Imprimir
Feb
12

Entrevista con Henry D'Arthenay , vocalista y guitarrista de LA VIDA BOHEME

Escrito por Sergio Burstein

Texto y foto principal: Sergio Burstein

IMG_3342

Hoy tienen un duelo de titanes: enfrentarse a los ‘pesos pesados ‘ de Calle 13 y Maná en la categoría de Mejor Album Latino de Pop, Rock o Música Urbana de los Grammy anglosajones (que también incluye a sus compatriotas Los Amigos Invisibles y al cantautor angelino Gustavo Galindo) con su ópera primera "Nuestra".

Pero, al menos hasta ayer en la tarde, los integrantes de La Vida Bohème se encontraban tan ocupados que no habían tenido tiempo para pensar en las dimensiones del desafío, ya que horas antes habían ofrecido un multitudinario concierto en la ciudad de San Diego al lado de Los Amigos Invisibles, y esa misma noche repetirían la función completa en el Conga Room de Los Angeles (estuvimos allí, y les ofreceremos la respectiva reseña más adelante).

En medio del apurado desplazamiento entre las dos locaciones del Sur de California, Henry D’Arthenay, vocalista principal y guitarrista de la banda, se tomó el tiempo necesario como para someterse a las preguntas de MANGANZON, destinadas a saber más sobre un grupo absolutamente atípico en la escena latina, ya que exhibe un estilo musical vanguardista y unas letras que no incurren nunca en las banalidades proverbiales de los ‘artistas’ que plagan nuestras ondas radiales, demostrando con ello un saludable nivel intelectual que se plasma frecuentemente en esta entrevista.

“No vinimos con la meta de llevarnos el Grammy a casa, sino de representar a Venezuela en el evento con Los Amigos Invisibles y hacer de paso unos cuantos conciertos”, fue lo primero que nos dijo Henry, quien milita en la agrupación al lado del bajista Rafael Pérez, el guitarrista Daniel de Sousa y el baterista Sebastián Ayala. “Llevarse la estatuilla tiene más que ver con los gustos del comité [electoral] que con el talento del artista, y nosotros seguimos haciendo simplemente lo que mejor sabemos hacer: tocar y dar nuestro mensaje”.

Para cualquier músico, estar nominado a un Grammy es un hecho de lo más importante, pero me imagino que lo será más para ustedes, que además de haber sido distribuidos en los Estados Unidos por un sello independiente como Nacional Records, practican un estilo poco comercial y nada ‘pachanguero’, como sí lo hacen en todo caso Los Amigos.

Sí; creo que ‘we’re getting away with murder’. Alguien dejó la puerta abierta y nos metimos sin ser invitados [risas]. Es algo muy divertido, porque no es usual que bandas tan jóvenes e independientes como la nuestra tengan un lugar en el Grammy. Lo importante para nosotros es que hemos llegado a esto con total integridad artística, con el disco que queríamos hacer y que estamos defendiendo ahora mismo en los Estados Unidos. Hubiera sido bastante triste que hubiéramos tenido que transformarnos en los Backstreet Boys o en Daddy Yankee para que nos nominaran [risas]; sería una cagada. No deja de ser bueno que los pequeños logremos meternos de algún modo en estos eventos que, finalmente, resultan trascendentes [para los artistas] porque son visitados por los ‘big labels’.

El grupo de fans de La Vida Bohème se llama La Resistencia, lo que no deja de tener connotaciones especiales debido al origen nacional del grupo. El año pasado, Hugo Chávez celebró abiertamente la actuación de la Sinfónica de Venezuela con Calle 13 durante los Grammy latinos; ¿crees que haría lo mismo si tu grupo ganara?

Esperamos que sí, porque la cultura es algo que no debería estar manchado de política. Andrés Eloy Blanco, que es probablemente el poeta venezolano más importante, es reconocido tanto por los chavistas como por los antichavistas; todos se saben “Angelitos negros”, vaya. Somos todavía muy pequeños, por lo que la posibilidad es remota; pero nos encantaría que Chávez celebrara un triunfo nuestro [risas]. Sería un ‘tripeo’.

LaVidaBoheme

¿Pero qué lado toman ustedes en esta división política cada vez más evidente? Porque Los Amigos han sido muy elocuentes en sus desacuerdos con el gobernante…

Nos sentimos un poquito desamparados porque no estamos a favor de Chávez, pero tampoco estamos a favor de la oposición. Los dos lados le han hecho mucho daño al país. En ese sentido, preferimos estar en un terreno que nos permita identificarnos con un chico que escuche la banda y no esté de acuerdo con los ideales de uno u otro bando. Al final del día, la política en nuestro país es completamente partidista, y más que estar casados con algún partido, nosotros estamos casados con el ideal de la democracia y de la justicia. La Resistencia va justamente por allí, para decirle a nuestros seguidores que esos son los valores que tienen que permanecer en el tiempo y que no responden a un dirigente político, sino al sentido común y al de la ciudadanía.

El documental que ustedes ofrecen gratuitamente en YouTube [insertado al final de este texto] da cuenta de su devoción por The Clash, un grupo cuyos integrantes (sobre todo Joe Strummer) manifestaron siempre tendencias izquierdistas. ¿No es contradictorio que adoren a ese grupo y que no estén del lado de Chávez?

No, porque lo que más nos ha inspirado de The Clash es su ideología. Creo que, más que estar a favor del comunismo, Joe estaba del lado de la justicia, intentando que las personas dispusieran de herramientas para tomar decisiones y que contaran con la suficiente información como para no tener que depender de ningún líder. Nosotros estamos también de ese lado, pero sería un poco absurdo que tratáramos de venderle a nuestro público una doctrina política. The Clash era una ‘banda periódico’, y aspiramos a ser lo mismo.

LAMC2011_La-Vida-Boheme7

Sea como sea, La Vida Bohème parece insertar breves detalles políticos en sus letras, aunque tiene muchas más partes instrumentales que vocales. ¿Es ése un estilo definitivo?

Es algo que va variando. Creo que la idea de este primer disco es que tuviera cierto grado de universalidad, de manera que muchos pudieran apropiarse de lo que se dice y otorgarle un significado propio. Es lo que pasa por ejemplo con la canción “El Zar”, que en principio se encuentra basada en “La peste” de [Albert] Camus y en su festejo de una sociedad sin líderes políticos, pero que cualquiera puede aplicar a una circunstancia de su vida, porque las figuras de autoridad no se limitan únicamente a los gobiernos; pueden ser familiares u otras personas cercanas. Quisimos que no hubiera mucha letra, pero que la que hubiera brindara ciertas imágenes interesantes.

Es una propuesta lírica inusual en algo como los Grammy, por decir lo menos. Y viene además acompañada por una música atípica para la escena comercial, aunque algunos críticos estadounidenses la han comparado ya con el estilo ‘disco-punk’ de bandas como LCD Soundsystem y Franz Ferdinand. ¿Sienten que pertenecen a algún género específico?

No; en algún momento, sí nos identificamos con un estilo así, pero ahora creemos que el fondo es mucho más importante que la forma. De todos modos, existe todavía en Latinoamérica la idea de que el rockero no debe bailar, aunque la mayoría de los latinos no pueden dejar de moverse cuando escuchan a Juan Luis Guerra. No nos importa hacer algo bailable, pero lo cierto es que lo nuestro es mucho más visceral, de descarga emocional, como “El grito” [de Edvard Munch], que aparece de algún modo en la portada del disco. La mejor purgación es bailar y gritar los males, independientemente de que el significado sea abierto o cerrado.

En todo caso, ¿cuáles tus principales influencias musicales?

Responder eso está bien jodido, porque siempre cambian… Ahora mismo, estoy completamente metido en el pensamiento de John Cage, que puso el sonido dentro de un contexto muy interesante. De las bandas nuevas, me gusta Factory Floor, que está de puta madre, y de los artistas anteriores, Modest Mouse, Manu Chao y Gil Scott-Heron, a quien descubrí recientemente. Los dos álbumes que hizo antes de morir, “I’m New Here” y “We’re New Here”, son bellísimos, aunque tengo entendido que fueron muy difíciles de grabar, porque estaba demasiado metido en el ‘crack’.

¿Y de la escena específicamente latina?

A todos en el grupo nos gusta mucho Serenata Guayanesa, una banda de música folklórica venezolana; Alí Primera; Juan Luis Guerra; y Spinetta, que acaba de morir.  Creo que, por lo general, en el caso de la música en español, nos interesa principalmente lo tradicional, como el merengue y la salsa de Johnny Pacheco, La Fania y Héctor Lavoe. No es una influencia evidente en nuestra música, pero tenemos varias canciones a las que, si les quitas el ritmo ‘disco-punk’, podrían convertirse en algo así.

Se ha hablado ya de las particularidades de tu estilo vocal; ¿cómo lo desarrollaste?

Fumando mucho; necesito empezar a cuidarme la voz, porque se me va ir a la mierda [risas]. Ojalá no me muera.

¿Cómo va el segundo disco?

Ya lo grabamos; estamos en el proceso de mezcla. Viene con varias sorpresas, pero lo único que puedo decir es que funciona. Y puedes repetir eso cuarenta veces.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar