Imprimir
Feb
13

{Análisis} Los GRAMMY 2012 y sus presentaciones en vivo (texto, fotos y videos)

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

adele1_gramm

Como lo dijimos en el informe que les ofrecimos ayer -y que incluía la lista de ganadores-, el Grammy es un evento eminentemente comercial que desconoce a  muchos géneros y artistas que nuestros lectores sin duda admiran. En otras palabras, no es el mejor lugar para apreciar los logros del rock ‘indie’ ni para escuchar a algún oscuro (o no tan oscuro) representante del folklore que no sea estadounidense (es decir, que no toque ‘country’).

Por lo tanto, cualquiera que se niegue tajantemente a exponerse a lo que se escucha en la mayoría de las radios debe evitar su visión, y es probable que sea exactamente eso lo que hace cada noche de febrero cuando empieza la transmisión televisiva. Pero MANGANZON le tiene también mucho respecto al rock clásico, al rock en general y al pop de buen nivel; y, por ese lado, el Grammy tiene siempre algo interesante que ofrecer, sobre todo porque coloca a los artistas que elige para presentar en vivo en el mejor de los escenarios, provistos de escenografías fastuosas y en condiciones técnicas impecables.

De ese modo, el inicio de la ceremonia número 54 resultó bastante llamativo, puesto que encontró a “El Jefe” (no, no es un cantante de narcocorridos) Bruce Springsteen interpretando al lado de su E Street Band el nuevo sencillo “We Take Care of Our Own”, con una pasión y un ímpetu guitarrero que dieron fe del respeto que sigue generando a los 62 años de edad. Más adelante, esa misma energía rockera llegó a su punto más alto no con una, sino con dos presentaciones de los Foo Fighters: la primera se dio en las afueras del Staples Center, donde Dave Grohl y sus compañeros ocuparon una enorme carpa para ofrecernos su exitoso sencillo “Walk” (en este caso, el vocalista y guitarrista gritó como un descosido, o sea que lo hizo como se debe), y la segunda fue como parte de un tributo a la música electrónica (¿?) que sonaba inicialmente como una mala idea, pero que los encontró desgranando un poderosísimo power pop antes de sumarse al famoso DJ Deadmau5.

Foo-Fighters2

Los Foo Fighters recibieron el Grammy a Mejor Performance de Rock por el mismo “Walk”, y el discurso de Grohl (quien llevó todo el tiempo una camiseta de Slayer) fue sin duda el más sensato de la velada, ya que remarcó la importancia del elemento humano en la música luego de contar que el álbum en el que se encuentra el tema (“Wasting Light”) fue “grabado en mi garaje con unos cuantos micrófonos y una grabadora de carrete”. Muy bien, claro, aunque eso no justificó que se les diera también el Grammy a Mejor Performance de Hard Rock/Metal, rubro al que evidentemente no pertenecen (aunque, para ser claros, sus actuaciones poseen una intensidad que desdibuja muchas veces las barreras de género).

BB

Uno de los puntos más fuertes ‘de venta’ del evento de este año era la reunión de los Beach Boys con varios de sus integrantes originales. El hecho se plasmó de manera ambiciosa, con dos bandas (Maroon 5 y Foster the People) antecediendo el retorno a través de correctos ‘covers’ y participando después en una versión de “Good Vibrations” que encontró ya a los veteranos invitados sobre la tarima. Como era de esperarse, los músicos originales exhibieron en sus aspectos el implacable paso del tiempo, y no todos tuvieron un desempeño razonable; pero sus legendarias armonías vocales estuvieron allí, a pesar de que no pudimos distinguir si fueron capaces de hacerlas por cuenta propia o si tuvieron que depender de la presencia de otros, ya que el escenario estaba atiborrado de gente.

La otra actuación supuestamente rockera de la noche fue el dúo entre Rihanna (que cantará muy bien, pero se encuentra en otra escuela) y Coldplay (que tiene mucho más de pop que de rock). La primera hizo muy bien su parte (relacionada a la canción “Princess of China”), mientras que los segundos no lograron escapar de la medianía que los distingue, sobre todo cuando el cantante Chris Martin soltó un ‘gallo’ en medio de un amable falsete; pero hay que reconocer que la ambientación del momento, con logrados juegos de luces y una profunda tonalidad azul, le dio un aspecto cuando menos placentero al asunto.

El que sí fue capaz de brindar una performance contundente y lograda fue Bruno Mars, que en sus grabaciones podrá sonar muy ‘popero’, pero que en tabladillo del Grammy se mostró como un convincente discípulo de James Brown, gracias a una vistosa exhibición de baile y a una sonora descarga de funk de la vieja escuela en la que no faltó la sección de vientos, y que le sirvió para reproducir dignamente sobre las tablas del Staples su tema “Runaway Baby”.

adele_2-perform-2-grammys-2012-show-617

La menos convencional y más premiada fue Adele, quien se llevó seis estatuillas sin ser a nuestro gusto una artista excepcional, pero una que cuenta con una gran voz y que practica un estilo que, como ella misma lo dijo, “es todavía inclasificable” (aunque otros lo llaman ‘neo-soul’). No sabemos realmente si la joven británica tiene mucha personalidad -sus discursos de  agradecimiento resultaron bastante vacíos-, pero sus créditos como intérprete de valor fueron plenamente validados con una sobrecogedora interpretación de “Rolling in the Deep” que, de paso, probó que ha superado ya los problemas de garganta que la llevaron a someterse a una dolorosa cirugía.

En los terrenos más comerciales, hubo dos presentaciones que nos desconcertaron por su falta de nivel (la de Chris Brown y la de Kate Perry, que sigue luciendo preciosa, pero sigue también sin poder cantar); una que nos dejó literalmente sin palabras por su exceso de teatralidad y de mal gusto (la de Nicki Menaj, que se puso a levitar en medio de monjes negros) y otras dos a las que le fue mucho mejor, ya sea por razones artísticas o sentimentales.

La primera fue un estupendo ‘cover’ de la desaparecida Etta James, “A Sunday Kind of Love”, a cargo de Alicia Keys y Bonnie Raitt, y la segunda una interpretación de “I Will Always Love You”, de Whitney Houston, a cargo de Jennifer Hudson. Más allá de su profundo carácter emocional y de que fue sin duda una labor complicada para Hudson, la versión dio cuenta de un hecho innegable: aunque la recién fallecida Houston se entregó abiertamente al pop radial, contaba en sus mejores tiempos con un registro vocal portentoso que resulta muy difícil de igualar.

Por supuesto, la muerte súbita de la cantante (que tuvo varias actuaciones memorables en el Grammy) fue motivo de pesares y de discursos a lo largo de toda la ceremonia, y encabezó la lista del video que se hace siempre para mencionar a los artistas recientemente fallecidos; pero, para los latinos, fue quizás más interesante ver que el mismo tributo le dio espacio a Joe Arroyo y a Facundo Cabral, aunque dejó lamentablemente de lado al gran Luis Alberto Spinetta.

1646679-paul-mccartney-dave-grohl-bruce-springsteen-grammys-2012-show-617

Fuera de los Beach Boys, el verdadero invitado de lujo fue Paul McCartney, quien tuvo esta semana una agenda de lo más ocupada en la ciudad de Los Angeles, ya que el miércoles recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y ofreció un show íntimo en el edificio de Capitol Records, y el viernes fue homenajeado en el Centro de Convenciones con una gala especial que contó con la intervención de innumerables estrellas. La presencia del ex Beatle en los Grammy no fue desperdiciada por sus organizadores, ya que tuvo una actuación doble, al igual que los Foo Fighters: interpretó primero una discreta versión de su nueva composición “My Valentine”, con Diana Krall al piano y Joe Walsh (ex Eagles) en la guitarra, y cerró la ceremonia con un vibrante popurrí que hilvanó fragmentos de “Golden Slumbers”', “Carry That Weight” y “The End” (todos ellos de los Beatles).

Este último acto culminó con una potente y entretenida sesión de solos de guitarra que pasaron literalmente de mano en mano entre él mismo, Walsh, Springsteen y Grohl. Pero en esos momentos se había pasado ya la hora establecida para el evento, y los señores de CBS nos cortaron la señal en medio del gozo. Gracias por eso.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar