Imprimir
Dic
02

Entrevista con TERI GENDER BENDER, de LE BUTCHERETTES (de gira con IGGY & THE STOOGES)

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

teri_main

Para cualquier practicante del ‘garage rock’ que se respete, salir de gira con Iggy & The Stooges (es decir, los padres del género, al menos en su vertiente más punkera) es un simple sueño. Pero eso es justamente lo que está a punto de vivir Teresa Suárez (conocida ahora como Teri Gender Bender), una jovencita méxico-americana de 22 años que, por esas cosas del destino y del mérito propio, lidera en Los Angeles una banda en inglés que se ha convertido en una verdadera sensación, y que empieza el recorrido con los Stooges esta noche en el Hollywood Palladium, para ofrecer luego dos fechas en el Warfield de San Francisco (el domingo y el martes).

Le Butcherettes se formó en el 2007 en Guadalajara, como un dúo femenino de guitarra y de batería que grabó el EP “Kiss & Kill”, pero que llamó particularmente la atención por el desempeño de Teri, quien además de lucir un atuendo de empleada doméstica que le servía para burlarse de lo que veía como una forma moderna de esclavitud, ofrecía en el escenario unos espectáculos fascinantes en los que empleaba sangre artificial, huevos, harina y hasta una cabeza real de cerdo con la que aludía a los machistas.

Tere_empleadaPero la versión de la banda que ha dejado a todo el mundo boquiabierto en los Estados Unidos es la que se completa con el baterista Gabe Serbian y el bajista Jonathan Hischke, quienes se unieron a Tere cuando le llegó el turno a la promoción del álbum “Sin Sin Sin”, editado por el sello del Mars Volta Omar Rodríguez-López. Sin embargo, el atractivo principal del grupo -que de todos modos ya cambió de base rítmica- sigue estando en la vocalista y guitarrista, cuyo desenfreno total sobre las tablas la ha llevado a cortarse un mechón de pelo (ocurrió durante el show que aquí reseñamos) y hasta a orinar ante la audiencia (en medio de una presentación en el Troubadour).

MANGANZON se encontró con Tere antes de una de sus vibrantes presentaciones en el circuito de bares angelinos, y decidimos empezar la charla hablando de un curioso video que la encuentra completamente desprovista de ropas en las calles de París, al lado del irreverente artista chileno-francés Adanowsky. Esta chica es peligrosa, sí, pero cuando la pusimos a hablar en español, estuvo de lo más tranquila… por quince minutos.

Teresa, vamos a hablar de Le Butcherettes, claro, pero quiero empezar haciendo un comentario sobre un video muy interesante y muy loco que circula por ahí…

Ya sé cuál es [risas]. Ese fue el mejor día de mi vida.

¿Actúas normalmente así, de manera tan desenfadada?

De chica hacía en la escuela locuras tipo “Jackass”; me encantaba aventarme, y me di cuenta de que quería hacer algo interesante en la vida. Esto viene también de  situaciones personales, porque tengo no mucha ira, sino mucha tristeza dentro de mí, mezclada con mucha felicidad; y ésas son sensaciones que quiero sacar. Lo de desnudarme sí lo pensé un poco, pero me di cuenta de que se vive una vez y de que había que hacerlo, viniera con críticas positivas o negativas.

¿Cómo hicieron el video?

Sin pedirle ni siquiera permiso a la policía. Pero uno de ellos se reía mientras lo filmábamos. No sería lo mismo aquí, claro; me arrestarían y me meterían a la cárcel cinco años [risas].

Se entiende muy bien que Adanowsky lo haya hecho, porque su padre [el legendario cineasta chileno Alejandro Jodorowsky] es también un demente, en el buen sentido de la palabra, y su educación tiene que haber sido muy particular. ¿Pero de dónde sale lo tuyo?

No estoy en contra de los hombres, pero me encanta la literatura feminista. Fuera de todo eso, mi padre tuvo mucho que ver; él falleció, y ése fue el momento más duro de mi vida, la gota que derramó el vaso, porque me di cuenta de que la muerte nos puede llegar en cualquier momento. El murió cuando yo tenía 14 años, y al año siguiente nos fuimos a Guadalajara, porque hasta ese momento había vivido en Denver, donde también nací. Lo hice con mi madre, que nació en Puebla. Pasé allí seis años y después me fui al DF, ya por mi carrera musical.

butcherettes

Las influencias literarias que has mencionado se notan en algunas de las canciones del disco, como “The Actress That Ate Rousseau” y “Mr. Tolstoi”; yo pensaba que las referencias a estos autores eran un asunto completamente irónico.

Me encantan. Mi padre, que era español, estudió filosofía, pero trabajaba en la cocina de una cárcel para poder mantenernos; se dio completamente por nosotros. Dejó de lado lo que alimentaba su alma y su auto-estima para darnos una educación, y fue gracias a él que me metí a la filosofía; no me obligaba a leer, pero nos gritaba poemas de Sylvia Plath en las noches, desde el sofá y con su ron en la mano. Es por es que me considero una escritora antes que una artista musical.

¿Y de dónde salió el rock’n’roll?

De allí mismo. Cuando estaba en ésas, mi padre le subía el volumen a The Who, mientras mi madre le decía: “¡Ya, Roberto, bájale!” También nos hizo ver [la ópera rock] “Tommy”, que en ese momento yo no entendía, pero que me impresionó mucho, hasta el punto de que quise copiarla.

La provocación está presente en tu álbum desde el nombre mismo, “Sin Sin Sin”. La primera canción, “Tonight”, va también por ese lado; ¿te gusta causar polémica o te atrae realmente el desorden?

Esa canción es una denuncia a la violación; pero está bien que la hayas sentido de ese modo, porque el arte está justamente para ser relativo. Una vez me quedé dormida en la casa de un amigo, pensando que estaba bien y que podíamos incluso quedarnos en la misma cama; pero me desperté en la madrugada y me di cuenta de que [él] quería tocarme. Nunca le dije nada; pero quiero decirle con esto a las demás mujeres que no se queden calladas.

Teri_vert¿El título del disco se refiere entonces a los pecados de los demás, no a los tuyos?

A los pecados de todos. Hay gente que me ve en el escenario o corriendo desnuda y que piensa que soy una traidora del movimiento feminista, por ejemplo; sus ideas se han vuelto una religión y les impiden crear algo nuevo. Creo que actualmente estas cosas dependen del individuo, no de un grupo que dicta las normas. No quiero unirme con todas las mujeres del mundo a cantar la misma canción, sino que cada persona, sea hombre o mujer, haga lo suyo, siempre y cuando no me moleste ni mate a mis hermanos, como está pasando ahora en México con el narcotráfico. Lo que hago ahora me da felicidad, porque me permite viajar por el mundo y conocer a mucha gente.

Como creciste en los Estados Unidos, se he te hizo más fácil hacer canciones en inglés, a pesar de que Le Butcherettes surgió en Guadalajara, ¿verdad?

Claro. El lugar en el que creces te influye mucho. He escrito algunas canciones en español y las he grabado, aunque sólo de manera casera, con [el programa] Garage Band; es interesante, porque cambia hasta el tono de mi voz. Todavía no he encontrado mi cuerpo por allí, porque es una lengua tan hermosa que no quiero hacerlo mal. A Ximena Sariñana le sale increíble, por ejemplo.

¿Por qué regresaste a los Estados Unidos?

Porque aquí había mucho más apoyo [a mi música]. En México había muchos prejuicios por lo del inglés; es por eso que no nos firmaban. Fue muy extraño, porque cuando iba por ejemplo Phoenix, un grupo francés que canta en inglés, todo estaba bien. Pero no con nosotros.

Se ha dicho muchas veces que tu grupo está inscrito en el rollo del ‘garage rock’, pero me parece que tiene también algo de ‘grunge’. ¿Cuáles son tus influencias?Teri_vert_2

The Beatles, Janis Joplin, Cream, Bikini Kill, Lola Beltrán. Más adelante en mi vida empecé a escuchar otras cosas, como Nirvana y The Stooges, por supuesto; pero de niña era muy cerrada. Me gusta que nos conozcan como una banda de ‘garage rock’, pero yo llamo a lo que hacemos ‘butcher rock’, rock carnicero, porque siento que cambiamos mucho de género entre canción y canción.

Omar Rodríguez-López produjo el disco, grabó las partes de bajo y ha estado incluso tocando con la banda en vivo en los últimos meses. ¿Cómo lo conociste?

Nos vio tocar en un bar de Guadalajara, porque él vivía en ese momento por allá. Justo esa noche se fue la luz, y yo me puse a cantar con un megáfono; después me dijo que le gustó la actitud que tuve. Se fue dando la confianza, y después de las bromas, llegamos a un punto en el que teníamos que trabajar juntos.

En los últimos meses has abierto para bandas como Deftones, Jane’s Addiction y Flaming Lips, y ahora estarás de gira con The Stooges. ¿Nada mal, verdad?

Es muy raro. Todavía no me la creo, y espero no creérmela nunca, porque de otro modo, me aburriría.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar