Imprimir
Ene
12

Diego Luna hace papel de villano desalmado en CONTRABAND

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein  

Diego_Luna

Mañana se estrena en salas de todo el país “Contraband”, un nuevo ‘thriller’ de acción protagonizado por Mark Wahlberg, y MANGANZON se encuentra sorteando 5 paquetes de regalo entre los lectores que cumplan las reglas básicas que se establecen aquí.

Como parece que algunos siguen medio dormidos tras las fiestas con las que despidieron el 2011, hemos decidido hacerles las cosas todavía más fáciles en lo que respecta al concurso y darles simple y llanamente la respuesta a través de este informe, dedicado a la presencia en la película de un actor que no suele meterse en estos trotes.

Se trata, evidentemente, de Diego Luna, quien se dio a conocer entre las audiencias latinoamericanas por su papel sentimentalón en la telenovela “El premio mayor” (aunque le pese recordarlo), pero que saltó realmente a la fama internacional luego de besarse con su ‘cuate’ Gael García Bernal en la escena más tórrida de “Y tu mamá también”. Aunque ha pasado mucha agua bajo el puente desde entonces, Luna -que es ahora uno de los flamantes dueños de Canana, la compañía que se apresta a estrenar en los Estados Unidos la esperada “Miss Bala”- se ha mantenido por lo general interpretando papeles benévolos o, cuando menos, simpaticones, como lo prueban varios de sus proyectos fílmicos (entre ellos, “Frida”, “Mister Lonely”, “Milk”, “Rudo y cursi” y hasta “Criminal”, en desmedro de su título) .

Pero no ocurre lo mismo en “Contraband”, donde hace de un mafioso despiadado que, por esta vez, no pertenece a los carteles mexicanos, sino a los de Panamá, país en el que se encuentra Chris, el personaje de Wahlberg, con el fin de realizar un traspaso de billetes falsos a los Estados Unidos que, como se imaginarán, no saldrá como estaba planeado.

El personaje de Luna se llama Gonzalo, y es definido en las notas de prensa como el obstáculo final para que Chris pueda regresar a su Nueva Orleans natal y borrar finalmente la deuda de su cuñado (es decir, la que lo forzó a retomar una carrera delictiva que ya había dejado de lado).

Al parecer, la relación entre los dos empieza de manera amistosa, pero se deteriora rápidamente debido a que Gonzalito es un loco de atar. “Diego tiene la habilidad de tomar lo que hubiera podido ser un personaje de relleno y transformarlo en algo inesperado”, dice Eric Fellner, unos de los productores del filme. “Vemos que Gonzalo ha ascendido en los rangos del cartel panameño hasta convertirse en uno de sus cabecillas, y que podría ser capaz de matar en cualquier momento a los hombres que conforman el equipo de Chris”.

Para terminar, Fellner afirma que “es necesario tener a un actor del calibre de Diego para crear a un personaje que recorra la delicada línea que existe entre un hampón oportunista y un psicópata trastornado”. Todo bien, pero, ¿seremos capaces de olvidar su inocultable carisma cuando lo veamos en la pantalla haciendo de un tipo malísimo? En todo caso, a modo de preparación, los dejamos con esta escena exclusiva de la película:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar