Imprimir
Nov
16

Entrevista con Alex Lora, de EL TRI (este domingo en Pico Rivera Sports Arena)

Escrito por Sergio Burstein

Alex Lora entrevista 1

A pocos meses del lanzamiento de su disco más reciente, "Ojo por ojo", El Tri se apresta para regresar al Sur de California, donde ofrecerá este domingo en el Sports Arena de Pico Rivera un gran concierto que lo tendrá como plato de fondo de una ruidosa velada en la que participarán también El Haragán Acústico, Garrobos, Heavy Nopal, Tex Tex y muchos más.

El grupo tiene varios integrantes, y todos ellos merecen ser destacados, pero no cabe duda de que el centro de la atención sigue siendo su eterno líder, Alex Lora, un tipo que, a sus 60 años de edad, es lo más cercano que tenemos a un Mick Jagger en la escena latina, ya que mantiene una vitalidad impresionante y no parece dispuesto a bajar la guardia.

Claro que, en medio de esos trances, el hombre se mete también en camisas de once varas, como ocurrió hace unos días, cuando hizo unas declaraciones sobre las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que causaron indignación entre algunos sectores. En una reciente entrevista, destinada a promover el evento que se avecina, el rockero nos habló de esta polémica, pero también de asuntos musicales, mientras se encontraba en el DF preparando lo que será la siguiente placa de su célebre agrupación.

poster el triAlex, ¿qué has estado haciendo?

Aparte del disco en estudio que se viene, estamos a punto de sacar un CD y un DVD del concierto por la celebración de los 45 años de El Tri que hicimos en la Arena Deportiva de la Ciudad de México. Tocamos allí durante cinco horas y cuarto; iban a ser en realidad cinco horas y media, pero dejamos dos rolas de lado porque iba a ser una bronca para la raza el transporte de regreso a sus casas. De todos modos, el tiempo se pasó de volada.

¿Y después de una maratón así, te tomas una semana de descanso?

Nunca puedo, porque siempre salen otras cosas y el rocanrol nos lleva pa'lante. Acabamos de hacer una gira por Monterrey, Guadalajara, Pachuca, Querétaro, Tijuana, Mérida, Puebla y el DF. Recibí un reconocimiento de Monitor Latino, que vino con otra tocada; un reconocimiento de la Fonoteca Nacional, también con tocada; y después me fui a la ceremonia de presentación de mi estatua en el Museo de Cera del DF. Ahora nos toca irnos a la bella república de las hamburguesas y de los hotdogs, donde nos echaremos 12 o 13 tocadas.

Hay comentarios de Internet que aseguran que ya no eres el mismo de antes, pero pareces en verdad imparable.

En el momento en que deje de sentir la alegría y la libertad que siento cuando estoy rocanroleando y echando desmadre, lo dejaré de hacer. Mientras la raza se olvide de sus broncas y se sienta libre como yo me siento en las tocadas, seguiré encantado de darle esa satisfacción.

Pero eso no impide que tengas detractores.

Nunca vas a poder complacer a todo el mundo. No sé cuál es la clave del éxito, pero sí sé cuál es la clave del fracaso: tratar de complacer a toda la bola de pendejos [risas].

El Tri entrevista 2

Y ahora, después de tus comentarios sobre la CNTE en la Rolling Stone mexicana, parece que te has ganado más enemigos.

No sé si supiste que a los maestros los agarraron los de Tepito y les pusieron una madriza. Unos días después, un maestro le comentó a otro: "No sabes lo que me hicieron; hasta el pito en la boca me metieron". "¡Se los hubieras mordido, compadre!", le dijo el otro. "¡Qué pendejo, güey, si era el mío!", le respondió el primero [risas]. Lo único que yo hice fue reproducir el comentario que me hizo un taxista cuando iba a esa entrevista: "Pinches maestros, no dejan trabajar; antes nos caían gordos, pero ahora los odiamos". Comenté eso ante el periodista, y creo que es lo que pusieron, porque ni siquiera he visto la revista.

Pero lo que dijo ese taxista lo dicen un chingo de personas que viven en Ciudad de México. Es como lo que sale en mis canciones, que no lo digo sólo yo, sino el pueblo entero. Me preguntaban si iba a demandar al pinche equipo de fútbol porque usa el nombre de mi banda, y yo les dije que quienes lo iban a demandar eran los ciudadanos, por tantos ridículos que nos hacen pasar.

¿Pero irán al mundial o no?

Siempre dije que tenían que poner a Herrera de entrenador, y ahora que está, han ganado y ganado. Dicen que son malos, pero ganan; antes decían que eran buenos, pero perdían. Yo prefiero pendejos que ganen que chingones que pierdan. Si México no va al Mundial, éste va a ser un fracaso completo, porque van a tener 60 mil espectadores menos en los estadios y en sus ciudades. A lo mejor los de la FIFA le van a pedir al otro equipo que se deje ganar; pero no pongas que dije eso, porque si no, van a decir que soy culero [risas]. Bueno, igual ponlo, porque de todos modos van a decirlo. ¡Que chingue a su madre la FIFA!¡Que chingue a su madre la Federación Mexicana de Futbol, de parte mía y de todo el pinche pueblo de México!

El Tri entrevista 3

Hablando de maestros, tú, como maestro del rocanrol que eres, no tomas en cambio descansos.

No, al contrario; hay que darle buen ejemplo a los alumnos, motivarlos a ir para adelante, no a hacerse los pendejos y a querer todavía cobrar.

Se diga lo que se te diga de ti, en el disco más reciente de El Tri hay varios mensajes rebeldes, como el de las canciones "Otra vez el PRI" y "Nomás le cambian la cara".

También está la de las mujeres asesinadas ["Otra muerta más"], que estuvo en el primer lugar de iTunes por dos días.

¿Y de qué va la canción que le da su nombre al álbum, "Ojo por ojo"?

La hice con la maestra Ema Elena Valdelamar, una de las más grandes compositoras de México, que falleció a fines del año pasado. Es la que creó clásicos del bolero como "Mil besos", "Mucho corazón" y "Cheque en blanco". Estando en la bohemia, me dijo: "Tengo unas rolas muy cotorras que te pueden gustar", y me pasó varias letras. Tomé ésta, le cambié algunas cosas y decidí ponerla [en el disco] como un homenaje póstumo para ella. Dice que, si hay que pagar, que sea según el cliente, pero mucho cuidado con lo caliente. Toda la rola es de doble sentido, aunque ahora la raza, que le cambia la letra a las canciones, ya le agregó "y que chingue a su madre el presidente". Lo dijeron ellos, no yo [risas].

¿Cómo ves entonces a Peña Nieto?

El tiempo nos dirá de qué lado masca la iguana. Nos dirá si las reformas y las pendejadas que está proponiendo se llevaron a cabo o terminarán por fregarnos más. Yo soy poeta; puedo hacerte una rola de lo que está pasando o de lo que pasó, pero no de lo que va a pasar. Si supiera el número que va a ganar la lotería, no seguiría aquí de mamón cantando cancioncitas [risas].

Lora 2El álbum también tiene un tema llamado "Fue como un sueño" que parece un homenaje a El Chopo, la zona más distintiva del 'under' en el DF.

Y la más rocanrolera, en definitiva. Es por eso que está al inicio del disco.

Oye, lo de la figura de cera suena interesante. ¿Cómo fue eso?

Todos los que fueron a la presentación están de acuerdo en que es la figura que más se parece [a la persona real] de las que se encuentran ahí. Se quedaron con la boca abierta; se hizo un silencio impresionante cuando se develó y yo me puse al lado, en la misma pose y con la misma guitarra. Para que la hicieran, pasé por varias sesiones. Primero te ponen unas placas en la cara y luego te toman cualquier cantidad de fotos. Lo que me estaba cotorreando la chava que lo hizo es que lo más difícil es hacer las manos; por eso Miguel Angel está considerado el artista plástico más importante de la Historia, porque las de sus esculturas son increíbles.

¿Y harás una canción sobre los maestros?

No, pero tengo una para la maestra Elba Esther, que va obviamente por otro lado. A lo mejor hago la de la reforma, que nos la metieron ya por el circulito interior. En realidad, tengo muchas composiciones nuevas; siempre estoy inventando rolas.

No se te podría acusar de apoyarte únicamente en la nostalgia.

Nunca hemos vivido del recuerdo; siempre estamos conscientes del momento que atravesamos. Fue padre ensayar en el estacionamiento de la casa de uno, rentar los instrumentos para poder tocar e irnos en dos taxis a los conciertos; pero eso ya fue. Por eso, es muy chido que haya güeyes que se preocupen en tirarme calabaza, porque si estuviera esperando el bien de Dios, ¿a quién le importaría echarme mierda?