Imprimir
Oct
31

Reseña del ZOMBIE WALK DE LONG BEACH 2012

Escrito por Sergio Burstein

Texto y fotos: Sergio Burstein

zw8

Hasta el año pasado, el Zombie Walk de Long Beach había sido un evento muy pequeño que se realizaba en las inmediaciones del Art Theatre de la calle 4, y que consistía prácticamente en una reunión de amigos que se disfrazaban de muertos vivientes para recorrer un par de cuadras y terminar en la citada sala de cine para ver la ya clásica comedia de terror “Shaun of the Dead”.

Pero el número cada vez más creciente de interesados en el asunto hizo que en el 2011 las actividades se extendieran y se trasladaran al espacio mucho más amplio de la llamada Promenade, en el centro de la ciudad, de donde partió una caminata que, esa vez, sumó aparentemente a 12 mil personas, cuyo desplazamiento por varias calles aledañas y cuyo esmero por creerse el papel asignado dio como resultado un espectáculo especialmente vistoso del que hablamos ya en este reporte.

zw1En esa ocasión, además del escalofriante desfile, se colocaron en el lugar varios puestos alusivos al tema o dedicados a ofrecer maquillajes del mismo tipo. Pero el aditivo mayor fue la instalación de un escenario en el que se presentaron algunas bandas locales que, sin ser espectaculares, le dieron a la celebración una necesaria cuota rockera. Y, por supuesto, no hay que olvidar lo mejor: el ingreso fue completamente gratuito.

Como suele ocurrir con lo que va creciendo y muestra posibilidades comerciales en una sociedad capitalista, este año, los organizadores del Zombie Walk decidieron ponerlo entre rejas y cobrar entrada, con todo lo que ello implicaba de antemano, es decir, dejar el espíritu de despreocupación que caracteriza a lo que llega sin cobro y verse obligados a ofrecer añadidos que valieran la inversión de los asistentes, más allá de proyectar la consabida “Shaun of the Dead” en una pantalla gigante (lo que ocurrió en las postrimerías de la velada) y de repetir en plan más grande la ‘flashmob’  que recrea la escena del “Thriller” de Michael Jackson (que también se hizo).zw2

Como el precio de acceso no fue precisamente exorbitante para el estilo de vida californiano (las entradas generales eran de 15 dólares, mientras que, por ejemplo, las de Halloween Horror Nights de Universal Studios no bajan de 60 dólares), no se podían esperar maravillas, por lo que quienes esperaban encontrar una gran producción salieron con los crespos hechos, ya que, fuera de los estrados musicales y de los puestos comerciales, el Marina Park -donde se desarrolló el evento- no se vio modificado por escenografías ni ambientaciones de ningún tipo, lo que lo hacía lucir como una simple feria indeterminada.

El punto central del evento, es decir, la caminata masiva, no resultó tampoco todo lo espectacular que se podría haber deseado, lo que puede haberse debido a que los asistentes fueron muchos menos que el año pasado debido a la imposición de una entrada, a que el camino no estaba claramente delimitado (lo que creó dispersión y no generó nunca la sensación de turba atemorizante que se requería) y a que muchos -entre los que nos incluimos, hay que confesarlo- emprendieron el trote sin disfraz alguno, lo que por otro lado le quitó a la mayoría de los “verdaderos zombis” las ganas de actuar realmente como tales.

zw6Por fortuna, durante nuestro recorrido, en el que uno que letrero trataba de aludir a la idea de una “zona contaminada”, vimos a algunos que sí se creyeron el cuento, como la señora que nos acosó y jaloneó durante un buen trecho (y que nos dio realmente miedo), la pareja de “activistas por lo no muertos” que levantaban pancartas con lemas ingeniosos y el grupo de amigos que se reunió al lado de una pileta sangrienta convenientemente dispuesta por los promotores del festival.

Claro está, sería imposible olvidarse de la valiente niña que cargó sobre sus espaldas un impresionante traje de un tipo sin cabeza que simulaba llevar su cabeza (la de la niña) dentro de una caja. O quizás era realmente un tipo sin cabeza que llevaba una cabeza de niña en una caja... hemos visto cosas peores en Los Angeles.

zw5

zw7

Pero, en realidad, y en desmedro de su convocatoria para todas las edades, el Zombie Walk encontró sus mejores resultados en la ampliación de la oferta musical, que esta vez contó con tres escenarios (dos grandes, al interior del Marina Park, y uno mucho más chico en la zona aledaña de Shoreline Village, por el que pasamos fugazmente durante la caminata).

Aunque no estuvieron allí grandes figuras como Danzig o los Misfits, el cartel resultó apropiado para lo que cualquier adulto joven debería esperar de una noche de Halloween, lo que quiere decir que estuvo compuesto por bandas de punk, rockabilly, garage y metal que manejan temáticas siniestras de manera lúdica y que, sí, recordaron a veces a Danzig y los Misfits (hubo incluso una agrupación femenina de tributo llamada Bitchfits).

zw15El último acto de la noche, Stolen Babies, fue uno de los más interesantes y afiatados, sobre todo porque tiene al frente a Dominique Persi, una encantadora vocalista y acordeonista que se vale de su poderosa voz y de su propia creatividad para elaborar temas que, sin salirse de la impronta sobrenatural, recorren diversos terrenos estilísticos, entre los que se encuentran el metal, el hardcore, el industrial, el rockabilly y el gótico.

El grupo tiene una trayectoria de diez años y una legión de fanáticos que se hizo de algún modo presente, como lo probaron los rugidos de aprobación ante su inspirado acto, en el que lo único realmente criticable fueron las malas bromas que hicieron sus integrantes (lo que probaría finalmente que todos los rockeros desatados somos -perdón, son- unos reverendos nerds).

zw14

Antes de ellos, el mismo escenario fue ocupado por Radioactive Chicken Heads, una divertidísima agrupación de Orange County que se distingue por salir siempre a tocar con disfraces dignos de una fiesta infantil y que, en esta ocasión, tuvo incluso a un tipo disfrazado de conejo gigante entre sus invitados, mientras se abocaba a interpretar unos entretenidos temas de punkrock que animaron mucho a los muchachos (y tendrían que haber hecho reír a los pequeños que aún quedaban en la audiencia). No faltó en el menú “Atom, the Amazing Zombie Killer”, una pieza que compusieron para una cinta ‘indie’ de terror.

zw4

Horas antes, los Yeastie Boys asumieron una tendencia semejante al salir al estrado con trajes de payasos y compartir una canción con un sujeto ataviado de gorila, aunque en lugar de composiciones originales, recurrieron a versiones de Ramones, Sex Pistols y Dead Kennedys a las que les cambiaron las letras para incluir referencias a su propio universo circense. En el proceso, se les “escaparon” varias malas palabras y pidieron perdón ante la presencia de algunos niños; pero lo más interesante es que, al igual que Radioactive Chicken Heads, hicieron lo suyo con muchísima energía y entusiasmo, logrando generar un mosh pit de lo más entusiasta.

zw10

En medio de estos dos grupos se encontró Frankenstein, una banda de psychobilly sinceramente dedicada al horror que tiene como “frontman” a Dave Grave, una suerte de 'crooner' que sale a escena con el proverbial traje del científico loco y que lanzó frecuentemente al público unos huesos de utilería que llevaba en una misteriosa bolsa. Fuera de presentar sus saludables relatos de espanto, Grave se dio tiempo para homenajear a The Sonics -pioneros del garage rock- con un excelente ‘cover’ de "Have Love, Will Travel".

Pero tuvimos que esperar a salir del evento, pasadas las 11 de la noche, para enfrentarnos realmente a lo más terrorífico de la velada. No, no se trataba de que la policía estuviera arrestando o golpeando a unos punks revoltosos, sino de la presencia de unos fanáticos cristianos que, armados de pancartas y megáfonos, gritaban a los cuatro vientos sus consignas contra los homosexuales, los ateos y los fornicadores, suponiendo evidentemente que todos los presentes pertenecían a sectas satánicas.

Sin lugar a dudas, ellos fueron lo más espantoso del Zombie Walk. ¿Le habrán cobrado a los organizadores por el aporte...?

Más fotos:

Stolen Babies y su vocalista/acordeonista

zw16

Zombis en la caminata

zw9

El vocalista de Frankenstein

zw11

The Potencial Lunatics, un dúo adolescente de 'garage'

zw12

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar