Imprimir
Feb
04

Entrevista con Rubén Albarrán, vocalista de CAFE TACVBA

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Entrevista_Cafe_Tacvba_1

Aunque nuestra entrevista con él se hizo justo cuando Barack Obama iba a asumir su segundo mandato, el entrevistado no se mostró demasiado interesado en lo que el reelegido presidente estadounidense tenía que ofrecer. “En realidad, no creo que pueda haber mucha diferencia entre uno y otro político, porque este mismo señor tiene muy en claro lo de la supremacía blanca y no me parece que haya hecho mucho [durante su primer gobierno]”, es lo primero que nos dijo Rubén Albarrán, el vocalista de Café Tacvba, la banda mexicana que se presenta en el Festival de Coachella durante dos fines de semana consecutivos de abril.

“Yo no tengo ninguna esperanza en la clase política, sea de donde sea; estoy como fuera de eso, y pienso más bien que la sociedad civil es la que se debe movilizar para ganar los espacios que se necesitan y que son saludables para todos”, agregó. “Lo de las células es algo muy importante, una opción que abrió de alguna forma la cultura zapatista cuando se dio lo de su movimiento, porque la clase política está a disposición de la clase gerencial, que tiene el poder económico, y esta clase gerencial todo lo quiere comprar y todo lo quiere vender, sin atender las necesidades de la población”.

Entrevista_Cafe_Tacvba_2Ese fue el contundente modo en el que Albarrán inició una conversación con MANGANZON que, a pesar de estar supuestamente centrada en el más reciente álbum de su agrupación, “El objeto antes llamado disco”, no pudo dejar de lado otras apreciaciones del pequeño pero impetuoso ‘frontman’, quien no elabora letras realmente políticas, pero parece tener muy en claro lo que le gusta… y lo que no.

Después de lo que nos has dicho, habrá que imaginar entonces que tampoco participaste en el reciente proceso electoral mexicano…

Claro que no; hace seis años que quemé mi credencial del IFE [Instituto Federal Electoral]. Bueno, no la quemé, porque eso hubiera afectado al ambiente; la tiré, lo que sea. No importaba, porque era un simple pedazo de plástico. No sé desde cuándo ha ocurrido, pero al menos en el sexenio pasado, el IFE hizo fraude, al igual que en esta elección, y desgraciadamente el tribunal federal no tomó su papel como debería de ser, porque en vez de comprobar las pruebas que se le presentaban, dijo que éstas  no servían. Nuevamente las instituciones valen “madres”, se comete el fraude y regresamos con el PRI; aunque la verdad es que no creo en ningún político, sea éste del PAN, del PRI o del PRD. Son los mismos, son puras mafias. Lo que la sociedad civil tiene que hacer es ponerse en acción.

Entrevista_Cafe_Tacvba_3

Bueno, si el nuevo álbum de Tacvba no tiene política, tiene en cambio mucha espiritualidad. La intención de las letras no es siempre clara, aunque parece, por ejemplo, que “Volcán” es una canción dedicada a la Madre Tierra y que “Andamios” menciona que todo está conectado y que somos realmente uno.

Yo creo que en estos momentos el arte, la filosofía, la espiritualidad y la política están unidos; es como algo muy hermoso que estamos viviendo, porque las supuestas fronteras y divisiones que hay, ya sea entre personas, pueblos o formas de pensar, se están derribando. Es algo que aparece en diferentes caminos filosóficos y espirituales, porque es una ilusión pensar en el yo, en que este cuerpo está separado de todo lo demás. Me parece que de algún modo u otro tratamos todo esos temas [en nuestros discos]; en realidad, a nosotros lo que nos interesa es el arte, conectarnos con otras personas que quizás piensen de forma similar a nosotros a través de la lírica. Lo hacemos con gusto, lo hacemos gozosamente, y ésa es una forma de espiritualidad, porque disfrutar la vida es una forma de agradecer. Es también una forma de vivir, y lo cierto es que para mí no hay otra forma de vivir. No podría trabajar en una oficina; me deprimiría y me moriría en poco tiempo. Lo que intentamos hacer es aprovechar nuestra vida, disfrutarla y gozarla.

Y ese disfrute de la vida también parece tener que ver con quererse a sí mismo, como lo pruebas en la canción “De este lado del camino”, donde dices “Me amo”… a no ser que se trate de una burla a las canciones de amor convencionales.

Sí tiene que ver con ese concepto de que es imposible poder amar a los demás seres o al exterior -si es que quieres llamarlo de una forma más general- si no te amas a ti mismo internamente, porque tú eres el enlace con los demás, y si no estás bien contigo, no puedes estar bien con los demás. Es como un punto de partida, porque el amor parte del respeto, y si no te respetas a ti mismo, si no te aceptas a ti mismo como eres, menos vas a respetar y amar a los demás. Ahora, si parece una burla a la canción romántica pop, me encanta la idea, porque no comparto [semejanzas con] la lírica de esa música, que piensa que el amor están en el exterior, en un objeto externo a nosotros. Siempre se habla de sufrimiento, cuando el amor no es sufrimiento, el amor es sólo gozo; el apego sí es sufrimiento.

¿Y eso marca una relación de amor/odio con el pop en ti? Porque has empleado elementos de esa escuela y de la música folklórica, que tiene muchas veces el tipo de letras que dices no apreciar…Entrevista_Cafe_Tacvba_4

El pop tiene una gran influencia en nuestra música, porque lo que hacemos también es pop, también es rock. Pero esa lírica de plano no me gusta, mientras que la de la música ranchera también viene mucho de la cultura del sufrimiento, y la cuestiono constantemente. Me gusta la música tradicional porque nací en un medio del que es parte importante, pero tengo la visión para poder cuestionar la cultura del sufrimiento, que nació y se desarrolló en un largo proceso histórico de nuestro país que tiene que ver con la invasión, con la conquista y con la colonia, y que es una forma de control, de mantener a la población sin energía, sin visión, sin poder desarrollar sus potenciales porque la mantienen en la depresión. Pienso que, al contrario, en estos momentos difíciles tenemos que sacar nuestra energía, tenemos que sacar nuestra alegría de vivir y nuestra perspectiva. Todos hemos sufrido, pero no vamos a seguir llorando.

Musicalmente, el álbum tiene también varios elementos interesantes, porque en algún momento Café Tacvba tuvo una presencia muy grande del folklore; pero aquí la mezcla es más sutil, aunque se insinúan unos aires hasta ahora inéditos de ritmos andinos en el tema “Olita de altamar” [del que se acaba de hacer un video, filmado justamente en Perú, que pueden ver aqui].

Las músicas sureñas de diferentes lugares nos han influenciado, y [en ese caso], no es que hayamos dicho ‘vamos a hacer un huayno’, sino que apareció simplemente así.

Entrevista_Cafe_Tacvba_5

Hay otras cosas que parecen provenir del afropop, pero me imagino que en estos momentos son influencias que surgen de una manera espontánea, sin que se refieran directamente a algo en las mentes de ustedes.

Siempre lo hemos hecho así. Vienen momentos en los que te nutres profundamente de diferentes tipos de música y de arte, de lecturas, de arte plástica, etc. Entonces, cuando uno se sienta a componer, a hacer los arreglos para una canción o para cualquier otro trabajo artístico, pensamos que lo mejor es dejar salir esas influencias, sin forzarlas.

Hubo un momento en el que la banda dejó la caja de ritmos, lo que disgustó a muchos de los antiguos fans. En este disco vuelven a grabar con la misma caja, pero en vivo se mantendrán con la batería orgánica, ¿verdad?

Exactamente. Cuando hicimos el grupo, decidimos integrar la caja de ritmos como parte de un concepto, de contraponer los instrumentos acústicos que usábamos -como la jarana y el tololoche- con la parte electrónica, que eran la caja de ritmos y un secuenciador. Siendo mestizos, manejábamos un mestizaje que se estaba viendo reflejado también en la instrumentación. Pasamos 13 años tocando con caja de ritmos; sin embargo, en un momento dado, decidimos que era hora de integrar a un baterista, lo que nos dio otras posibilidades en vivo y nos hizo perder otras, claro. Cuando comenzamos, era muy difícil encontrar a un baterista o a un percusionista al que le pudiéramos decir ‘necesitamos aquí un ritmo de bolero, de huayno o de bachata, o que toques sólo los bongós’, pero con el paso del tiempo, encontramos a alguien que podía sustituir de una buena forma a la caja de ritmos, así que  cambiamos. Ahora, 10 años más tarde, regresamos con la caja de ritmos, aunque no es realmente un regreso; lo que sucedió es que cuando nos juntamos a hacer un disco nuevo, siempre trabajamos con una caja de ritmos. El encargado de ejecutar y desarrollar esa parte es [el tecladista] Emmanuel del Real; los demás le hacemos sugerencias.

Entrevista_Cafe_Tacvba_6En el caso de [los álbumes] “Cuatro caminos” y “Sino”, decidimos invitar a uno o varios bateristas para que ejecutaran lo que se estaba esbozado en la caja de ritmos. Sin embargo, en esta ocasión, cuando le presentamos las canciones a Gustavo Santaolalla, que ha producido todos nuestros discos, nos dijo que el material le encantaba, porque era muy fresco y espontáneo, y que le gustaba también que estuviera la caja de ritmos, porque mantenía es misma espontaneidad. Esto fue tomado por muchas personas como que estábamos volviendo a nuestro sonido original, cuando lo que sucede es que ése es nuestro sonido original. Somos nosotros cuatro; el baterista no es parte del grupo, sino que es un invitado.

Cuando se leen los comentarios de los críticos sobre el nuevo disco, se encuentra que los estadounidenses se deshacen en elogios, mientras que los mexicanos son mucho menos favorables.

Siempre nos sucede lo mismo; parece que a la gente le toma tiempo entender nuestros discos y acabar de disfrutarlos, y por eso tal los reviews en México hablan más de nuestra carrera, de la amistad que tenemos con el periodista [risas], de si le caemos bien o mal. En cambio, como no hay esa relación con los periodistas norteamericanos, eso los lleva a ser más objetivos; ya hace un tiempo que vienen hablado bien de nuestro trabajo, y este disco no ha sido la excepción. Estamos muy contentos de que la prensa de ese tipo hable bien de nosotros; pero de ahí a que suceda algo con el público anglo hay mucho trecho, porque en realidad, ese público no está interesado en la música que no se hace en su idioma.

¿Y cómo toman las comparaciones con los Beatles que han hecho algunos ‘anglos’?

Nos agradan, porque no nos comprometen a nada; estamos muy conscientes de las grandes diferencias [que tenemos con ellos] y tomamos un comentario así como un gran halago.

Los ‘tacvbos’ no sacan discos a cada rato… por lo que me imagino que no hay todavía nada claro en cuanto al sucesor de “El objeto antes llamado disco”. Pero ustedes han tenido proyectos paralelos, como el tuyo con Hoppo, que quizás puedan ser retomados.

No sabemos cómo viene el futuro. Tenemos ahora mismo planes en Estados Unidos, Centro y Sudamérica y México. Los demás son proyectos de momento. Cuando las agendas de los integrantes de esos proyectos lo permiten, los hacemos; pero es difícil, porque cada uno tiene sus actividades y sus asuntos principales. Para mí, lo primordial es Café Tacvba.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar