Imprimir
Ene
17

{Tributo} ¡Feliz cumpleaños número 50, JIM CARREY!

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

jim-carrey-pics-rex-520932336

Sí, ya sabemos que muchas veces les ofrecemos reseñas y entrevistas de cine que se orientan hacia el lado independiente del espectro, y que son tan gozadas por los cinéfilos sesudos como detestadas por los que prefieren sentarse en la penumbra para ver simplemente un producto divertido y escapista.

Pero nuestros más fieles visitantes se habrán dado cuenta ya de que MANGANZON tiene también un corazoncito complaciente y comercial, el mismo que lo lleva a veces a derretirse ante las grandes producciones hollywoodenses que por esencia tendría que mirar con recelo. Es justamente ese lado sensiblero el que nos obliga a reconocer cierta fascinación por uno de los comediantes más celebrados de la gran factoría, es decir, Jim Carrey.

¿Cómo no sentir al menos un tibio sentimiento por un intérprete que, en medio de la promoción de su más reciente disparate infantil, “Mr. Popper’s Penguins”, nos sorprendió con una camiseta de Iggy & the Stooges, años después de que manifestara abiertamente su devoción por los implacables Cannibal Corpse? ¿Cómo no desconcertarse ante el mismo tipo que, hace sólo unos meses, lanzó un bizarro video en el que manifestaba su amor por Emma Stone en términos que provocaron en algunos risas y en otros una honda preocupación?

MaskPero, claro, no hay que olvidar sus papeles cinematográficos, que lo han llevado muchas veces a participar en bodrios como el de los pingüinitos digitales o en títulos tan cuestionables como “The Cable Guy” y “Number 23”, pero que le han permitido también ser el protagonista de varias cintas que, en desmedro de sus miras empresariales, nos encantaron. Nuestro Jim está llenó de excesos y de disfuerzos histriónicos, por supuesto; hay muchos que no soportan simplemente la manera en que  retuerce su rostro en cada producción que le toca enfrentar, con el fin de provocar algún tipo de emoción en el espectador. Pero hasta los que lo detestan habrán sido incapaces de esbozar en algún momento un gesto mínimo de sorpresa ante sus elocuentes payasadas.

Payasadas que, como se sabrá, se desgranaron generosamente en “The Mask” (1994, en la foto de arriba), la fantasía fílmica que lo dio a conocer (y que hizo lo mismo con la encantadora Cameron Diaz, quien debutó con ella en la pantalla); en “Dumb y the Dumber” (1994), un emblemático trabajo de los hermanos Farrelly que despertó odios y pasiones debido a su saludable estupidez; y en “Liar Liar” (1997), una comedia ligera pero memorable en la que hacía de un abogado que se encontraba súbitamente bajo un embrujo que le impedía mentir.

Como suele suceder en el caso de los grandes comediantes, que usan la risa para combatir problemas bastante serios, Jim empezó a descubrir sus talentos mientras crecía en un pueblo canadiense de Ontario, sometido tanto a la presencia de una madre que sufría de una depresión profunda como a la de un abuelo alcohólico al que imitaba desde los 7 años para minimizar los estragos de su conducta en la familia.

“He llevado eso toda mi vida”, dijo hace poco el actor. “Una vez que supe que mi humor podía ayudar a la gente, tomé la decisión consciente de ser como mi papá, que podía mantener la atención en un cuarto, y probarle a mi mamá que valía algo, porque había creado un milagro en mí”.

eternal-sunshine-of-the-spotless-mind1

En consonancia con estos sentimientos, James ha asumido también papeles serios, y la verdad es que no lo ha hecho nada mal. Para probarlo, están ahí “The Truman Show” (1998), un fascinante proyecto de ciencia-ficción sobre una realidad alternativa;  “The Man on the Moon” (1999), un logrado ‘biopic’ sobre el desaparecido y extravagante comediante Andy Kaufman; y, por supuesto, “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” (2004, en la foto de la derecha), su cinta más alucinada y más compleja, en la que tuvo que ponerse en la piel de un personaje completamente opuesto a los que interpreta habitualmente.

Además, como nos lo reveló en el mentado día de prensa de “Mr. Popper’s Penguins”, el hombre tiene otro tipo de ambiciones artísticas, relacionadas esta vez a la pintura. “Cuando no estoy trabajando en la actuación, me levanto cada mañana, tomo café y me apodero de los pinceles”, nos dijo en esa ocasión. “No es un simple pasatiempo; tengo incluso un estudio en Nueva York. Es algo que revelaré realmente al mundo en algún momento”.

Bum

Estas declaraciones fueron hechas en junio del año pasado, y hace sólo una semana, se animó a ofrecer su primera exposición en una galería de Palm Desert, en California.

No sabemos si sus esculturas y sus cuadros de pop-art valen la pena, pero no cabe duda de que habrá muchos interesados en apreciarlos.

Estamos siempre atentos a sus aventuras: seguimos con interés su reciente visita a Macchu Picchu, recinto histórico ubicado en el país del que venimos, y ahora mismo nos encontramos revisando las noticias que se refieren a su participación en Burt Wonderston (en la foto no oficial de arriba a la izquierda, con barba y pelo largo), una comedia que lo encontrará al lado de Steve Carell y que, como dijimos ya en este informe, promete ser divertidísima, ya que tendrá a estos dos titanes del buen humor en el papel de dos magos rivales de Las Vegas.

Por eso mismo, Jim, esperamos que pases muy bien la celebración de tu medio siglo de vida, y que las fuerzas cósmicas te proporcionen muchos más años para seguir entreteniéndonos.