Imprimir
Mar
12

NEIL YOUNG busca cambiar el modo en que escuchamos música a través de Pono (¿lo logrará?)

Escrito por Sergio Burstein

neil-young-pono

Para muchos oyentes y artistas, lo que el legendario Neil Young se encuentra haciendo ahora mismo es histórico y revolucionará el modo en que se aprecia la música a través de descargas digitales, ya que, en lugar de ofrecer la mala calidad de sonido de los mp3s actuales, su nuevo dispositivo Pono brindará las mejores condiciones posibles para disfrutar del material disponible.

Durante muchos años, Young se quejó públicamente de los pobres resultados que se obtenían al reducir las frecuencias de sonido para crear carpetas accesibles de manera masiva a los consumidores; pero en lugar de limitarse a la queja, como muchos otros, decidió involucrarse activamente en la elaboración de una alternativa decente que, en sus propias palabras, logrará transmitir "el sentimiento, el espíritu y la emoción que los artistas pusieron en sus grabaciones originales".

Para ser claros, Pono promete que sus productos menos sofisticados (dependiendo de la fuente de origen) tendrán al menos el nivel auditivo de un CD, mientras que los más avanzados gozarán de una impresionante resolución de hasta 9,216 kps. Se ha anunciado también que la compañía está "apoyada por todos los grandes sellos" y que se encuentra "trabajando con disqueras independientes de todos los géneros", con el fin de erigir un catálogo generoso para sus usuarios.

ponoAdemás de contar con una tienda digital cuya fecha de lanzamiento no se ha anunciado, Pono venderá aparatos específicos para descargar los archivos, y estos se empezarán a producir durante el verano estadounidense que viene. El primer problema aquí, por supuesto, va a ser el de los precios iniciales, ya que los aparatitos de primera generación costarán entre 300 y 4OO dólares, es decir, una pequeña fortuna para las clases trabajadoras (y un desembolso considerable para cualquiera que no sea millonario).

Los precios bajarán sin duda con el paso del tiempo, y la posibilidad de acceder a sonidos ofrecidos en tan buenas condiciones debería ser recibida con entusiasmo por todo el mundo; pero eso no garantiza que Pono sea un éxito arrollador, sobre todo porque la gente está acostumbrada ahora a consumir música de otro modo y porque la propuesta de la que hablamos no logrará probablemente recuperar el aspecto comunal que tenía el proceso entero antes de la invasión digital. En realidad, el reciente renacimiento de la cultura del tocadiscos sigue luciendo como lo más adecuado... aunque no se pueda trasladar al carro ni al bus (mientras que Pono sí).

)

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar