Imprimir
Nov
09

Entrevista con León Larregui, vocalista de ZOE (de gira por EE.UU. y con disco nuevo)

Escrito por Sergio Burstein

Zoe entrevista 2013 1

Pese a la enorme popularidad que ha logrado en los últimos años, Zoé es un grupo que ha tratado siempre de librarse de las convenciones. En su última presentación en el Reventón Superestrella, por ejemplo, prefirió tocar temas oscuros y poco conocidos antes que sus éxitos, aunque eso significara dejar de complacer a los fans más genéricos.

Además, a diferencia de los artistas que inundan el mercado con un sinfín de producciones, la banda defeña esperó cinco años antes de lanzar un nuevo álbum en estudio, “Prográmaton”, que se publicó hace unos días, justo antes de una gira estadounidense que la trajo ayer al Club Nokia de Los Angeles y que continúa en las ciudades que se pueden encontrar aquí.

Eso no quiere decir que, entre disco y disco, los rockeros hayan estado desocupados. León Larregui, por ejemplo, no empleó todo ese tiempo únicamente para meterse en una polémica virtual con Beto Cuevas debido a ciertos comentarios burlones sobre el ex líder de La Ley que él mismo hizo en su cuenta de Twitter, sino que grabó su debut como solista, “Solstis”, nominado ahora mismo a dos Grammy Latinos en las categorías de Mejor Album de Música Alternativa y Mejor Canción Alternativa.

Zoe entrevista 2013 2

Con motivo del lanzamiento del “Prográmaton” y de su visita al Sur de California, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Larregui para que nos hablara del proceso de grabación de la placa, el significado de algunos de sus misteriosos cortes, el éxito inesperado que ha tenido su labor como solista y, por supuesto, la controversia con el citado cantante chileno.

León, hay todavía gente que se queja de que los conciertos de Zoé no son del todo “prendidos” y no incluyen siempre los ‘hits’, pero eso parece ser simplemente natural en una banda que se ha vuelto famosa y que, pese a ello, rehúye de algún modo las exigencias del ‘mainstream’, ¿verdad?

Tratamos de tocar para nosotros mismos. Si hay ‘hits’ que ya no nos prenden, les damos un tiempo de descanso. Vamos reciclando. Y si no, hacemos las antiguas con un ‘twist’, para que suenen más acordes con nuestros gustos actuales.

¿Por qué dejaron pasar cinco años para lanzar un nuevo álbum en estudio?

Fue más que nada por lo del “unplugged” [de Zoé] y el disco [solista] que me fui a hacer en París. Nos dimos un año de descanso.

Tienes una sola voz, claro, pero el “Solstis” suena muy distinto al “Prográmaton”.

[El productor e icono alternativo] Adanowsky y yo lo hicimos así muy conscientemente, para apartarnos del territorio sónico de Zoé, que tiene muchos teclados electrónicos. Nos mantuvimos con un set de instrumentos muy básico, de piano, batería, guitarras y mellotrón.

¿Esperabas que tuviera estas dos nominaciones?

No esperaba nada, pero la verdad es que es un trabajo que tuvo éxito, porque le encantó a la gente y fue incluso Disco de Platino, cuando a veces, un proyecto de solista puede llegar a ser malinterpretado o puede simplemente ser un fiasco. Me hace sentir bien, porque fue además un álbum muy personal.

¿No hubo ningún conflicto entre ese proyecto y lo de Zoé?

Sólo lo presentamos en vivo en la república mexicana y en un festival de Colombia. Pude haber extendido la cosa, pero lo importante era no afectar el calendario de Zoé, que estaba ya establecido desde hace rato. Nos tardamos seis meses en armar el nuevo disco, “Prográmaton”, desde febrero hasta agosto.

Y es que el mismo “Prográmaton” es un trabajo con mucha producción…

Nos gusta tomarnos nuestro tiempo cuando entramos al estudio. Trabajamos de nuevo con [el productor] Phil Vinall, fijándonos mucho en los detalles, casi con lupa.

“10 am” parece ser un tema de desamor, pero mucha gente se ha quedado confundida con el video, donde se ve a una chica deambulando por la ciudad.

De eso se trataba; la idea era darle rienda suelta a la imaginación, hacer un video más cinematográfico en el sentido de que no sale la banda y no va con la letra. Pero si quieres saber más de eso, tendrías que preguntarle al director [risas], que es Rodrigo Guardiola, nuestro baterista. Confiamos plenamente en su creatividad; lo que se entiende es lo que se entiende, y si no te ocurre así, tienes que verlo más veces [risas].

Ese tema parece triste, pero hay otros como “Arrullo de estrellas”, que son muy alegres, lo que indicaría que el disco tiene una generosa mezcla de sentimientos.

Por eso se llama “Prográmaton”; y es que habla de la vida en general, como una interacción de programaciones que se conjuga, a semejanza de [la película] “Metrópolis”. Las letras en este caso también tienen que ver con la geometría sagrada, que son matemáticas secretas aplicadas a la naturaleza de las cosas. Es algo que he estado investigando.

Por su parte, “Andrómeda” tiene ese rollo espacial que siempre le ha interesado a la banda, y la segunda parte de su instrumentación es de lo más “sci fi”.

Es que esta vez hicimos la preproducción durante un mes en un lugar de la playa donde se ven las estrellas muy “grueso”; se trata de San Francisco Nayarit, un pueblito que está como a una hora de Puerto Vallarta. La vibra de la Naturaleza está siempre presente por ahí.

“Cuidades invisibles” es todavía más loca en el plano sonoro.

Está hecha básicamente con teclados y sintetizadores. Nuestro tecladista Jesús Báez ha ido tomando cada vez más peso en la banda, y eso es algo que se nota mucho en este disco.

En algunas canciones, tu voz es clara, pero en otras, como “Sedantes”, se hace mucho más turbia, con lo que el mensaje resulta más ambiguo.

Es parte de la personalidad de cada canción, porque cada una te pide algo determinado. Cuando la instrumentación es más ‘dark’, te da la oportunidad de hacer algo más ‘trippy’.

Zoe entrevista 2013 6En “Sedantes”, rimas esa palabra con “Pedro Infante”. ¿Sólo porque funcionaba?

Es un homenaje, aunque no sé si Pedro Infante los usaba [risas]. Rimó y ya; pero me encantó incluir a uno de nuestros héroes.

¿En qué estado mental crees que se debe escuchar el “Prográmaton”?

Hay varios pasillos y varias historias dentro del disco. Es necesario escucharlo varias veces, porque se van descubriendo cosas, detalles de las intenciones. “Sedantes” es la canción más intensa, pero a mí me prende, no me deprime; es como si hubiera metido los dedos al enchufe y me hubiera dado un toque. Creo que éste es uno de los discos más optimistas de Zoé, uno de los más inclinados al lado de la luz.

¿Vas a ir a Las Vegas para lo del Grammy?

No puedo. Estamos justo de gira, y sería muy complicado. Pero irán mis mánagers.

Entonces, te privarás de la oportunidad de cruzarte con Beto Cuevas, que está nominado por Mejor Album Pop Rock.

Pues enhorabuena [risas].

No habrá entonces un encuentro incómodo…

Nunca me lo he encontrado en la vida, más bien. Pero si me lo encuentro, buena onda. Respeto. Y disculpa, pero ya me tengo que ir.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar