Imprimir
Jul
19

Entrevista con BARETO (mañana en el 333 Live de L.A.)

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

Bareto_6

Durante la noche del viernes, el club 333 Live (333 S. Boylston Street) del centro de Los Angeles, dedicado normalmente a eventos anglosajones de música electrónica, le abrirá sus puertas a Bareto, una agrupación peruana que ha venido llamando la atención internacional desde hace cierto tiempo.

Esta es la segunda visita al Sur de California de un conjunto que, como lo comentamos en una reseña publicada por aquí, estuvo ya presente durante la edición 2012 del festival El Perú Viene a Ti, y que puso entonces a bailar a todo el mundo con sus logradas interpretaciones de cortes emblemáticos de la cumbia peruana.

Bareto saltó justamente a la fama con un disco que se componía totalmente de estas piezas ajenas, como parte de un fenómeno de reconciliación musical que acercó de pronto a audiencias menos populares los sonidos de un estilo que, hasta el momento, había estado limitado a las clases populares.

Bareto_5

Pero lo cierto es que el sexteto limeño ha estado en los Estados Unidos hasta dos veces en los últimos meses, con el fin de cimentar una reputación que ha crecido considerablemente con el lanzamiento de "Ves lo que quieres ver", su primera placa completamente original y, además, una en la que se incluyen acertados comentarios sociales sobre el estado de la nación andina.

Durante un descanso de una gira que los ha llevado en días recientes a Nueva York, Washington DC y Miami, dos integrantes del grupo (el guitarrista Joaquín Mariátegui y el baterista Jorge Olazo) se contactaron con MANGANZON para hablar sobre todo esto. "Ves lo que quieres ver" se encuentra disponible en EEUU en formato digital.

Bareto se dio a conocer en gran forma con "Cumbia", un álbum de 'covers' que le gustó a muchos pero que generó críticas entre quienes creyeron que ustedes se estaban apropiando de un género que no les correspondía.

Jorge Olazo: Como lo hemos hecho siempre, tocamos esta música con mucho orgullo, dándole crédito a los autores y compositores. Somos realmente fanáticos de ella, y hemos grabado incluso con varios de sus exponentes originales. En vivo, no dejamos de rendirle tributo, incluso más de lo que lo hacemos en los discos; por ejemplo, sólo hemos grabado un tema de Chacalón, pero tocamos varios cuando nos presentamos.

Bare4Joaquín Mariátegui: Los artistas tenemos el derecho de interpretar la música que queramos; ésa es nuestra esencia. Va a seguir habiendo gente a la que le moleste lo de las versiones, claro; pero no considero que tenga nada de malo interpretar música de otros. Siempre lo hemos hecho de manera novedosa, adaptándola a nuestra realidad, porque estamos conscientes de que nuestro origen es distinto al de esos artistas, aunque a estas alturas, todos en el Perú somos mestizos.

Siendo que ustedes son de una clase social distinta a la de los creadores del género, ¿cómo fue que se acercaron a la cumbia?

Olazo: Inicialmente éramos un grupo mucho más dado al reggae y al ska, los géneros que a todos nos gustaban; pero poco a poco empezamos a investigar y a probar otras cosas. Tuvo que ver, por supuesto, con todo un proceso social que se dio en el Perú; pero, para nosotros, se trató del aprendizaje de uno de los tantos lenguajes que se encuentran en nuestro oficio. Hay que tomar en cuenta que la cumbia que hacemos es nuestra versión de la cumbia; y no se trata de un fenómeno nuevo, porque, por ejemplo, una canción como "No juegues con el diablo", que ha sido adjudicada al peruano Compay Quinto, fue originalmente interpretada por Celia Cruz y Tito Puente.

Algunos creen que ustedes empezaron a hacer cumbia luego de que saliera el compilatorio "The Roots of Chicha', hecho por la disquera estadounidense Barbes Records.

Olazo: Cuando ese disco empezó a dar vueltas por Lima, ya estábamos en esto. Creo que fue algo paralelo, que en nuestro caso respondió a una curiosidad natural como músicos. Desde hacía tiempo, Juaneco nos llamaba la atención por su empleo de la guitarra eléctrica; y cuando viajamos a Tarapoto, nos regalaron muchas grabaciones del género. En ese momento, ni siquiera sabíamos si esos artistas todavía estaban vivos; pero luego, llegamos a grabar con [Wilindoro] Cacique. Nunca hemos dejado de darle crédito a estas glorias.

El proceso de tener un cantante estable tomó tiempo, ¿verdad?

Olazo: Sí; Mauricio Mesones entró recién para la grabación de "Cumbia", nuestro segundo disco. Antes de eso, hacíamos muchos instrumentales. Mauricio se ha convertido en una figura súper importante en el grupo; ya llevamos cuatro años con él.

Bareto_1

Y con él grabaron también "Ves lo que quieres ver", su más reciente placa, que marca un parteaguas debido a que contiene únicamente piezas propias.

Mariátegui: La originalidad es parte de la búsqueda de un artista. Cuando decidimos hacer canciones propias, y no sólo instrumentales, decidimos también que éstas debían decir algo, porque es difícil hacer letras complejas en las cumbias bailables. Pero haber tocado los temas ya populares en lugares de todo tipo y haber compartido escenarios con artistas originales de la cumbia fue una escuela y a la vez un reto. También nos permitió ver que hay cumbia de muchas partes y que, para hacer algo propio, nosotros podíamos mezclarla con géneros que practicábamos antes. Pese a que nuestro álbum se llamó "Cumbia", no somos puristas; a mí, por ejemplo, me encanta el reggae.

Bareto se hizo muy conocido por reactualizar esas antiguas cumbias, por lo que debe ser difícil introducir temas propios y recientes en sus conciertos.

Mariátegui: Es un desafío. Vamos encontrando lugares para las canciones; a veces, la gente se 'huevea', y eso es bacán. Lo importante es que no queremos volvernos predecibles, sino ir mostrando las cosas que pensamos. Curiosamente, nos han empezado a pedir mucho [el tema] "Matagalán" [del "Ves lo que quieres ver"].

Bare1

Y tú has sido el compositor principal de estas canciones, ¿verdad?

Mariátegui: Soy supuestamente el compositor político del grupo [risas]. Me sale de vivir donde vivo, de ver la estafa a la orden del día, hasta el punto de que parecemos estar en una historia de lo real maravilloso. Debido a nuestro éxito, hemos estado apareciendo en la televisión, pero eso no es algo que yo deseaba hacer en mi vida. La verdad es que todavía me cuesta mucho hacer letras. Yo era mucho más soñador de lo que soy ahora; para mí, hacer esto es un asunto de desfogue, de canalizar la frustración y el enojo que siento.

"Camaleón", por ejemplo, se escribió durante la coyuntura de las elecciones presidenciales, para referirse a la prensa; en ese momento, no pensé que [el presidente de Perú, Ollanta] Humala iba a terminar siendo uno. Siento que estamos rodeados de estafas: a la gente, al país, a nuestra identidad.

Por su parte, "Tanto ají" habla de lo absurdo que es enorgullecerse de una comida que tiene origen popular y vender después platos de 50 lucas, 'fichazos', que sólo el 3 por ciento de los peruanos puede comer. Va por el mismo lado que [la canción] "Ves lo que quieres ver", donde se engloba el mensaje del disco, para referirse a los que creen ahora que mi país es perfecto, mientras se aprovechan de esa imagen para beneficio propio. Somos más que el lomo saltado.

Sabemos que eres un gran guitarrista. ¿Cómo te formaste?

Mariátegui: Estudié música y publicidad, pero dejé la segunda carrera a la mitad. El secreto de esto es practicar mucho. Creo que siempre he sentido mucha inquietud musical; me gusta el rock, el jazz, la cumbia. Hay que tratar de conocer cada vez más estilos distintos, siempre de manera humilde.

Cuando empecé a escuchar cumbia, quedé impresionado con [Noé] Fachín de Juaneco, con Enrique Delgado, con Manzanita, y eso me llevó a aprender a tocar con los dedos, porque hacerlo así te brinda un sonido distinto. No sé si mucha gente está consciente, pero existe un estilo específico de guitarra eléctrica peruana. La cumbia de allí tiene algo ácido, medio clandestino, pero también con mucho swing; y esa identidad es indiscutible.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar