Imprimir
Jul
12

NOVALIMA, entre la música electrónica y la afroperuana (esta noche en L.A.)

Escrito por Sergio Burstein

Texto: Sergio Burstein

NL

En los últimos tiempos, los cultores de la música electrónica se han dado a la tarea de combinar los elementos de su quehacer cotidiano con ritmos y sabores provenientes de distintas culturas, y lo latino no ha sido una excepción, como lo han probado ya los esfuerzos exitosos de agrupaciones como Nortec Collective (que es en realidad un conglomerado) y Bajofondo.

Desde hace unos años, se ha sumado a la aventura un país que es normalmente conocido por sus virtudes gastronómicas, pero cuyos jugosos estilos musicales no han tenido una difusión masiva, a pesar de que forman parte de un rico e infatigable legado. Nos referimos al Perú, de donde viene Novalima, una propuesta abocada a fusionar las herramientas de la modernidad en lo que respecta a las pistas de baile con los encantos de unos sonidos afroperuanos que durante mucho tiempo fueron seriamente marginados por su origen popular.

Además de lo logrado de la mezcla que ofrecen, Novalima llama la atención por su interés sociológico, ya que si bien tiene a varios integrantes de raza negra en puestos esenciales, es el producto creativo de unos jóvenes limeños blancos que se iniciaron en la escena independiente rockera y ‘metalera’ de la nación andina en la década de los 90, pero que con el paso del tiempo fueron descubriendo la fascinación que generaba en ellos el arte tradicional. De ese modo, la agrupación rompe de algún modo con separaciones sociales que resultan todavía comunes en muchos territorios latinos, y lo hace a través de un medio de incuestionable aspecto unificador: el baile.

Lo que empezó como un proyecto pasajero de Ramón Pérez Prieto, Grimaldo Del Solar, Rafael Morales y Carlos Li Carrillo fue afianzándose luego de que su primer álbum eponónimo alcanzara un éxito sorprendente, y eso se tradujo en un segundo disco, “Afro” (2006), que resultó incluso más afortunado, dándole al asunto un sesgo indudablemente internacional, probado en estos predios con su recordada presentación gratuita en la Plaza de California como parte de la aclamada serie Grand Performances.

Esta noche, gracias a la radioemisora KCRW, Novalima regresa a Los Angeles para actuar en el Conga Room del centro de la ciudad y dar cuenta del valor de su más reciente producción, “Karimba”, que se lanzó en el mes de febrero, y que extiende su sentido experimental a los horizontes del dub, la salsa, el hip-hop, el afrobeat y el house, sin dejar de lado su inconfundible esencia peruana. Antes de su presentación, después de las 9 pm, el mismo escenario será ocupado por Jungle Fire, una agrupación en la que confluyen miembros de los celebrados combos locales Ozomatli y La Santa Cecilia.

Después de eso, los peruanos se trasladan a San Francisco para ofrecer un concierto en The Independent, el día de mañana, y concluyen su periplo ‘gringo’ este domingo en el California Worldfest de Grass Valley, donde participarán también Cake, Ani DiFranco, Quetzal, Locura y muchos más.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar