Imprimir
May
24

Algunas consideraciones adicionales sobre SOLO: A STAR WARS STORY ante las acusaciones de los ‘haters’ de la ‘alt-right’

Escrito por Sergio Burstein

Solo dibujo

Debido a mi trabajo como periodista, he tenido la oportunidad de ver dos veces “Solo: A Star Wars Story” antes de su estreno en las salas de todo el planeta. La primera fue durante la premiere mundial en el Dolby Theatre de Hollywood, que incluía una invitación al ‘after party’ donde tuve la oportunidad de tomarme un ‘selfie’ con Mark Hamill, uno de mis ídolos eternos, y de encontrarme rodeado de elementos de utilería y de vestuario procedentes de una saga que he adorado desde que era un niño.

Sin embargo, debido a la alta demanda de un evento de esta clase, durante la proyección, me senté en la parte trasera de la mezzanine del Dolby, y como el día había sido muy largo (ya había acudido a la función de prensa de “Deadpool 2” en otra zona de la ciudad), el cansancio y la lejanía de la pantalla se unieron para afectar la experiencia que me sirvió para escribir la reseña de la película que publiqué hace unos días y que, según me han comentado, resulta bastante tibia y hasta indecisa. Por ese lado, verla nuevamente en un asiento ideal y en el formato de Real 3D, esta vez en las magníficas salas Arclight de Hollywood, ha sido una grata revelación que me ha permitido colocarla en una posición mucho más alta.

Pero esta revalidación, en la que influye sin duda el no haber tenido expectativa alguna, se relaciona también a la actitud de esos ‘haters’ de Internet que son supuestamente fanáticos incondicionales de la saga original y que han venido llenando de veneno los foros, los ‘postings’ de Facebook, los ‘podcasts’ y cualquier medio que tenga que ver con la nueva serie de cintas comandada por Disney y Kathleen Kennedy, jefa absoluta de Lucasfilm tras el retiro del buen George.

Solo hielo

Al comienzo, estos comentarios parecían inofensivos y propios de alguien que busca preservar el recuerdo de un objeto muy querido de su infancia; pero poco a poco, el nivel de los mismos fue creciendo hasta alcanzar los niveles actuales, que incluyen amenazas de muerte a Rian Johnson, director y guionista de la controvertida “The Last Jedi” -y que no es muy buena, sí, pero no merece tampoco un alboroto semejante-. Sin embargo, lo más curioso para mí es que la retórica empleada ha adquirido una indudable tónica derechista y reaccionaria que queda clara en el estilo de los mensajes y los términos usados.

Por ese lado, y con el fin de darle la contra a estos tipos y sus conductas retrógradas, no me queda más que celebrar sin reparos que L3-37, la avanzada robot de “Solo” que tiene una relación cercana con Lando Calrissian, hable de “derechos igualitarios” en un momento de la historia, y que el mismo Lando sea supuestamente pansexual, aunque cualquiera que vea el filme notará que no hay nada descarado por ese lado. Tampoco puedo reclamar a los creadores de esto por haber colocado escenas en las que las acciones de las tropas imperiales contra gente común y corriente recuerdan lo que sucedió entre los nazis y los judíos durante los años ’40, pero que podrían extenderse a los sufrimientos de cualquier minoría oprimida.

Resulta rarísimo para mí tener que defender algo que ha sido hecho por Disney, una megacorporación que muchos hemos visto siempre como representante nefasta del capitalismo; pero lo cierto es que, más allá de los intereses económicos que existen indudablemente detrás de esto, la empresa del ratón viene dándole a sus producciones (incluyendo las de Marvel) un marcado tono ‘progre’ que no puede ignorarse en medio de tiempos tan peligrosos como los que vivimos.

QaraDebo decir también que tuve que estar muy cansado para decir en mi reseña original que no recordaba bien las escenas de acción, porque siento ahora que son realmente vibrantes e inspiradas, aunque sigo ignorando si fueron filmadas mayormente por los directores originales Phil Lord y Christopher Miller o si formaron parte del rodaje adicional emprendido por Ron Howard.

Creo también ahora que la película es más entretenida de lo que pensé inicialmente, aunque sigo sin estar completamente convencido con la actuación de Alden Ehrenreich y entiendo perfectamente que el proyecto entero pueda ser cuestionado y hasta descartado por esa simple causa, ya que, en mi propia mente, Han Solo sigue siendo Harrison Ford, y no pude dejar de colocar el rostro del veterano sobre las facciones del nuevo intérprete cada vez que el personaje aparecía frente a la cámara. Pero eso no significa que me hayan dado ganas de matar a nadie...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar