Imprimir
Oct
09

Se casó PAUL McCARTNEY en Londres

Escrito por Sergio Burstein

Redacción: MANGANZON

McCa

En 1969, miles de fanáticas con el corazón roto asistieron al Municipio de Old Marylebone, en la capital inglesa, para llorar a mares durante la primera ceremonia de casamiento de su amado ídolo Paul McCartney, entonces integrante de la banda de rock más famosa de todos los tiempos.

Hoy, sólo unas cientos hicieron una visita semejante para estar presentes en la boda del mismo ex-Beatle (ahora de 69 años) con la estadounidense Nancy Shevell (de 51). El músico compartió su felicidad con la pequeña pero entusiasta multitud, como lo demostró al levantar una de las manos de la novia en actitud de triunfo mientras ambos bajaban las escaleras del lugar, luego de participar en una ceremonia sencilla a la que asistieron familiares y amigos cercanos, incluyendo a su viejo compañero Ringo Starr y a la veterana periodista televisiva Barbara Walters, que es prima de la recién casada.

“Me siento maravillosamente”, le dijo McCartney a los fans mientras regresaba a su casa. Parecía quedar en el pasado el recuerdo del poco afortunado matrimonio que tuvo con la modelo Heather Mills, que concluyó en el 2008 con un divorcio público de lo más desagradable. La mera elección de este lugar trajo a la mente su relación con Linda Eastman, que duró casi tres décadas, y que concluyó únicamente debido al implacable cáncer de seno que acabó con la vida de ella.

La sencillez del nuevo acto contrastó ampliamente con el lujo del que se dio con Mills, efectuado en un remoto castillo irlandés y ante la interrupción continua de helicópteros de la prensa que intentaban captar imágenes de los invitados famosos. Tras divorciarse de Macca, Mills –quien había perdido una pierna en un accidente automovilístico- enjuició al legendario rockero, acusándolo de crueldad y exigiendo una descomunal suma de $250 millones como compensación  que fue finalmente desestimada en la corte.

Pero lo ocurrido hizo que se revelaran datos sobre la fortuna del músico, que asciende aparentemente a unos $800 millones, y que incluye obras de Picasso y de Renoir, así como lujosas propiedades en muchos países del mundo.

Por suerte para Paul, su nueva mujer parece tener el suficiente capital propio como para no representarle un verdadero peligro financiero (es una ejecutiva de transporte en la ciudad de Nueva York y, además, la vice-presidenta de una exitosa compañía de camiones fundada por su padre). Los dos se conocieron hace cuatro años en los Hamptons (el balneario favorito de los ricos y famosos), y se dice que la periodista Walters tuvo que ver con el inicio del romance, ya que invitó a McCartney a una cena a la que estaba también invitada su prima.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar