Imprimir
Abr
08

Entrevista en texto y video con el bajista RUDY SARZO (ex integrante de la banda de Ozzy Osbourne, Quiet Riot y DIO, y actual miembro del Queensrÿche de Geoff Tate)

Escrito por Sergio Burstein

Texto y foto principal: Sergio Burstein

Rudy_Sarzo_1

Los amantes del metal estarán probablemente al tanto de la polémica que rodea en estos días a Queensrÿche, un reconocido representante del género actualmente dividido en dos tras una amarga pelea entre el cantante Geoff Tate y el resto del grupo, que derivó en la expulsión del conocido vocalista, quien se ha amparado en una medida legal temporal para mantener el nombre.

Pero Rudy Sarzo, quien se integró hace algunos meses al Queensrÿche de Tate, no es la persona adecuada para preguntarle por estos dimes y diretes, sino para hablar sobre muchos otros temas de interés, ya que si bien es recordado todavía a nivel mundial debido a su larga permanencia en las filas de Quiet Riot, se trata de un músico que se ha integrado en diversos momentos de su extensa carrera a agrupaciones especialmente emblemáticas en la historia del rock duro.

Y es que no es cosa de todos los días encontrarse frente a frente con un bajista de origen latino que domina el español y que puede citar en su currículum a las bandas de Ozzy Osbourne, Dio, Whitesnake y Blue Öyster Cult, además de los ya mentados Quiet Riot y Queensrÿche (acaba de iniciar con estos últimos una gira nacional que llega el 20 de este mes al Club Nokia de Los Angeles). Es por eso que fue un gusto sentarse en un estudio de Los Angeles al lado de Rodolfo Maximiliano Sarzo (su nombre de nacimiento) para la larga conversación que les ofrecemos a continuación, tanto en formato de texto como en una serie compuesta por tres videos.

Rudy_Sarzo_2Rudy, has estado siempre muy metido en el rock anglosajón, pero nunca has negado tus raíces latinas y has apoyado frecuentemente a las bandas en español.

En el 95 abrí un sello propio, específicamente para rock en español; todo salió tras haber ido a Buenos Aires para producir a un grupo de metal llamado Logos. Pasé un mes ahí. Aprendí mucho de lo que habían sufrido los músicos de rock durante los ’80, con el gobierno opresivo. Fuera de eso, me parece importante apoyarlos porque tienen grandes artistas; quiero compartir esta música con el mercado anglo, y es por eso que he editado a grupos de Argentina, de México y de Brasil.

Pero me imagino que eso es algo relativamente nuevo para ti, y que mientras eras joven, no sabías de la existencia de bandas latinoamericanas o españolas, como sí le pasó a los ‘metaleros’ crecidos en esos países.

Pero es que en los ’70, ni siquiera sabíamos lo que estaba ocurriendo en Londres u otros países de Europa; no conocíamos todavía ni a Saxon, ni a Motorhead, ni a Def Leppard, que en los ’80 impondrían lo que se llamó New Wave of British Heavy Metal. Lo irónico es que luego nosotros mismos seríamos los que haríamos la New Wave del Sunset Strip, con bandas como Quiet Riot, Motley Crue y Ratt.

De todos modos, el español fue tu primer idioma, porque llegaste a los Estados Unidos a los 11 años.

Bueno, el castellano cubano de Miami [risas].

¿Y como es que en lugar de transformarte en un músico tipo Miami Sound Machine terminaste en el metal? Porque en La Habana, de niño, estuviste expuesto a la música tropical, ¿verdad?

Sí; mis padres nos llevaban a mí y a mi hermanito a verbenas, que eran bailes al aire libre en las playas, con la Orquesta Oregón, Celia Cruz y Beny Moré. Además, mi tía era una cantante de boleros. [Pero después de llegar a Miami], mi familia fue reubicada a Nueva Jersey en el 63, y en el 64 llegaron los Beatles al “Ed Sullivan Show”; fue una revolución que de verdad se sintió por allí. Todos los chicos empezaron a peinarse con cerquillo. La atracción inicial [de hacer música] era gustarle a las chicas, pero después te enamoras del instrumento y lo haces por otras razones.

Tú siempre has dicho que Randy Rhoads (con quien tocabas en los inicios de Quiet Riot) fue el que te llevó a la banda de Ozzy Osbourne.

Tras haber sido expulsado de Black Sabbath, Ozzy encontró nuevas esperanzas en Randy, y tenía mucha fe en él; lo respetaba mucho, porque sabía que era un hombre sincero. Fue por eso que me dieron el puesto.

Rudy_Sarzo_3

En tu reciente libro “Off The Rails: Aboard the Crazy Train in the Blizzard of Ozz”, hablas mucho de esa experiencia, pero no sé si podrías describirla en pocas palabras.

Soy el único músico que llegó a tocar con Randy en ambos grupos, Quiet Riot y Ozzy Osbourne. También tuve la oportunidad de ver su metamorfosis, de cómo pasó de ser una leyenda local a una leyenda internacional. Ozzy le dio luz verde para que la música que hiciera fuera la que [Randy] quería crear, y fue por eso que tuvo un gran impacto. Con Quiet Riot, teníamos un dilema, porque la música que hacíamos era para complacer a las compañías locales; es que necesitábamos obtener un contrato. Después de firmar a Van Halen, le cerraron las puertas a los grupos de rock, y sólo estaban interesados en cosas de New Wave como The Knack, The Motels y Devo; nos consideraban ya dinosaurios, mientras que en Inglaterra el movimiento había estallado sin que lo supiéramos.

Se dice que Randy era muy tranquilo, pero obviamente Ozzy no. ¿Y tú?

Estábamos en el mismo bus de gira; el resto del grupo ya había pasado por lo suyo, y eso hizo que Ozzy me viera como un nuevo compañero de bebida, porque necesitaba alguien con quién andar. Te voy a decir la verdad: por poco me muero [risas]. Claro que no podía mantener el ritmo de Ozzy, y hace ya como veinte años que no tomo alcohol; cuando lo hacía, dos tragos eran suficientes para mí, pero para Ozzy, eso era sólo el inicio.

¿Y Randy era realmente tan tranquilo? ¿No tomaba nada?

Nunca se volvía loco con el alcohol.

Se dice que Ozzy te pegó un día en un hotel, cuando ya no estabas en su banda…

Ese fue un incidente que ocurrió cuando yo ya estaba de vuelta con Quiet Riot. El cantante Kevin DuBrow empezó a decir ciertas cosas sobre Ozzy, y durante un festival en Michigan, me fui a visitar a los músicos que tocaban entonces con Ozzy. De repente apareció él, borracho y tambaleándose; cuando me vio, se puso loco y empezó a gritar. Comencé a levantarme para irme, y fue ahí cuando me dio. Fue un golpe de un borracho; vino un ‘security’ y se lo llevó. No dolió; para mí, lo doloroso es que vino de este hombre con el que había tenido tantas experiencias, incluyendo la pérdida de Randy y todas las cosas buenas. Pero menos de un año después, hicimos las paces.

Otro de los grandes cantantes con los que has trabajado ha sido Ronnie James Dio.Rudy_Sarzo_4

Llegué a tocar con él en el 2004, cuando yo tenía ya casi 25 años de experiencia y creía haberlo visto todo. Pero al tocar con Ronnie aprendí tanto; es el cantante que más personifica lo que dicen sus letras, en el sentido de que se convierte en cada uno de los personajes.

Has estado además con Whitesnake, con Blue Öyster Cult, ahora con Queensrÿche… no creo que haya muchos rockeros que hayan tenido la oportunidad de integrar tantas agrupaciones legendarias.

Gracias a Dios; Dios es mi agente.

Pese que mucha gente cree que los metaleros son satánicos…

Si eres un actor y haces de vampiro en una película, todo está bien; pero si cantas una canción de Drácula, creen que eres Drácula. Yo soy cristiano.

Rudy_Sarzo_5Volviendo a lo de Queensrÿche, formas parte del grupo que ha sido reconstruido por Geoff Tate; ¿pero sólo para tocar en vivo?

No; hemos hecho un nuevo disco [“Frequency Unknown”], que sale en abril, con muchos músicos invitados. Para mí, lo más difícil de encontrar es un gran cantante; he tocado con grandes guitarristas, como Randy Rhoads, Steve Vai y Yngwie Malmsteen, todos esos que son icónicos, porque han hecho una contribución especial a la música. Pero un cantante nace, no se hace, y cuando hay una voz de este tipo, es un regalo de Dios. Cuando Ronnie murió, pensé que iba a ser el último cantante de calidad con el que yo iba a poder trabajar; pero cuando fui llamado para este proyecto, no lo vi como una oportunidad para tocar con Queensrÿche, sino para tocar con Geoff Tate.

Has grabado también algo para un disco de tributo en español a CC Revival.

Ya hice la grabación del tema “Corriendo por la jungla”, con Enrique Bunbury. El disco se llama “Luz’ y es para crear ‘awareness’ sobre la ecología y el movimiento verde, porque el dinero que se recaude con las ventas irá a un fondo de concientización.

¿Cuáles son tus artistas latinos favoritos?

Fito Páez, Charly García, Enanitos Verdes, Juanes y el Café Tacvba de los ’90, porque no los escucho desde hace tiempo. Vi a Shakira cuando tenía el pelo más oscuro y tocaba guitarra; cuando se parecía a Joan Jett. En cuanto a Maná, cuando toqué por primera vez en Guadalajara en 1984 con Quiet Riot, el grupo que abrió para nosotros se llamaba Sombrero Verde [el embrión de Maná].

¿Y sabes algo de la escena cubana?

Estoy en contacto con varios músicos de allá, y un día, si Dios quiere podré, tocar en una Cuba libre.