Imprimir
Ene
24

Entrevista con Charlie Benante, baterista de ANTHRAX (de gira por EEUU)

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

1CharlieBenante1280

Ha permanecido casi tres décadas con la misma banda, tiene ya 49 años y continúa siendo uno de los bateristas más excepcionales en la escena del metal, como lo podrá comprobar cualquiera que vaya a uno de los conciertos de Anthrax, incluyendo el que se lleva a cabo esta noche  en la House of Blues de Anaheim, al lado de Testament y Death Angel.

El evento será sucedido por fechas en ciudades como Temple, Indianapolis, Atlanta, Columbus, Baltimore y Nueva York, para trasladarse en febrero al Cosquín Rock de Argentina y regresar a Sudamérica en abril (pueden encontrar todas las fechas y todos los escenarios en este enlace).

Fuera de sus innegables habilidades con el doble bombo, Charlie Benante es un integrante esencial de la respetada banda de thrash metal debido a que es el encargado principal de la elaboración de su música y, sobre todo, de esos feroces pero entretenidos riffs que tanto distinguen al combo.

Anthrax-Worship_Music-1De hecho, el artista oriundo del Bronx es un estupendo guitarrista que participó activamente en ese segmento durante la grabación de los discos de S.O.D., un celebrado proyecto paralelo a Anthrax que se creó como una simple broma, pero al que se le adjudica la fundación del crossover (es decir, el encuentro del hardcore y del thrash).

Benante es también un artista gráfico que ha elaborado varias de las portadas y de las camisetas de Anthrax, una banda que tuvo un 2011 particularmente brillante, ya que además de reunirse con su cantante más emblemático, Joey Belladonna, participó en la histórica gira de los Big Four al lado de Metallica, Megadeth y Slayer, y lanzó “Worship Music”, que los críticos consideran como uno de los mejores álbumes metaleros del año.

MANGANZON tuvo la oportunidad de hablar con el legendario músico luego del concierto que ofreció con Anthrax en el Club Nokia de Los Angeles [lee aquí la reseña], pero la publicación de la entrevista se postergó hasta el día de hoy, cuando el grupo se encuentra nuevamente recorriendo nuestras costas. Por el momento, parece que el 2012 prolongará la buena fortuna para el baterista y sus compañeros, como lo insinúa la siguiente plática.

Charlie, te acabo de ver en vivo y estás tocando estupendamente. ¿Cómo lo haces?

[risas] ¿Cómo lo hago? No sé. Obtengo la energía de la audiencia y de la música; me ponen en un mundo propio y hacen que me convierta en una especie de máquina. Es algo que se apodera de mí, que estalla y por lo que me dejo llevar.

Lo interesante es que mantienes siempre el tiempo de manera perfecta…

Gracias; pero tendrías que haberme visto anoche, para saber que la máquina también se puede malograr [risas].

Bueno, lo que sí vi es que el concierto de Los Angeles casi se cancela, porque los guardias de seguridad se tiraron encima de un tipo que se subió al escenario para abrazar a Joey Belladona, derrumbando de paso a los dos… Joey parecía lastimado.

Si; le tomó dos días recuperarse. Lo que siempre hacemos en esos casos es tomar las cosas con calma, pero hay otras personas que reaccionan de manera excesiva.

Anthrax_PR_1_hiNinguno de ustedes es un adolescente, por lo que esta clase de situaciones tienen que resultar más difíciles ahora.

Cuando eres golpeado por alguien de 265 libras, no importa si tienes 20, 30 o 40 años, porque de todos modos saldrás lastimado. Si me hubiera pasado a mí, tampoco hubiera salido bien parado.

Joey es un gran cantante, y su manera melódica de cantar crea un contraste especial con la música que todos los fans aprecian; ¿se encuentra realmente de regreso o su reincorporación es sólo temporal?

No; ésta es la banda. No pensamos en asuntos pasajeros, sino en que ésta va a ser nuestra formación hasta el final. Tenemos una unidad muy fuerte, muy compacta, y ninguno de nosotros está hablando de cambiar nada.

El álbum más reciente, “Worship Music”, es no sólo bueno porque tiene a Belladona de regreso, sino también porque las canciones y los riffs están estupendos. Parece que estuvieron muy inspirados cuando lo compusieron.

El año pasado, mientras estábamos de gira con Metallica, Slayer y Megadeth, instalamos nuestro estudio de grabación en los camerinos, y trabajamos muy duro en este disco, mejorándolo constantemente. Cuando regresamos al estudio, estábamos muy emocionados con lo que podíamos lograr, porque sabíamos que estaba pasando de ser algo bueno a ser algo muy bueno.

Es evidente que ustedes respetan mucho a los Metallica y que compartieron grandes momentos con ellos durante la gira de los Big 4, pero también es evidente que muchos fans no se sienten contentos con el estilo musical que Hammet y companía han exhibido en los últimos años. Mientras tanto, el “Worship Music” sigue una ruta muy fiel a los principios de Anthrax; ¿estaban tratando conscientemente de hacer un disco que se apegara al thrash metal antiguo?

No se trata de que quisiéramos hacer algo de la vieja escuela, sino de un proceso que hemos tenido en los últimos años, sobre todo en lo que me toca. Las canciones que tenía en la cabeza llevaban una marca muy clara del thrash y del heavy metal, y eso me llevó a crear composiciones semejantes a las de los días del “Spreading the Disease” y el “Among the Living”. Si hay algo cierto en este disco es que tiene una impronta mucho más metalera que todos los recientes; pero era algo que se dio, porque teníamos la mente enfocada en ello.

Anthrax fue pionero de la fusión entre el rap y el metal, y me imagino que ése es un legado que ustedes no rechazan, porque hace unos meses vi a [el guitarrista principal] Scott Ian en el escenario del Sunset Fest con Public Enemy, tocando “Feel The Noize”; pero el nuevo álbum no tiene nada de eso…

No es el lugar en el que nos encontramos en este momento. [Silencio] Es difícil hablar del tema, porque en los 80, tuvimos muchas influencias del hip-hop, y eso fue algo que se extendió hasta los 90. Fue un periodo que nos hizo perder a muchos fans, porque los que gustaban del metal verdadero nos abandonaron, para serte sincero. Para mí, lo interesante de la música es que puede progresar y que te lleva de vez en cuando a aceptar desafíos; ¿cómo vas a crecer como artista si no arriesgas? Hay cosas que tienes que sacar de tu organismo.

life_g_anthrax11_576

Después de lo que hicieron, aparecieron muchas bandas que llevaron el rap metal a extremos cada vez más polémicos. ¿Te arrepientes a veces de haber creado esa fusión?

En absoluto, porque nos permitió establecer nuevas relaciones y fue algo de lo más liberador, que tuvo además el mérito de unir dos géneros tan distintos. Sé que Aerosmith y Run-MDC lo hicieron antes, y aunque no quiero faltarles el respeto, lo hicieron de un modo muy comercial, muy cercano al pop,  mientras que nosotros tomamos una aproximación mucho más callejera. Eso hizo que llegáramos a una audiencia distinta.

Nosotros los latinos siempre sufrimos para entender las letras en inglés, pero parece que en este álbum han regresado a las influencias de terror del pasado, porque he leído que “Fight’ Em ‘Til You Can’t” habla de zombis. Pero en el pasado también tenían temas sociales, como “Indians”. ¿Han ido cambiando los intereses por ese lado?

Algunas de nuestras canciones están basadas en experiencias personales; otras en personajes de cómics; algunas son muy políticas… Se trata simplemente de emplear lo que nos resulta interesante. Cuando pienso en una banda como Rush, me doy cuenta de la importancia de las letras, como la de “Spirit of the Radio”, que es del 78 o 79, pero llevaba un mensaje que se encuentra vigente hasta el día de hoy.

Es interesante que menciones a Rush, porque al igual que Neil Peart, eres uno de los pocos bateristas que compone también la música de su banda, lo que te vuelve parte de una especie única.

Nunca quise ser simplemente lo que se esperaba que fuera. Siempre tuve tantas ideas para canciones que las cosas fueron evolucionando de ese modo, sobre todo en los años iniciales de la banda. Cuando [el cantante original] Neil Turbin salió, Scott asumió un rol más grande haciendo la parte que le correspondía [al ex integrante], y formamos una especie de equipo de colaboración en el que yo escribía la música y él la mayoría de las letras. Y eso es algo que hemos seguido haciendo desde entonces, incluso en el nuevo disco.

anthrax2Es increíble, porque para este álbum has compuesto varios riffs excelentes. Leí el otro día que Mustaine sueña a veces con los que usa después; ¿cómo es el proceso en tu caso?

Normalmente se me ocurren mientras manejo, porque es el momento en el que le doy rienda suelta a mis pensamientos. Trato de llevar siempre conmigo una pequeña grabadora; tarareo en ella las ideas que aparecen, y una vez que llego a donde estoy yendo, agarro la guitarra y las saco con el instrumento. Tengo muchísimas cosas así, y cuando llega el momento de hacer un nuevo disco, empiezo a seleccionar las mejores. Es complicado, pero me fascina; puedo sentarme a tocar guitarra por horas de horas. A veces me encuentro con riffs que me encantan y me sorprendo de que no se le hayan ocurrido a nadie antes. En esos momentos, me siento poseído; los repito una y otra vez y no puedo contener las ganas de reunirme con la banda para tocarlos.

¿Y cuando ves a Scott y a Rob Caggiano [el guitarrista rítmico] interpretándolos en vivo, no te da envidia?

No, porque no me gusta tocar la guitarra sobre un escenario. En realidad, lo odio. No me siento cómodo haciéndolo. Prefiero mantenerme atrás [risas].

Anthrax va a estar de regreso en Sudamérica en los próximos meses; ¿cómo te sientes cuando estás por allá?

Para mí, es uno de los mejores lugares donde podemos tocar, debido a que las reacciones y la participación de los fans son tan intensas que es difícil tener un mal concierto.

¿Estás familiarizado con alguna banda en español?

¿Maná….? [risas]

¡No, no Maná! ¿O es la única que conoces?

[risas]. Sé que hay otras, claro; pero ahora mismo tengo que irme…