLACK SABBATH

Escrito por Sergio Burstein

Texto, fotos y video: Sergio Burstein

Sabbath1

No estamos seguros de que supieran que el canal VH1 había declarado esa misma fecha como el Día Nacional del Metal; probablemente, decidieron hacerlo el 11-11-11 (11 de noviembre del 2011) a las 11.11 am porque era lo más cercano que encontraron al proverbial 666. Pero lo de menos aquí eran las cábalas, porque lo que importaba realmente era lo que iban a anunciar estos padres del metal en el popular club Whisky A Go-Go.

La invitación (sólo para periodistas) señalaba que asistirían el cantante Ozzy Osbourne, el guitarrista Tony Iommi, el bajista Geezer Butler y el baterista Bill Ward, es decir, todos los integrantes originales de Black Sabbath, por lo que no había que ser demasiado inteligente para suponer que se iba a realizar el anuncio de una segunda reunión (la primera fue en 1999 y duró hasta el 2005, pero no tuvo como resultado un nuevo álbum, sino sólo un disco doble en vivo con dos temas nuevos en estudio).

Sabbath2Además, recientemente, un periódico inglés publicó unas declaraciones de Iommi en las que éste hablaba del reencuentro, aunque parece que esa parte de la conversación era privada, porque el mismo hombre de negro se molestó mucho cuando fueron difundidas.

En vista de las circunstancias, no había mucho sentido de la sorpresa por ese lado, aunque sí en lo referente a lo que implicaría la ya voceada reconfiguración. Y, una vez en el Whisky, no hubo que esperar mucho para saberlo, porque a las 11:11 am en punto, unas pantallas gigantes presentaron un compendio de imágenes y de música del viejo Sabbath que concluyó con unas grandes letras en las que se confirmaba la renovación del proyecto, la grabación de un nuevo álbum con el productor Rick Rubin, la participación en el festival británico Download del 2012 y la realización de una gira mundial.

A excepción del segundo evento, que será el 10 de junio, el video no precisaba cuándo se lanzará el álbum ni cuándo se hará el tour, como no lo hizo tampoco la breve conferencia de prensa que se llevó a cabo a continuación, lo que hace suponer que el grupo -que se encontraba completo sobre el tabladillo, y que llegó en compañía del barbudo Rubin- no tiene aún los planes completamente definidos... o no quiere simplemente revelarlos.

En realidad, los más entusiastas con la noticias parecían ser los reporteros de música que acudieron a la cita, los fans que esperaron pacientemente a la salida del local para poder ver acercarse a sus ídolos y, por supuesto, el anfitrión Henry Rollins, que no es necesariamente el representante más emblemático del heavy metal, pero sí un artista valioso que posee además un generoso dominio de la palabra.

Antes de que los integrantes de Sabbath ocuparan sus lugares en la mesa, Rollins dio un breve y acertado discurso en el que, además de repetir los datos presentes en el video, dio cuenta de su aprecio por el grupo original, es decir, el que grabó los 8 álbumes iniciales de una trayectoria que, como los fans saben, tuvo otra etapa importante (dividida en dos épocas) con el también célebre vocalista Ronnie James Dio, fallecido en el 2010.

“No sé cómo eran ustedes, pero yo era un chico que no me sentía nada cómodo en la sociedad, y cuando escuché a este grupo, me di cuenta de que a partir de ese momento mi vida tendría una banda sonora”, recordó el ex Black Flag. “Ocurrió en la parte trasera de un bus, cuando tenía 14 años, gracias a alguien que tenía una copia en cassette del álbum “Paranoid”; la voz hipnótica de Ozzy y los ominosos riffs de guitarra de Tony me hicieron pensar de inmediato que no iba a estar solo en los años de escuela que me quedaban”.

Sabbath3Los que se mostraron menos propensos a la conversación fueron los integrantes de la banda, incluyendo al normalmente locuaz Osbourne, que lejos de hacer sus habituales bromas y de narrar anécdotas sobre su conocido (y supuestamente concluido) abuso de las drogas -algo que además de entretenido hubiera resultado pertinente, puesto que fue justamente en Los Angeles donde tanto él como sus compañeros atravesaron su periodo más cocainómano de los 70-, resultó parco al hablar sobre los motivos de la reunión, diciendo que se había producido simplemente porque “ya le tocaba la hora” y “porque todo el mundo lo estaba pidiendo”.

“Creo que era ahora o nunca”, agregó en ese momento Iommi. “Nos estamos llevando bien y tenemos todavía algunas cosas interesantes que mostrar”. Animado quizás por estas palabras, Osbourne reconoció que “mientras más pasa el tiempo, hacer algo como esto resulta más y más difícil”, aunque lo cierto es que entender claramente lo que él decía resultaba también difícil (y no necesariamente debido a su origen británico).

Para el mismo Príncipe de las Tinieblas, la elección de Rubin (quien ha trabajado con Slayer, Red Hot Chili Peppers, Rage Against the Machine, Metallica y muchos más) como productor del nuevo trabajo es “la cosa más lógica, porque lo he conocido por muchos años y, cuando iba a su casa, nos sentábamos siempre a escuchar discos de Sabbath y de Los Beatles. Rick ha estado queriendo hacer esto desde hace tiempo, y espero que con él las cosas funcionen mejor que la última vez que lo intentamos”.

Se había dicho que los cuatro rockeros decidieron anunciar su reunión en esta fecha y en este lugar porque su debut angelino se produjo hace 41 años dentro del mismo recinto. Sin embargo, cuando alguien le preguntó por sus recuerdos sobre dicha presentación, Ward dijo con mucho sentido del humor -y con mucha sinceridad- que “no se acordaba de casi nada”.  “Acabábamos de tocar en el Forum, y eso sólo fue la continuación de la fiesta eterna en la que vivíamos entonces”, precisó.

Sabbath4

Rollins pasó brevemente el micrófono a la prensa, pero no hubo realmente tiempo para obtener mucha información. Cuando se le preguntó si cantaría ahora en vivo o en las nuevas grabaciones (algo que hizo ocasionalmente en los primeros discos de Sabbath), Ward afirmó que iba a limitarse "a lo suyo", es decir, la batería; nos hubiera gustado escuchar algún comentario sobre el estado de su salud, porque se sabe que, en los últimos tiempos, ha tenido algunos problemas cardiacos que lo llevaron a retirarse hasta dos veces del grupo.

Existía también inquietud por saber si la banda tocará algunas piezas más oscuras en la presente reunión, porque la que se dio a inicios de los 2000 se centró completamente en los temas más conocidos (y dejó de paso de lado los que llevaban interpretaciones vocales más agudas, porque Osbourne no lograba ya llegar a las notas). “No hemos llegado todavía tan lejos”, señaló Iommi. “Pero tocaremos probablemente composiciones nuevas y distintas; lo que sí puedo asegurar es que no haremos el mismo set de la vez pasada”.

Aunque Butler es conocido por haber creado casi todas letras del viejo Sabbath, se trata de un personaje al que no le gusta hablar en público, como lo demostró cuando se lo interrogó sobre la tendencia que llevarán las nuevas canciones en lo que respecta al mensaje. “Lo que pasa en el mundo siempre ha influenciado de alguna manera lo que escribimos, y es probable que ahora pase lo mismo”, se limitó a decir. “Lo cierto es que, musicalmente, Tony ha estado haciendo unas cosas maravillosas”.

No hubo tiempo para más. A pesar de los pocos detalles que se revelaron sobre los acontecimientos que se vienen, lo importante por el momento es que Black Sabbath está de regreso, y ésa es una noticia suficientemente buena para todos los que anhelaban ver a estos veteranos sobre un escenario, desgranando ese rock pesadísimo y corrosivo que sólo ellos fueron capaces de generar.

Al salir del club, nos encontramos con un entusiasta grupo de fanáticos que se habían enterado de la conferencia a través de los medios informativos. No habían podido ingresar al Whisky, y aunque esperaron pacientemente afuera para ver cuando menos de lejos a los legendarios rockeros, no lograron que ninguno de ellos les firmara las camisetas, los vinilos y hasta las guitarras con las que habían llegado hasta el Sunset Strip, porque los Sabbath abandonaron rápidamente la zona a bordo de una espaciosa camioneta. Pero, como buenos fans, ninguno se quejó, al menos abiertamente.

Los dejamos a continuación con un video que resume del mejor modo posible lo que vimos y escuchamos en esta mañana de ensueño, en la que brilló el sol a pesar de que estamos casi en invierno, y que debido a las buenas nuevas que trajo, se convirtió en el inicio perfecto para este implacable Día del Metal.