Imprimir
Mar
18

Súbete a un crucero con SLAYER, MÖTORHEAD, ANTHRAX, SUICIDAL TENDENCIES, EXODUS y muchos más... si te alcanza el sueldo

Escrito por Sergio Burstein

Motorboat logo

Hace unos meses, el más reciente concierto de Slayer en el Forum de Los Angeles nos dio la oportunidad de ver sobre un mismo escenario tanto a la legendaria banda ‘thrashera’ como a los pioneros del mismo género Exodus y a los maestros del ‘crossover’ Suicidal Tendencies; y si bien la experiencia fue demoledora, se quedará indudablemente chica al lado de lo que pasará dentro de unos meses, cuando las mismas agrupaciones se sumen a muchas más para una implacable travesía metalera que se llevará a cabo en altamar.

Se trata de la segunda edición del Motörboat, un estruendoso crucero organizado por Motörhead que, el año pasado, en su primera celebración, tuvo a bordo tanto al combo del célebre Lemmy como a Anthrax, Testament y Zakk Wylde, pero que esta vez reunirá a un cartel de auténtico lujo para los amantes del metal más fuerte, ya que además de los anfitriones y de los actos arriba descritos, contará con la presencia de Anthrax, Hatebreed, Crobot, Phil Campell’s All Starr Band, Fireball Ministry, Motor Sister, Hunter y otros. La ruta será también distinta, porque si el viaje original salió de Miami y llegó hasta Cozumel, éste partirá de la misma ciudad, pero hará una parada en Nassau y llegará hasta las Bahamas entre el 28 de septiembre y el 2 de octubre.

Motorboat 2015 cartel“El Motörboat está listo para zarpar una vez más, o sea que te conviene comprar tus entradas de una vez si no quieres quedarte llorando en el muelle”, dice el buen Kilmister en el comunicado de prensa, con su sarcasmo habitual. “Oh, y esta vez prometemos que no se nos acabará la cerveza”. Ojalá que así sea, porque se sabe que, desde los recientes problemas de salud que pusieron en riesgo su vida, el supuestamente indestructible rockero ha tenido que abandonar por completo no sólo los cigarrillos, sino también el Jack Daniel’s de sus amores, para cambiarlo por bebidas alcohólicas menos radicales.

No será el único músico presente que se encargará de vaciar botellas, claro; la misma nota promocional incluye unas declaraciones de Kerry King, guitarrista de Slayer, en las que éste asegura que se encargará de ”mantener el bar ocupado" y en las que agrega que “el infierno vendrá con nosotros”, lo que puede sonar espantoso para el típico vacacionista que se dirige al Caribe, pero que sabe más bien a bendición cuando se es metalero. En realidad, esto luce maravilloso para cualquier “headbanger” que se respete, hasta que se leen los detalles de los costos, disponibles en este enlace, y uno se entera de que los precios para el viaje de cinco días no bajan de los 900 dólares; y aunque incluyen el alojamiento, los conciertos y las comidas, no cubren el consumo del alcohol ni, por supuesto, el traslado hasta y desde la Florida si no se vive allí. Claro que siempre es posible venderle tu alma al diablo...